Inicio >> Columnistas >>Personajes

Columnistas

   

Personajes
Alfonso Diez

diez@prodigy.net.mx


 

Arráncame la vida, fantasía y realidad

 


* Catalina Guzmán: Bárbara Margarita Richardi Romagnoli

 

Es asombroso cómo se confunden la realidad y la fantasía. Cuando se trata de un individuo, afectado en grado extremo por la confusión, se dice que padece esquizofrenia. Cuando se trata de hechos históricos o de la vida cotidiana llevados a la obra escrita cambiando nombres a los personajes, dramatizando y/o creando finales diferentes a los auténticos, por razones literarias o por las que sean, entonces estamos hablando de una novela.


Lo que aquí se trata comenzó hace cuatro meses, en octubre de 2007. En referencia a los personajes de la novela Arráncame la vida y sus correspondientes en la vida real, el que esto escribe envió entonces dos correos electrónicos al director de La Quinta Columna que en resumen decían así:


“Efectivamente, aunque ahora lo niegue, recién publicada su novela, Mastretta afirmaba que Andrés Ascencio era Maximino y que los detalles de todo lo que relata se los había contado su abuela. 

 

Estábamos en una reunión en casa de una amiga de José Luis Cuevas a la que éste me invitó (éramos amigos y teníamos una columna periodística que se llamaba "Confidencias de José Luis Cuevas, por Alfonso Diez"); ahí escuché a Ángeles hablar sobre la novela, todos la escuchábamos, ella quería ser y era el centro de atención, acababa de publicar su primera novela. Por lo mismo tal vez, por esa actitud, yo casi no le hice caso; no había leído la novela (apenas, aunque parezca increíble, lo hice). Ahora tengo varias dudas que ojalá hubiera aclarado con la misma Ángeles pero, insisto, no había leído la novela: he detectado ya el nombre de casi todos los personajes, incluido el del actor/productor con el que se casó Catalina (Margarita Richardi): Jorge Vélez (Alonso Quijano en "Arráncame la Vida"), con quien protagonizó una escena casi cinematográfica cuando uno de los hijos de Maximino quiso matarlos a ella y a Vélez en la Ciudad de México cuando se dirigían al aeropuerto para ir a Roma (vía Nueva York) a casarse por la iglesia.

 

Richardi y Vélez quedaron heridos (Vélez por segunda ocasión en 60 días) y Teresa Bonfilgli de Richardi, cuñada de Margarita que los acompañaba, falleció en el atentado. Interrogado Luis Avila Bínder, el hijo de Maximino acusado como autor del atentado por la policía, declaró que Margarita se había adueñado de la fortuna de 25 millones de Ávila Camacho sin hacer la repartición correspondiente. Otros participantes en el atentado fueron Juan Cañedo (Hugo Olvera Villafaña) y Manuel Prieto Crespo, que con el tiempo aparecerían al lado del "Negro" Durazo. La historia completa da material para otro libro.. Pero en fin, Ángeles dijo delante de mí que todo se lo había contado su abuela.”


Hasta aquí el resumen de los correos electrónicos, pero surge la pregunta:


¿Su abuela, la que le contó todo lo que narra en "Arráncame la vida", era una de las amigas de Margarita, descrita también en esas páginas?. Por el lado italiano pudo darse la amistad.


Mi opinión sobre Ángeles ha cambiado positivamente tras haber leído Arráncame la vida, una novela bellísima.


¿La realidad supera a la fantasía, o al revés? A veces se funden en una sola trama, de la que surge una nueva historia. Esta es la realidad:


Ángeles Mastretta Guzmán nació en la ciudad de Puebla el 9 de octubre de 1949, cuatro años y ocho meses después de la muerte del protagonista de su novela, Andrés Ascencio, Maximino Avila Camacho en la vida real, que murió el 17 de febrero de 1945 y  fue gobernador del estado de Puebla de 1937 a 1941.


El padre de Ángeles, Carlos Mastretta, nació también en Puebla, trabajó como articulista de un periódico en esa ciudad, era hijo de un cónsul italiano que llegó a México en 1910. Carlos se fue a Italia a los 14 años de edad y regresó a Puebla a los 34 para casarse con la ahora antropóloga Ángeles Guzmán Ramos, madre de la escritora.


La hermana de la autora de Arráncame la vida se llama Verónica, es pintora y presidenta del Patronato Puebla Verde; la hija de Verónica se llama Daniela. Otros hermanos de Ángeles Mastretta son Sergio, periodista;  Daniel, desarrollador por cierto de un automóvil al que ha llamado Mastretta MXT; y Carlos, que heredó de su padre la pasión por los autos de carreras. En Puebla vive también la prima María Luisa.


Las tías de Mastretta son Catalina, Carolina, Tere, Daniela, Maicha, Alicia; los tíos Sergio, Alejandro y Roberto (el del velero); sus amigas en Puebla: Emma Rizo, Marcela, Mónica, Pepa, Eva, Tere, Adriana, María Isabel, Elena, Lorena y no hay que olvidar a la directora de su escuela, Pilar Luengas. Sus amigos: El Checo Sánchez, José Luis Escalera, y tampoco hay que olvidar a los dos Arturos, el que vive con su hermana y el que vivió con Ángeles. Sus bisabuelos: María y Juan.


