Inicio >> Universidades >> Protestan alumnos en graduación de la UDLA

Protestan alumnos en graduación de la UDLA

 

 

Entre crucifijos de papel, vestimentas de luto por la muerte de “la libertad de expresión”, listones negros, rechiflas y consignas contra el rector Pedro Ángel Palou García, transcurrió la graduación 2007 de la Universidad de las Américas (UDLA).


Egresados, estudiantes, ex alumnos y padres de familia manifestaron su repudio contra Pedro Ángel Palou y su decisión de despedir a 13 profesores de alto nivel por ser parte de una supuesta conjura para derrocarlo de rectoría.


Por primera vez en la UDLA, el rector no pronunció un discurso de despedida hacia los alumnos egresados. Por primera vez, el rector de una de las universidades más importantes del país no externó su orgullo por los más de mil graduados de la institución que dirige.


Y es que semanas antes de la graduación y ese viernes, un grupo de estudiantes inconformes advirtieron que ante las actitudes autoritarias de Palou: “Al momento en que el rector inicie su discurso, te invitamos a ponerte de pie y darle la espalda durante el tiempo que dure su intervención”.


Ante la amenaza, Palou García se mantuvo sentado en primera fila, refugiado al lado del secretario de Educación Pública, Darío Carmona García. A veces sonreía y a veces observaba. Pero en ningún momento, ni siquiera en el momento más crítico del acto, mostró preocupación o sorpresa.


Sólo subió al presídium para entregar las medallas a los alumnos más destacados de la generación. En ese momento, tampoco dijo algo. Sólo tuvo una sonrisa y un apretón de manos para cada uno de los laureados. Minutos después volvió a su lugar para no regresar más a escena. 


La primera protesta sucedió cuando el representante del Consejo Universitario de Estudiantes, Javier Torres, dijo ante los presentes que la UDLA era una institución que respetaba la libertad. Fue esa palabra, libertad, la que provocó molestia en más de una docena de los graduados, quienes de pie y con la espalda hacia el presídium se mantuvieron toda la intervención de su compañero.


Mientras el programa seguía su curso, estudiantes inconformes comenzaron a hacerse presentes. En distintos puntos de la Plaza de las Banderas brillaron las primeras playeras negras con el crucifijo de papel adhesivo: “Economía R.I.P.” (Economía descanse en paz).


Los egresados de Economía fueron el contingente más rezagado. Colocado justo en la parte posterior del jardín, Economía y Relaciones Internacionales —las más afectadas en la planta docente por los despidos— iniciaron la “revuelta” contra Pedro Ángel Palou cuando fueron llamados a recibir sus respectivos diplomas.


Entonces, ocurrió el momento más crítico. La mayoría de los egresados, en la parte trasera de sus trajes de lujo y sus vestidos de gala, portaron una cruz de papel, una cruz como símbolo de la muerte de Economía y Relaciones Internacionales, con ese atuendo formaron filas para subir al templete a recibir sus diplomas.


“Economía descanse en paz (RIP)” resaltaba en las espaldas de las decenas de graduados de esa carrera, quienes recibieron sus documentos y le dieron la espalda a Palou al pasar al frente de él.


Pedro Ángel Palou, desde su silla de primera fila, sólo observó. No hizo un comentario. A penas y una indescriptible mueca se dibujó en su delgado rostro. Sus protectores, entre ellos el funcionario marinista encargado de la SEP, guardaron silencio.


El silencio no fue la constante en la protesta. Desde distintos puntos del enorme jardín, reventaron los gritos de inconformidad, las rechiflas contra Palou y los aplausos para aquellos que armados de valor protestaban por las acciones del rector. 


Pedro Ángel Palou pudo escuchar, desde primera fila, cómo decenas de estudiantes, padres de familia, egresados y ex alumnos lo repudiaban: “¡Arriba los graduados, fuera Palou! ¡Arriba los graduados, fuera Palou!”


La consigna se esparció entre los presentes y desde diversas gargantas, con distintos tonos, Palou supo del encono que él provoca entre la comunidad universitaria por despedir sin justificación a 13 profesores de alto nivel académico.


Los diplomas ya descansaban en las manos de los graduados. Hubo un vacío repentino. Decenas de egresados abandonaron el jardín. Los pocos que quedaron continuaban coreando protestas contra su rector.


El reconocido escritor del grupo literario del crack, ex funcionario melquiadista y ex secretario de Cultura marinista, prefirió que Armando Manzanero despidiera a los más de mil egresados, mientras él, apresurado y nervioso, abandonaba el campus.


Palou se puso de pie luciendo de espaldas su traje caqui, cuando comenzó a caminar presuroso rodeado de funcionarios universitarios y guaruras. Los representantes de la prensa corrieron tras él.


Una voz gritó: “Rata, Palou”. Un guarura se encargó de censurarla, empujando con agresividad al ex alumno Juan Lira.


—No daré entrevistas —se apuró a decirle Palou a la prensa.
—¿Qué opina de las protestas en su contra? —se le preguntó.
—Respeto a los universitarios —alcanzó a decir, en lo que continuaba su camino, el cual terminó de un brinco en su lujosa camioneta.

Un arrancón del vehículo y el humo del escape fueron las huellas que dejó Palou.

 

 

Una de las páginas más dolorosas en la historia de la UDLA: Palou

Pedro Ángel Palou, rector de la Universidad de las Américas, consideró que las muestras de repudio en su contra por el despido de 13 catedráticos durante la graduación 63, lo obligan a tomar cartas en el asunto para resarcir los daños de “una de las páginas más doloras” en la historia de la UDLA.

En una breve charla con Cambio, Palou García reconoció que la parte más difícil para él fue cuando los egresados de Economía subieron al templete con una cruz en la espalda en honor a la muerte de ese departamento: “Fue un momento difícil, que no pienso minimizar”.

A decir del rector no habrá represalias contra los egresados ni estudiantes que se manifestaron: “En la universidad no tomamos decisiones represoras contra la gente que piensa distinto. El rector con aplomo reconoce que hay descontento, por lo que tendrá que buscar el diálogo” en aras de respetar la pluralidad de pensamiento.


En consecuencia, dijo Palou, se ha reunido con gente de la mesa directiva y con los decanos para contratar a profesores que igualen o superen el nivel, con el fin de consolidar a la Universidad de las Américas como una de las mejores del país.


—¿Esperaba tantas manifestaciones? —se le preguntó.
—Sí, esperábamos un ambiente tenso. Ya lo habían anunciado en desplegados, en los blogs. Pero creo que al final inició y terminó todo en paz. Y todo lo recibimos con aplomo.

 

LLAMADO
El miembro del Patronato Jenkins, Manuel Mestre, se abstuvo de fijar una postura respecto a los despidos y a las manifestaciones. Sólo comentó: “Lucharemos para que la UDLA sea la mejor universidad del país y no daré entrevistas porque es una fiesta”.

 

 

Notas relacionadas:

 

- Protestan alumnos en graduación de la UDLA

- Apoyan universidades afiliadas al Fimpes a Pedro Ángel Palou

- Exigen ex alumnos de la UDLA reincorporación de profesores

- Respalda Upaep a Palou

- Patronato UDLA analiza demandar a Cárdenas

- Welti pide la renuncia de Pedro Ángel Palou

- Rechaza Neil Lindley complot contra Palou

- Más correos confirman la conjura contra Palou

- Reconocen autoría de correos contra Palou

- Correos comprueban conjura contra Palou

 

 

 



     PUBLICIDAD