Inicio >> Política >> Confirman desaparición del Fondo 5 de Mayo

Confirman desaparición del Fondo 5 de Mayo

Documentos revelan que la Financiera Mercurio posee una

estructura idéntica al desaparecido Copame

 

 

Fuentes del Gobierno marinista revelaron a Cambio que el Consejo de Apoyo a la Microempresa Poblana (Copame), oficina a la que pertenecía el Fondo 5 de Mayo del que se desprende un nuevo fraude millonario del marinismo, tiene más de un año de haber desaparecido. Inmediatamente después de la operación silenciosa, comenzó a operar Financiera Mercurio, firma con estructura y funciones similares al desaparecido Fondo 5 de Mayo, y dirigida por Manuel Alonso Espinosa, ex miembro del fideicomiso. Sin embargo, la empresa cuenta con un domicilio fantasma.


Fernando Chevalier Ruanova, ex delegado de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), advirtió la posibilidad de que Alonso Espinosa utilice no sólo información privilegiada del Fondo 5 de Mayo para enriquecerse, sino también parte de la infraestructura, lo cual considera “inmoral”. Asimismo, aseguró que el financiamiento a microempresarios —muchos de los cuales son familiares de migrantes poblanos en Estados Unidos— es una “mina de oro”. Para ello recordó que el fondo comenzó a operar con 10 millones de pesos e incrementó considerablemente esa cantidad a lo largo de su funcionamiento.


Pero la Dirección de Fideicomisos de la Secretaría de Finanzas (SFA) continúa hermética en este caso, negándose a explicar el escándalo del presunto fraude, bajo el argumento de que la SFA se encuentra preparando la comparecencia ante el Congreso local de Gerardo Pérez Salazar, titular de la dependencia.


Luego de que La Jornada de Oriente publicó el fraude producto de la fusión del Fondo 5 de Mayo —creado en el sexenio de Melquiades Morales a través recursos públicos— con la firma de Financiera Mercurio del empresario Manuel Alonso Espinosa, quien era consejero del fondo y miembro del Copame, surgen más datos del supuesto proceso irregular.

 

 

Fondo 5 de Mayo y Financiera Mercurio: estructuras iguales
El hecho de que el empresario Manuel Alonso Espinosa formó parte del Copame y constituyó una empresa particular con las mismas funciones es el factor que llama la atención de la opinión pública para sugerir una irregularidad, destacó Fernando Chevalier, ex delegado de la Condusef.


Chevalier calificó de “inmoral” la actitud del ex funcionario estatal Alonso, por valerse de la información privilegiada que adquirió como consejero del Fondo 5 de Mayo, incluso afirmó que existe la posibilidad de que este personaje utilice parte de la infraestructura con la que trabajó en el fondo.


También resulta cuestionable que la desaparición del Copame, y por consecuencia del Fondo 5 de Mayo, se registró hace más de un año en completo sigilo, y al mismo tiempo comenzó a operar Financiera Mercurio.

La información de la desaparición fue revelada a Cambio por fuentes del Gobierno marinista, quienes advirtieron de una situación similar con el resto de los fideicomisos, herencia de la administración melquiadista, destinados a desaparecer en muchos casos por su inoperancia financiera y el cúmulo de deudas.


Según su dirección en Internet, Financiera Mercurio es una institución dedicada a las finanzas y seguros; intermediación de crédito y actividades relacionadas; las demás intermediaciones de crédito depositario, intermediación de crédito no depositario, entre otras funciones.


Es decir, sus funciones son iguales a las del Fondo 5 de Mayo y el Copame, según se desprende del documento oficial de creación del Copame, editado por el Gobierno del estado en el sexenio de Melquiades Morales, cuya copia obra en poder de este Cambio:


“El Programa de Apoyo a la Microempresa Poblana pretende, primordialmente, responder a la fuerte demanda de servicios financieros para la población de bajos recursos que así lo requiere, y canalizar el ahorro hacia proyectos productivos donde los ahorradores puedan también ser los acreditados y operadores de sus propios proyectos de inversión”.


En cuanto al Fondo 5 de Mayo, uno de los siete que formaron parte del Copame, se destaca que es un fideicomiso que apoyará el desarrollo de las microempresas poblanas al facilitar el acceso a las fuentes de financiamiento:


“Una de las tareas más importantes que emprenderá este fondo es atender las necesidades de los microempresarios poblanos o de aquellos ciudadanos con posibilidades de convertirse en microempresarios”.

 

 

Financiera Mercurio, una entidad fantasmal
Financiera Mercurio, según sus datos en la red, cuenta con oficinas en la Privada de la 2 oriente número 1005 de esta ciudad. Cambio buscó en el domicilio a algún representante para saber una postura respecto a la información; sin embargo, se comprueba que en esta dirección no existe oficina alguna. Se trata de un edificio con departamentos, donde ninguno de los vecinos supo dar razón de la financiera.   


La estructura orgánica de la firma la encabeza Manuel Gregorio Alonso Espinosa, presidente; Carlos Rosendo Martínez Tovilla, director General; Gabriel Ibarra Íñiguez, director jurídico y Carlos Peláez Goycochea, director de Crédito.


Más aun, Alonso convirtió su firma —utilizando la información privilegiada del Gobierno— en un emporio familiar, ya que su hermano Javier Alonso Espinosa es consejero suplente en el organigrama de la empresa, disponible en la página: www.financieramercurio.com.mx, a la que también se puede acceder desde la dirección electrónica www.conexionejecutiva.com

 

 

El Fondo 5 de Mayo nunca tuvo problemas financieros
Para Fernando Chevalier Ruanova la única razón para que un fideicomiso desaparezca es que se encuentre en quiebra; es decir con números rojos propiciados por un cúmulo de adeudos. Sin embargo, aseguró que durante su cargo en la Condusef tuvo conocimiento no sólo de las finanzas sanas en el Fondo 5 de Mayo, sino de su buen funcionamiento: “El fideicomiso siempre fue próspero. Es decir, nunca entró en crisis. Fructificó adecuadamente este financiamiento”.


Pero Chevalier fue más allá y habló de la posibilidad de que el fondo ahora sea parte de Financiera Mercurio al haber entrado en crisis el Copame: “Puede ser que el mismo fideicomiso, al haber entrado en crisis, determinó una especie de subasta en posturas a cualquier particular que absorbiera esta institución con activos y pasivos para que esto no le generara más pasivos el estado. Al ser absorbido por un particular en una negociación privada es imposible que se siga llamando igual”.


Reconoció que, aunque la operación es jurídicamente posible, es “inmoral” haber realizado el mecanismo para beneficiar a un particular que formó parte del organigrama del fondo: “En caso de haber entrado en crisis el fideicomiso, se tuvo que liquidar en el seno de su Consejo Directivo; se debió haber saneado y disuelto. Los activos y los pasivos debieron ingresar las arcas del Gobierno. El problema es que este particular empezó operaciones similares, esto no constituye ninguna figura delictiva. La situación es que realiza actividades idénticas a las que realizaba el fideicomiso y con información privilegiada”.  


Chevalier manifestó que el éxito del fondo fue contar siempre con la participación del capital de los migrantes poblanos en Estados Unidos, cuyos familiares recibieron los beneficios de los créditos para la creación de “changarros” o micro empresas: “Uno de los objetivos principales fue generar una alternativa para particulares poblanos y familiares de migrantes que hicieran aportaciones”.


Cabe destacar que el Consejo Directivo del Copame estuvo integrado por el gobernador del estado como presidente honorario, un presidente ejecutivo del sector privado, ocho representantes del sector privado y cinco vocales que designó el mandatario, entre ellos el secretario de Finanzas. El banco Banamex fue la fiduciaria de este proyecto.

 

 

LLAMADOS

El hecho de que el empresario Manuel Alonso Espinosa formó parte del Copame y constituyó una empresa particular con las mismas funciones, es el factor que más llama la atención de la opinión pública para sugerir una irregularidad, destacó Fernando Chevalier, ex delegado de la Condusef.

 

Financiera Mercurio, según sus datos en la red, cuenta con oficinas en la Privada de la 2 oriente número 1005 de esta ciudad. Cambio buscó en este domicilio a algún representante para saber una postura respecto a la información; sin embargo, se comprueba que en esta dirección no existe oficina alguna. Se trata de edificio con condominios, donde ningún vecino supo dar razón de la financiera.

 

Para Fernando Chevalier Ruanova la única razón para que un fideicomiso desaparezca es que se encuentre en quiebra; es decir con números rojos propiciados por un cúmulo de adeudos. Sin embargo, aseguró que durante su cargo en la Condusef tuvo conocimiento no sólo de las finanzas sanas en el Fondo 5 de Mayo, sino de su buen funcionamiento: “El fideicomiso siempre fue próspero. Es decir, nunca entró en crisis. Fructificó adecuadamente este financiamiento”.

 

 

> Ver documentos página 01

> Ver documentos página 02

 

 

 



     PUBLICIDAD