Inicio >> Columnistas >> Pulso Político

Columnistas

   

Pulso Político

Gabriel Sánchez Andraca

 

 


 


Fue una puntada de borrachitos...
Corrían los años cincuenta del siglo pasado. El país era gobernado por ese «cachorro de la revolución» como le llamó don Vicente Lombardo Toledano, ilustre teziuteco, al entonces Presidente de la República el señor licenciado don Miguel Alemán Valdés, el hombre de la eterna sonrisa (así le llamaban los periódicos de la época).
México vivía la euforia de la post guerra, con una industria textil floreciente en manos españolas y libanesas, de la que Puebla era uno de los centros más importantes; con una industria editorial que se expandía constantemente, con obras públicas monumentales como la Ciudad Universitaria de México, con grande capitalistas nacionales, que surgían del poder.
Don José García Valseca, un pintoresco hombre de empresa, poblano que inició su negocio de editor de periódicos regionales en los tiempos del avilacamachismo, apoyado, según dicen, «por don Maximino», el hermano incómodo presidencial de la época, había juntado a los editores de diarios y revistas, que tuvieran deudas con la compañía importadora de papel periódico, que era propiedad del gobierno (PIPSA) a fin de tomar una decisión: pedir al gobierno federal, concretamente a don Miguel Alemán Valdéz, Presidente de los mexicanos, que tuviera a bien condonar la deuda, comprometiéndose todos, a ya no atrasarse en sus pagos, una vez que quedaran libres del gran peso que traían encima (la deuda era multimillonaria).
Así se hizo. Fueron con don Miguel Alemán y el siempre sonriente cachorro de la Revolución, les condonó la deuda: «Acaso ¿no somos amigos?».
Todos regresaron felices a sus periódicos y revistas y después, empezaron a recibir telefonemas de don José García Valseca invitándolos a una nueva reunión. Era para organizar un banquete al señor Presidente, para agradecerle su infinita bondad, la de condonarles los millones que adeudaban a la empresa papelera del gobierno.

 


NACE EL DIA DE LA LIBERTAD DE PRENSA
El banquete tuvo lugar el 7 de junio de uno de esos años de la mitad del siglo XX. Fué algo grandioso. Todas las figuras del periodismo y de las empresas periodísticas juntas, conviviendo con los altos funcionarios de entonces y en la mesa principal el señor Presidente Miguel Alemán y los directores de los principales diarios de la capital del país y claro, don José García Valseca.
La fiesta estuvo amenizada por los mejores cantantes de la época. Todo disfrutaron al máximo. Don Miguel Alemán no dejó de sonreir toda la tarde, no dejó de saludar a todos los editores y periodistas que concurrieron al festejo.
No sabemos si hubo alguna manta o un gran letrero con la frase «Gracias señor Presidente», pero en los discursos se repitió varias veces.
El Presidente y su comitiva se fueron después de varias horas de convivencia y se quedaron muchos editores y periodistas un poco pasados de copas y fue ahí, en la sobremesa de esa tarde memorable, donde surgió la idea: «Que ésto se repita cada año. Vamos a instituir el 7 de junio, como el día de la libertad de prensa».
¿Y qué creen?. Al señor Presidente le gustó la idea y desde entonces, hasta poco antes de que terminara Vicente Fox su mandato, se siguieron realizando banquetes como aquél, solo que muy disminuidos en presencia de periodistas, editores y hasta de funcionarios.
Recordamos ésto, porque en la actualidad, muy pocos compañeros periodistas saben la razón de celebrar el día de la Libertad de Prensa el 7 de junio. Fue una típica puntada de borrachitos.

 


LA TERNA DEL PRI PARA TEZIUTLAN
Líneas arriba mencionamos a Vicente Lombardo Toledano, fundador del PPS y uno de los cerebros políticos del entonces Presidente Lázaro Cárdenas, él fue nativo de Teziutlán, donde actualmente hay una fuerte disputa por la candidatura del PRI a la presidencia municipal de ese lugar.
Enrique Sedano Bravo, Jorge Camacho Foglia y Luis Lapuente, son los más fuertes prospectos para la candidatura priísta.
Según nos comentan personas de la región. El que tiene la mayor intención de voto es Enrique Sedano Bravo.
El problema es que como ocurre en casi todos los municipios de la entidad donde hay lucha interna en los partidos por las candidaturas, la falta de politización de los políticos de ahora, hace que estas luchas internas dividan a la gente.
Los dirigentes del PRI, del PAN, del PRD, hacen sinceros esfuerzos para que las divisiones no afecten a sus respectivas filas, pero es dificil lograrlo porque en ninguno de esos partidos, ha habido algo que se llame: ideologización. El militante de un partido político, ideologizado, dificilmente se va a otro partido si él o su candidato pierde una elección interna.
Lo que pasa en las filas priístas, pasa en las panistas y en las perredistas, con lo que se demuestra, la pobreza intelectual de nuestros políticos, su falta de oficio, su carencia de ideología. Esto no ayuda en nada a nuestra incipiente democracia.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD