Inicio >> Columnistas >>Personajes

Columnistas

   

Personajes
Alfonso Diez

[email protected]


 

La batalla por la presidencia de México


* El expresidente Miguel de la Madrid acomoda sus piezas

 

 

La noticia es desde luego el expresidente de México, Miguel de la Madrid, y las declaraciones que le hizo a Carmen Aristegui en entrevista radiofónica, para MVS Noticias, el miércoles 13 de mayo por la mañana.


No es tanto que revele algo que desconocíamos, lo importante son dos puntos: que lo diga en su calidad de expresidente, por un lado, y las graves implicaciones que esto tendrá, por otro.


Del primer punto, sus “acusaciones” a Carlos Salinas de Gortari, destaca lo siguiente:


* Acusa a su sucesor en la presidencia, Carlos Salinas de Gortari, de haberse robado la mitad de la partida secreta que ejercía cada primer mandatario durante su ejercicio y afirma que tal partida era 100 veces superior a la que él manejó. Cabe recordar que dos personas ya han hecho la misma acusación al expresidente Salinas de Gortari: Luis Téllez, en una conversación telefónica que se difundió en los medios de información y Raúl Salinas, quien también en conversación telefónica, con su hermana, amenazó con revelar que el dinero que “el guardaba” procedía de la partida secreta de la presidencia.


* Dice sentirse decepcionado de Salinas y reconoce que se equivocó al haberlo dejado como sucesor; además, los tacha a él y a sus hermanos de inmorales, por no llamarles rateros y corruptos, en el manejo del dinero de la presidencia.


* A Raúl Salinas lo describe como un delincuente que se dedicó a aprovechar su parentesco para sacar contratos de Pemex, hacer negocios ilícitos, obtener comisiones por arreglar contratos de licitaciones públicas y de tener contactos con el narcotráfico.


* De Raúl dice también que no duda que sea socio de TV Azteca, derivado del dinero que “le prestó” al accionista principal para adquirir la televisora, Ricardo Salinas Pliego; y el mismo Carlos, añade, pudiera ser socio también.


* Del dinero decomisado a Raúl en Suiza, dice De la Madrid que era producto del narcotráfico y no de los empresarios que lo único que querían era sacar alguna tajada si era devuelto.


* Asegura que ya no sería conveniente que el actual gobierno procediera contra Carlos Salinas, porque éste es un hombre poderoso y  habría que temer a las consecuencias.


Durante la entrevista, se escuchaba a un hombre enfermo, con la voz cansada, que respondía con pocas palabras a las preguntas de Carmen. El mismo día, 13 de mayo, por la tarde, llegó un comunicado a los medios de información enviado por el hijo del expresidente, Federico de la Madrid Cordero, en el que el entrevistado se retracta y dice que debido a que “me encuentro convaleciendo de un estado de salud que no me permite procesar adecuadamente diálogos, mis respuestas —en la entrevista de Aristegui— carecen de validez y exactitud”.


Pero era de esperarse un comunicado de esa naturaleza: el golpe, de cualquier manera, ya estaba dado; y de todos modos, la condena contra los Salinas de Gortari está en la mente de los mexicanos desde hace tiempo.


Las acusaciones del expresidente De la Madrid, decíamos, no son algo nuevo, pero ante los próximos acontecimientos adquieren un matiz que hay que analizar. Es el segundo punto:


Cuando Luis Donaldo Colosio fue asesinado, hace 15 años, uno de los escenarios que supuestamente se iba a investigar era la posible relación del narcotráfico con el asesinato y una de las líneas que se seguía era el vínculo de Raúl Salinas de Gortari con algún Cártel de drogas.


Raúl tenía una pésima relación con el candidato Colosio y se reveló que éste le mandó decir por medio de su papá (de Raúl) que se olvidara de buscar la gubernatura de Nuevo León cuando él, Colosio, asumiera como presidente. También le dijo que ya no le iba a permitir que se dedicara al tráfico de influencias.


El periodista Eduardo Valle, “El Búho”, por su parte, entregó al candidato una carta en la que le exponía pruebas y evidencias de la relación de Raúl Salinas de Gortari con el narcotráfico.


Hay otros hechos “curiosos” en torno al asesinato y que tienen relación con el señalamiento contra Raúl: El 23 de marzo de 1994, día del crimen, todos los gobernadores asistían a una reunión en la Ciudad de México, previamente convocada por el presidente del IFE. Todos, menos uno, Manlio Fabio Beltrones, que gracias a que no fue a la reunión se trasladó inmediatamente de Hermosillo a Tijuana y fue de los primeros en interrogar al asesino. El presidente Salinas le ordenó viajar a Tijuana.


Pero Beltrones era el caballo de Troya de Raúl. Cuando su hermano convocó a los priístas a una reunión en Los Pinos para decidir quién sería el candidato que debía quedar en lugar de Colosio, Raúl aconsejaba a los que podía: “Te van a preguntar por quién votas, hazlo por Manlio”.


Casi tres años después, el 23 de febrero de 1997, dos periodistas del New York Times, Sam Dillon y Craig Pyes, revelaron que la DEA tenía evidencias de que Manlio Fabio Beltrones Rivera apoyaba al Cártel de Juárez. El presidente Vicente Fox retomó la acusación y Beltrones reaccionó afirmando que la PGR había determinado en su momento que tal información era una calumnia.


Pero en 2007, a diez años de la acusación que hicieron en el New York Times contra Beltrones, Dillon y Pyes publicaron una nota en la que afirmaron que hasta esa fecha no había absolutamente ninguna nueva información o evidencia que los desmintiera y que “México tomó el paso progresista de cancelar su ley penal de calumnias, que ambos gobernadores (Beltrones y Jorge Carrillo Olea) invocaron para amenazar a Sam Dillon y a mí con la cárcel, si no nos retractábamos de lo que habíamos escrito. No nos retractamos entonces y no nos vamos a retractar ahora”, concluyó Pyes. La acusación sigue en pie.


Manlio Fabio es, de tiempo atrás, el candidato de los Salinas de Gortari para la Presidencia de la República. Es el actual Coordinador del PRI en el Senado y una de las piezas fuertes que aspiran a “la grande” por este partido. De llegar, Raúl posiblemente tendría “manga ancha” para seguir con su tráfico de influencias y tal vez lograría recuperar el dinero que Suiza le decomisó y ya devolvió al gobierno de México.


Si la pregunta, a propósito de la entrevista a De la Madrid, es ¿Por qué ahora? El párrafo anterior nos da la respuesta. En menos de dos meses se elegirá a los diputados federales que sustituirán a los actuales y en tres años más viene la elección por la presidencia; en consecuencia, la lucha es ahora, con todo y a fondo.


Todos en el PRI creen tener posibilidades: Fidel Herrera, actual gobernador de Veracruz; Beatriz Paredes, presidenta del PRI; Emilio Gamboa, Coordinador de los diputados de ese partido, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México y desde luego, Manlio Fabio Beltrones.


Lo más probable es que de entre una de esas cinco personas se elija al próximo candidato del PRI para conducir el destino del país durante seis años, a partir del 2012. ¿Qué estarán cada uno de ellos dispuestos a hacer para lograr el puesto? Dicen que en el amor y en la guerra todo se vale. Y la pregunta es: ¿Todo?


En 1994 mataron a Colosio y su sucesor fue el último presidente de México que salió de las filas del PRI, ¿Qué tanto están dispuestos a hacer los grupos de poder de este partido para recuperar lo que perdieron?


Las acusaciones de Miguel de la Madrid, de las que después se retractó, parecen en realidad ser un acto desesperado para impedir que Manlio sea el que llegue a la meta del 2012. ¿A quién apoya De la Madrid? Habrá que ver cuál es el siguiente movimiento en el ajedrez del PRI.


Y no hay que olvidarnos de los otros partidos, el PAN y el PRD: ¿Dejarán llegar a Manlio? ¿Podrán ganarle al PRI? A la fecha, no se vislumbra el gran líder que permita una vez más ganar al PAN, ni al PRD colocarse más allá del tercer puesto que ahora ocupa en las encuestas.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD