Inicio >> Proceso >>Sugiere Calderón nuevo orden económico mundial

Sugiere Calderón nuevo orden económico mundial
De la Redacción

 

 

Apro / El presidente Felipe Calderón planteó, en el marco de la XVII Cumbre Iberoamericana que se realiza en San Salvador, impulsar un nuevo orden económico mundial que evite crisis financieras como la que hoy azota a todos los países.


“Tenemos que generar un nuevo orden económico internacional, como ya se ha dicho aquí, que permita, precisamente, un diseño equilibrado entre el Estado y el mercado, y una supervisión y regulación mucho más severa del funcionamiento de los sistemas financieros internacionales y nacionales”, expresó.


Dijo que es urgente reducir el impacto de la crisis financiera en Iberoamérica a través de una política coordinada entre países de la región que detone la inversión, tanto pública como privada.


Advirtió que los países de América Latina en particular requieren de enormes flujos de inversión y de ahorro externo, sin los cuales les será imposible financiar su desarrollo.


Calderón Hinojosa recordó que la crisis financiera internacional se gestó en un proceso de desregulación acelerada bajo la falsa premisa de que los sistemas financieros son autorregulables y pueden funcionar por sí solos en ausencia absoluta del Estado.


Insistió en que el reto para Iberoamérica es evitar que esta crisis aumente la pobreza extrema en la región ante la baja del empleo y el aumento de los precios de combustibles.


Al hablar sobre el tema de la cumbre, “Juventud y desarrollo”, Calderón advirtió que la viabilidad de los países iberoamericanos está en riesgo cuando, tan sólo en América Latina, 52 millones de jóvenes carecen de oportunidades de estudio y de trabajo.


Sostuvo que Latinoamérica se ha convertido en la región más violenta del mundo, con el mayor número de ejecuciones, la mayoría de ellas asociada al crimen organizado.


Esa situación ha generado, consideró, que “esta masa de jóvenes que no tienen oportunidades, y que la tradujéramos como si no tuviera un futuro, son fácilmente reclutados, primero para el consumo de droga y después para la operación violenta de los grupos criminales”.


En su segundo y último día de trabajo en El Salvador, Calderón también se manifestó por establecer una nueva esperanza en el continente: 


“Una esperanza es lo mejor que podemos heredarle o legarle a una juventud que no tiene asegurado su futuro por culpa nuestra”, dijo.


“Hoy los jóvenes no creen en nada, no creen en los políticos, y estoy seguro que no decepciono aquí a nadie, todos lo sabemos.


“No creen ahora en la economía porque la economía ha fracasado, no creen en el capitalismo que está mostrando sus terribles deficiencias, y no creen tampoco en el socialismo que murió hace rato, antes que ellos nacieran”, expuso.


“En lo que menos creen es en la ideología, en Dios, porque van hacia un siglo de agnosticismo”, vaticinó.

 

 

 

 

 



     PUBLICIDAD