La protagonista de la novela, Catalina Guzmán (el nombre se lo puso Mastretta por una de sus tías con el mismo nombre y apellido), está inspirada en la última esposa de Maximino, cuyo nombre real era Bárbara Margarita Richardi Romagnoli y no conoció, como dice la novela, a Maximino en Puebla, sino en Guadalajara, donde se casó con él el 11 de agosto de 1930, a los 22 años de edad, y donde tuvo también a sus dos hijos, Maximino Eulogio y Gloria; a Maximino Eulogio le decían El Chacho y Ángeles lo nombra Sergio y le apoda El Checo, como uno de sus amigos de Puebla, El Checo Sánchez.


Gloria Ávila Richardi, se casó con Hugo Olvera Villafaña, mencionado antes, conocido como Juan Cañedo, torero. Éste estuvo casado también con la musa del pintor Diego Rivera, Dolores Olmedo, y en las andanzas con Manuel Prieto Crespo participaron ambos de manera inconcebible en el atentado contra la madrastra de sus esposas, Margarita Richardi.


Margarita Richardi no nació en Puebla, sino en Gutiérrez Zamora, Veracruz, y murió ya nonagenaria hace alrededor de ocho años; sus padres eran Donato Richardi y Luisa Romagnoli.


Los hijos mayores de Andrés Ascencio-Maximino, son en realidad Alicia Antonieta, que se casó con Justo Félix Fernández y es la única de las dos hijas del ex gobernador de Puebla que todavía vive, la otra es Heldiza, hija de Maximino y Felipa Cazasa, casada con David López Ávila. El hijo mayor del que habla Mastretta es Luis Manuel Ávila Bínder (hijo de Natalia Bínder, la primer esposa de Ávila Camacho) protagonista principal del atentado referido antes; Luis Manuel se casó con Olga Sánchez. Tuvo dos hermanos, Guadalupe y Maximino.


La cantante de flamenco de la que se enamoró Andrés-Maximino es en realidad Conchita Martínez. Fue en los cuarentas. El torero Lorenzo Garza, “El Ave de las Tempestades”, estaba enamorado de Conchita y al verla junto a Maximino en la Plaza de Toros de la Condesa se lanzó con su espada contra el nuevo galán quien sacó su pistola y rechazó al agresor.


Otra versión de los hechos afirma que Ávila Camacho mandó dar una golpiza al torero enamorado y lo expulsó del país.


Conchita y Maximino tuvieron una hija, Pastora, que cuando Conchita murió en 1963 cuidó a sus hermanitos por poco tiempo antes de morir también muy joven; entre estos últimos estaba el cantante Emmanuel, hijo de Conchita Martínez y del torero Raúl Acha Sáez “Rovira”. Emmanuel nació en 1955, 10 años después de la muerte de Maximino.


Otra hija de Maximino y Felipa Cazasa, Hilda, se casó con Rómulo O’Farril; y Adriana, la tercer hija de los dos primeros, se casó primero con Manuel Prieto Crespo, mencionado antes como copartícipe del atentado contra Margarita Richardi, y de su segundo matrimonio nació Juan Rafael Moro Ávila, preso todavía acusado del asesinato del periodista Manuel Buendía.


Manuel Ávila Camacho López, el enigmático periodista y miembro de la farándula mexicana recién fallecido, era hijo de Maximino y Olga López; tenía una hermana, Antonieta.


Con María Pérez Cleofas, Maximino tuvo una hija, Edna Eufrosina, que llevaba el nombre de su madre, Eufrosina Camacho Bello; y con Celia Sánchez tuvo un hijo, Eulogio, al que le puso así por su hermano menor, asesinado en Tlapacoyan, Veracruz.


Catorce hijos oficiales de Maximino Ávila Camacho. Catorce historias de las que se desprenden muchas otras.


Un bisnieto de Maximino, Rodrigo Fernández Chedraui, hijo de Manuel Fernández Ávila, hijo a su vez de Alicia Antonieta Ávila y de Justo Fernández, acaba de escribir un libro bellísimo sobre Maximino Ávila Camacho, su historia revolucionaria y familiar.


Será el tema del próximo Personajes.


Por cierto, dije antes que había detectado los nombres reales de “casi” todos los personajes de la novela; me falta uno: Carlos Vives, el director de orquesta al que manda asesinar Andrés Ascencio. He leído reseñas que afirman que se trata de Carlos Chávez, pero eso es imposible, Chávez no fue asesinado y murió muchos años después de los acontecimientos novelados por Ángeles Mastretta. ¿O se trata de una licencia literaria?, ¿tuvo Chávez algo que ver con Margarita?. Lo dudo.


¿Alguien me lo puede aclarar?. Por favor, si usted lo sabe, escríbame y acláreme la duda.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD