Inicio >> Estado >> Colonos marinistas no permitirán desalojo 

Colonos marinistas no permitirán desalojo 

Se mantendrán en sus hogares en Nueva Resurrección

 

 

Tras reconocer su simpatía por el gobernador Mario Marín Torres, vecinos de la colonia Nueva Resurrección advierten que no dejarán sus viviendas en caso de que los dueños del terreno que habitan busquen desalojarlos. En entrevista con Cambio, los líderes de colonos manifestaron que fue Marín Torres quien les dotó de servicios públicos durante su trienio en el Ayuntamiento de Puebla, razón por la cual han votado por él.


Este diario publicó ayer que la jueza Noveno de Distrito determinó la invalidez del decreto de incorporación de la colonia Nueva Resurrección por considerar que el Gobierno del estado no respetó el derecho de audiencia de quienes demostraron ser los propietarios de 100 mil de los más de 120 mil metros cuadrados en los que se asienta la colonia.


Según Eduardo Herrera Solano —abogado de los quejosos— producto de esta sentencia, el Gobierno del estado tendrá que indemnizar a sus clientes con más de 50 millones de pesos, que constituyen el valor catastral del predio, o en caso contrario procederán a desalojar a los colonos.


Al respecto, Beatriz Bonilla Pérez y Ángel Aquino Martínez, presidente y suplente de la colonia Nueva Resurrección, respectivamente, señalaron enfáticamente que de ninguna manera abandonarán sus domicilios, mismos que han adquirido con años de trabajo, además de contar con escrituras que datan del sexenio de Ernesto Zedillo.


Los títulos de propiedad consultados señalan que por decreto presidencial de 1994, se expropió a favor de La Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) una superficie de 216 hectáreas —área en la que se encuentra inmerso el asentamiento— con el objetivo de regularizar estos terrenos.


Más aún, los líderes de colonos aseguran que la mayor parte de los habitantes de esta demarcación cuentan con sus escrituras, con excepción de quienes dentro de la colonia ubican sus viviendas en una zona de alto riesgo, es decir, cercanos a una barranca.


Antes de contar con sus escrituras, relata Aquino Martínez, los colonos recibieron minutas por parte de los ejidatarios que en el pasado utilizaron estos terrenos como zona agrícola, por lo que aseguran ser propietarios desde hace más de 20 años.

 

 

“Somos marinistas”
Ángel Aquino Martínez manifestó que la mayor parte de los colonos tienen simpatía por el PRI, y confiesa que han sido seguidores del actual gobernador Mario Marín desde que fue presidente municipal, debido a que los dotó de servicios como pavimentación, guarniciones y alumbrado público.


Dijo que a cambio de lo anterior votaron por él para que llegara a ser gobernador e incluso aseveró que les ha ofrecido apoyo jurídico por diversas problemáticas: “por eso no dudaremos en mandarle escritos pidiendo su ayuda en caso de que nos quieran desalojar.”


Tras advertir lo anterior, ambos líderes sentencian: “Que nos desalojen y la gente los va a estar esperando. Si sabían que era su terreno, porque permitieron que otro lo tomara. Todos los trámites se han hecho a través del gobierno.”


Sin embargo, Beatriz Bonilla señaló que la solución de este problema se encuentra en los diferentes niveles de Gobierno, en especial en la administración estatal: “yo no sé si el gobierno deba de indemnizarlos, pero a nosotros nadie nos saca porque estas casas son nuestras. Cuando esta colonia se formó fue de manera transparente. Los ejidatarios que nos vendieron, nos extendieron minutas. Tenemos escrituras, toda nuestra documentación está en regla.”

 


La sentencia está en revisión: Velázquez

 

Ricardo Velázquez Cruz, consejero jurídico del Gobierno estatal, negó que la administración marinista tenga que pagar, a quienes demostraron ser los dueños del predio donde se ubica la colonia Nueva Resurrección, una indemnización de más de 50 millones de pesos, como lo aseguró el abogado de los afectados, Eduardo Herrera Solano.


En breve charla con Cambio, Velázquez Cruz reconoció que el juzgado Noveno de Distrito ya había emitido una resolución respecto a la demanda interpuesta por los afectados, empero, la misma aún no había causado efecto, pues tendrá que ser revisada por los magistrados de distrito.


El consejero jurídico consideró que en este asunto nunca se afectaron los derechos ni las propiedades de ninguna persona: “No se les está quitando nada”, explicó.


Velázquez Cruz no quiso opinar en cuanto a la acusación lanzada por el abogado Eduardo Herrera, en el sentido de que el decreto de incorporación tuvo fines electorales, pues dijo que la situación no le consta.


Señaló que el asunto será “engorroso” y complicado, pues no se emplazó a las personas que pudieran resultar afectadas, que serían aquellas a las que se les regularizó el asentamiento humano, por lo que no hay nada definido para ninguna de las partes.

 

 

Notas relacionadas:

 

- Gobierno marinista tendrá que indemnizar a particulares

 



     PUBLICIDAD