Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Malgastar el dinero en tiempos de crisis

 

 

No entiendo el criterio para manejar las finanzas públicas de la entidad. Por una parte, Gerardo Pérez Salazar reconoce el impacto del recorte de los ingresos federales, lo que obligará a la entidad a endeudarse por 2 mil 500 millones de pesos. Desde la Secretaría de Finanzas se reconoce la emergencia financiera en 50 ayuntamientos y su quiebra financiera. Total, que a Puebla le llegó el shock financiero. Y sin embargo, en medio de la tormenta, el gobierno estatal decide donar 2.5 millones de dólares a la productora Animex para financiar una nueva película de dibujos animados. No entiendo el sentido de la inversión: regalar 33 millones de pesos al tipo de cambio para financiar una película que no tiene nada que ver con Puebla, cuya trama trata sobre la cultura olmeca (que nunca estuvo asentada en la entidad) ¿Para qué invertir dinero público en un filme, en medio de la peor crisis económica en 70 años? De veras que no lo entiendo. ¿Por qué financiar proyectos no prioritarios en medio de urgencias como el crecimiento el desempleo, el cierre de empresas y la paralización de la obra pública?

 

No es la primera vez que la Secretaría de Finanzas y Administración destina recursos públicos para producir películas, convirtiéndose en socios de los filmes. En todos los casos se ha manejado la misma justificación: financiar filmes es una promoción para la entidad, cuyas ganancias serán sobre todo en materia turística. Pero hasta el momento los resultados son ambiguos.

 

Para la primera película de la productora de Animex, La Leyenda de la Nahuala, se destinaron 700 mil dólares, casi 9 millones de pesos. La trama de la película de dibujos animados no se desarrollaba en Puebla y en las reseñas de las revistas especializadas jamás se mencionó a la entidad. Tampoco lo hizo el productor y director de la cinta, Ricardo Arnaiz, durante la presentación. ¿Cuál beneficio en materia de turismo? Dos años después, en su calidad de socio, el gobierno estatal únicamente ha tenido 3 millones de retorno. No hay ganancias y todavía hay déficit de 6 millones. Si con ese criterio manejaba Vector, ahora entiendo que Pérez Salazar saliera de la casa de bolsa. ¿Cómo manejaría las finanzas del Ayuntamiento?

 

Caso diferente es el de Arráncame la Vida, cuya inversión de 14 millones del erario estatal estuvo plenamente justificada, aún sin retorno. El filme, inspirado en la obra de la novelista poblana Ángeles Mastretta, refleja vida y milagros del cacique Maximino Ávila Camacho. El 80 por ciento de las locaciones se filmó en el primer cuadro de la capital, y la película se vio en varias partes del mundo, además de tener una recaudación millonaria. Eso sí inspira al turismo.

 

Las inversiones de La Leyenda de la Nahuala y Arráncame la Vida, una buena y una mala, se hicieron en los tiempos de la bonanza petrolera. Con justificación o sin ella, se invirtió o malgastó. Lo injustificable es que se caiga nuevamente en un esquema de despilfarro de las finanzas públicas en tiempos de una crisis económica sin paragón en los últimos años, urgidos de reforzar el empleo, la seguridad pública, los programas sociales, la salud pública, elevar los índices educativos, otorgar apoyos a las empresas en riesgo de cierre. ¿Y malgastar 33 millones de pesos en una película de dibujos animados? No me cuadra, repito.

 

Inyectarle recursos a Animex, propiedad del regiomontano Ricardo Arnaiz. ¿De qué privilegios goza? ¿La única razón es que se trata de una empresa establecida en la entidad? ¿O cuáles son los nexos con la secretaría de Finanzas?

 

Invertir 33 millones de pesos es una incongruencia de las finanzas públicas estatales. De las mismas que se comenten hace 10 años. En ese sentido, el reportaje de Ernesto Aroche Aguilar en e-consulta es incontestable: en los últimos doce años Puebla duplicó sus ingresos, pero mantiene los mismos niveles de pobreza.

 

Veamos el último año de gobierno de Manuel Bartlett: en 1998 se presupuestaron 12 mil millones de pesos y gracias al incremento de ingresos propios se gastaron 14 mil millones. En 2008, diez años después, se presupuestaron 39 mil millones y se terminaron gastando 47 mil. Es decir, una diferencia de casi 250 por ciento.

 

Entre 1998 y 2008 los ingresos de la entidad crecieron exponencialmente y pasaron de 14 mil millones a 47 mil. En esos mismos años la entidad mantuvo su lugar 26 de pobreza y tan sólo se presentó una mejoría en los rubros de calidad educativa en los últimos dos años que nos dejó a media tabla. En competitividad seguimos ocupando el lugar 26 y en materia de ingreso per capita somos de los peores estados.

 

Concluyendo: el manejo de las finanzas públicas locales, por lo menos en el papel, luce bastante cuestionable. A pesar del crecimiento exponencial de los ingresos, las variables más importantes nos hacen lucir como una entidad subdesarrollada. ¿Qué ocurrió?

 

 

*** ¿Se echó para atrás? El líder de los trabajadores del Ayuntamiento, Israel Pacheco, salió muy gallito el lunes para presumir que apoyaría a Enrique Doger en la contienda interna del PRI. Ayer, en declaraciones para Intolerancia y El Sol de Puebla, afirmó que si el gobernador se lo pide, apoyará a Zavala, al mismo tiempo que se declaró marinista.

¿Qué pasó?  ¿Cómo lo doblaron?

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD