"El Chapo" vivió en Puebla luego de su fuga

 

Estuvo en la Colonia El Mirador y las Ánimas


Reforma.com

Viernes 14 de Mayo de 2010








Como su esposa, Griselda López Pérez acompañó al capo Joaquín "El Chapo" Guzmán en la vida furtiva que enfrentó cuando escapó del penal federal de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero 2001.

 

Expedientes abiertos por la Procuraduría General de la República (PGR) hace casi una década, dan cuenta de que por lo menos durante el primer año en que el capo del Cártel de Sinaloa vivió a salto de mata, López Pérez estuvo a su lado.


 La mujer nacida en Culiacán, Sinaloa, estuvo con "El Chapo" Guzmán en Puebla, Puebla, nueve meses después de la fuga, según declaró Jesús Castro Pantoja, entonces lugarteniente del capo, al ser detenido en noviembre de ese año.


 En las primeras pesquisas emprendidas para recapturar al líder del cártel más poderoso del País en la actualidad, el Fiscal federal obtuvo información de que en Puebla se resguardó en casas del fraccionamiento El Mirador y de la Colonia Las Ánimas.

 

 Otras casas las ocupó en Cuajimalpa, Distrito Federal, y su vecina región de La Marquesa, Estado de México, donde Miguel Ángel Trillo Hernández, uno de los hombres de más confianza del capo, detenido, le proveía vehículos y alimentos.


 En esos lugares también estaba López Pérez acompañando al capo, según las indagatorias.


 La PGR recabó datos en 2002 que apuntaban a que la mujer, de no más de 45 años, había ayudado al narcotraficante a rentar casas en Ampliación Jardines del Pedregal, Álvaro Obregón, y Santa Úrsula Xitla, Tlalpan, en el DF.


 Incluso un expediente indicaba que López Pérez contaba con una orden de localización girada el dos de septiembre del 2001.


 Los registros de la PGR apuntan a que se trata de la segunda esposa de "El Chapo" Guzmán, luego de que el capo contrajo nupcias con Alejandrina María Salazar Hernández en 1977, con quien procreó tres hijos, uno de ellos Iván Archivaldo, "El Chapito", preso entre 2005 y 2008.


 Con la mujer detenida en Culiacán el pasado miércoles por la SIEDO y liberada tras declarar, el narcotraficante tuvo cuatro hijos. Édgar, uno de ellos, fue ejecutado el ocho de mayo del 2008. De acuerdo con fuentes de la PGR, López Pérez no habría sido trasladada a la sede central de la SIEDO en el DF para que rindiera su declaración.