Inicio >> Columnistas >>Personajes

Columnistas

   

Personajes
Alfonso Diez

[email protected]


 

La Leyenda de Luis Mariano

 

 

Conocí a Luis Mariano en la pantalla de cine y lo escuché cantar por primera vez cuando tenía alrededor de diez años de edad. La película era “Violetas Imperiales”, en la que compartía el primer crédito con Carmen Sevilla. Nunca olvidé esa maravillosa voz de tenor y de ahí en adelante se convertiría en uno de mis más admirados cantantes, hasta la fecha, a pesar de que nunca lo volví a ver en escena.


Pero esta historia, que pretende ser un homenaje a 39 años de su muerte (que se conmemoran el 14 de julio), no solamente trata acerca de Luis Mariano, sino de la fantástica trama que se teje alrededor de los personajes reales de “Violetas Imperiales” y la relación con Eugenia de Montijo, Goya, la duquesa de Alba y Alfonso Diez.

 


Los primeros pasos


El verdadero nombre del tenor era Mariano Eusebio González y García. Nació en Irún, provincia vascongada española, el 13 de agosto de 1914, aunque para evitar que lo enrolaran en el ejército durante la Guerra Civil Española, su madre cambió la fecha de su nacimiento a 1920 (Fuente: Wikipedia).


Cruzó el Río Bidasoa y se afincó en Hendaya, Francia, y de ahí se fue a estudiar canto al Conservatorio de Burdeos; en 1941 se preparó en París, con el tenor y maestro de canto Michel Fontécha.


En 1943 debutó en la ópera (otra fuente señala 1944), en el Palacio Chaillot de París, contratado por Max de Rieux para el papel de Ernesto, de “Don Pasquale”, pero su primer gran éxito llegaría con la opereta “La Bella de Cádiz”, que representó en el Teatro Chatelet el 24 de diciembre de 1945. Al año siguiente filmó su primer película, “La Carga Clandestina”.


Gracias a la mancuerna que hizo con el compositor vasco Francis López saltó a la fama. En el teatro representó “El Cantante de México”, en 1951, en la que incluía canciones como México, Acapulco, Ruiseñor y Maitechu. Debido a este papel, en Francia creían que efectivamente era mexicano, aunque luego sería nombrado como “El Príncipe de la Opereta”. Al año siguiente llegaría la película que lo dio a conocer internacionalmente, “Violetas Imperiales”.


Visitó México motivado por Gloria Lasso y fue recibido como un ídolo. Cantaba con frecuencia canciones mexicanas (que llevó a los discos) y paseó por diversos países su entusiasmo y cariño por esta nación.


Entre 1946 y 1958 representó 15 papeles, divididos entre operetas y películas musicales, entre las primeras: Cuatro Días en París, A Jamaica, El Príncipe de Madrid, La Bella de Cádiz y La Carabela de Oro (las tres últimas también películas); y entre las segundas: Carga Clandestina, Historia del Cantar, Violetas Imperiales, El Aventurero de Sevilla, El Sueño de Andalucía, Milagro de París, Sérénade en Texas y Tsarevitch. Por cierto, en El Príncipe de Madrid (1967) interpretaba el papel del pintor Francisco de Goya y Lucientes, a quien nos referiremos más adelante.

 


Violetas Imperiales, fantasía y realidad


En esta película, Carmen Sevilla hace el papel de una violetera (Violeta) que predice a Eugenia de Montijo que será emperatriz de Francia. Cuando ésta se casa con Napoleón III y se cumple la predicción se lleva a Violeta a vivir con ella. Juan de Ayala (Luis Mariano), el primo de Eugenia, se enamora de Violeta y le canta dos canciones espléndidas: “Violetas Imperiales” y “Un Poco Más”.


En la vida real, la hermana de Eugenia de Montijo era María Francisca Portocarrero Palafox y Kirkpatrick, XV duquesa de Alba, y una de sus antecesoras, la XIII duquesa de Alba, se convirtió en leyenda por dos razones; la primera, que fue la cara (Y tal vez el cuerpo, que algunos atribuyen a Pepita Tudó) de una de las pinturas más famosas de Goya, “La Maja Desnuda”; y la segunda, que se ha tejido una historia de suspenso en torno a su muerte (a los 40 años de edad). Antonio Larreta, en su libro Volavérunt, dice que fue envenenada. Bigas Luna hizo una película basada en el libro de Larreta con el mismo nombre, que en México se conoce como “La Maja Desnuda”, con Penélope Cruz en el papel de Pepita Tudó y Aitana Sánchez-Gijón en el de la duquesa de Alba.


En la actualidad, la XVIII duquesa de Alba, María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Fitz-James Stuart y de Silva vive en Madrid, en el Palacio de Liria, el mismo al que llegaba Eugenia de Montijo durante sus visitas a esta ciudad. Este palacio está ubicado en el centro de la capital española en un área de 3,500 metros cuadrados.


Cayetana es la jefa de la Casa de Alba y cuenta con una fortuna mayor a la de los reyes de España. Tiene 6 hijos, la menor es la única mujer, Eugenia Martínez de Irujo.


Aprovecho para referirme a un caso que toca mi persona de manera sesgada: A raíz de que se publicó hace unos meses en la revista Hola el noviazgo de la duquesa de Alba con Alfonso Diez (con las correspondientes cabeza y foto de portada), recibí mucha correspondencia por medio del correo electrónico en la que me felicitaban y/o me preguntaban si yo era “el afortunado” y ahora aclaro, como lo hice respondiendo a los que me escribieron (lo que agradezco): No soy el Alfonso Diez, novio de la duquesa, del que han hecho diversos reportajes en Hola.


Por cierto, volviendo a Eugenia de Montijo, murió en Madrid a las 8:30 de la mañana del 11 de julio de 1920, a los 94 años de edad, víctima de un ataque de uremia; nació en Granada el 5 de mayo de 1826 y cuando estaba casada con Napoleón III fue una de las que apoyaron la invasión francesa a México, con Maximiliano como emperador. El único hijo de Eugenia y Luis Napoleón Bonaparte fue asesinado por los zulúes en Sudáfrica, en 1872. El emperador fue destituido y los tres yacen en la cripta imperial de la familia.

 


La muerte de Luis Mariano


Volvamos con el Príncipe de la Opereta. ¿Cómo veo en la actualidad a Luis Mariano?: Tengo todos sus discos y lo considero el cantante con una de las voces más bellas que he escuchado, junto a Mario Lanza, Franco Corelli y Alfredo Kraus. En España, El Corte Inglés tiene fama de ser la tienda departamental mejor surtida, donde se consigue todo, incluidas las versiones en DVD de una gran cantidad de películas españolas. Busqué ahí, en Madrid, “Violetas Imperiales” y/o alguna otra película de las pocas que hizo Luis Mariano, pero no encontré ninguna. Tengo su interpretación cantada de “La Carabela de Oro” (que tiene una letra bellísima), pero no he podido tampoco conseguir la película.


Fue el primero en vender un millón de copias de un solo disco, grabó 480 canciones y vendió un total cercano a los 10 millones de discos. El Club de los Marianistas llegó a tener 40 mil miembros.


Se decía que era homosexual, pero dos testimonios indican lo contrario:


Gloria Lasso, que grabó con Luis Mariano varios duetos, incluido el gran éxito que fue “Canastos”, dice en su autobiografía que el cantante le confesó que estaba enamorado de Carmen Sevilla, pero que no le quería decir nada a ella porque temía que lo rechazara. Gloria le preguntó el motivo y el le enseñó: tenía un pene muy pequeño. Ella lo incitó a revelarle el secreto a Carmen, pero éste nunca lo hizo.


El chofer de Luis Mariano, por su parte, declaró años después de la muerte del cantante que el gran amor del tenor fue Carmen Sevilla y que su gran ilusión era casarse con ella, pero nunca se lo dijo.


Enfermo y cansado, se retiró de los escenarios el 11 de mayo de 1970 y murió dos meses después, el 14 de julio; curiosamente, cuando se celebraba el 181 aniversario de la Toma de la Bastilla y del inicio de la Revolución Francesa. Sufrió una hemorragia cerebral en el Hospital de la Salpetrière, en París, y sus restos fueron sepultados lo más cerca posible de España, en el país vasco francés, en el cementerio de Arcangues.

 

El alcalde de esta ciudad hizo construir un estacionamiento para 500 automóviles al lado del panteón, con el cupo suficiente para la gran cantidad de admiradores que visitan su tumba todos los días.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD