Inicio >> Estado >> Inician “La Célula”; la terminarán en 20 años

Inician “La Célula”; la terminarán en 20 años

La llamada “Obra Magna del marinismo” arrancó ayer con la colocación de la primera piedra por parte del gobernador, en medio de un terreno de más de 100 hectáreas lleno de milpas y tierra. Ninguna empresa ha confirmado su inversión en la zona de Oriental. El proyecto costará más de 2 mil millones de pesos. En 2011, al salir Mario Marín de su gestión, sólo terminarán la primera de tres etapas proyectadas.

 

 

“La Célula”, magno proyecto de la administración de Mario Marín Torres, pinta para convertirse en un elefante blanco desde su arranque. Con un proyecto armado sobre las rodillas, el Gobierno del  estado colocó ayer la primera piedra y planea que sea terminado por el sucesor de Marín.


Para 2011 solamente se habrán finalizado tres espacios de los quince que se proyectan en tres etapas. La última finalizará en el año 2014, según indica el rimbombante proyecto dado a conocer ayer.


Incluso, el secretario de Finanzas, Gerardo Pérez Salazar, admitió que al momento ninguna empresa ha cerrado un trato para instalarse en el complejo logístico que buscará ser la base de operaciones de las regiones centro y sur-sureste del país.


Aunque Pérez Salazar presumió que ya una empresa norteamericana dedicada a la carga vía ferrocarril invertirá solamente en la restauración de seis kilómetros del tramo ferroviario que atravesará “La Célula”.
El secretario de Finanzas y Administración informó que otra firma inglesa podría iniciar ahí un centro de distribución y una fábrica. Pero, según informó el titular de SFA, el Gobierno del estado espera que “las empresas comiencen a construir de manera paralela”.


Durante la colocación de la primera piedra del recinto, Gerardo Pérez estimó que la primera etapa se terminará en un año:


“Las empresas a las que estamos viendo podrían empezar los estudios y comenzar a construir paralelamente a nosotros”, comentó el funcionario sobre los parcos avances con la iniciativa privada.

 

 

A paso lento
Aunque en la zona donde será instalada “La Célula” aún puede verse milpa, tierra y únicamente la primera piedra colocada ayer con bombo y platillo por el gobernador Mario Marín Torres, aún existen confusiones sobre la manera en que fue expropiada la tierra.


El gobierno del estado informa a los interesados en la obra o posibles empresas a instalarse que ya se ha iniciado la instalación de la Aduana y Recinto Fiscal de más de 30 hectáreas, aunque solamente se ve correr el polvo en la zona.


El proyecto consiste en una terminal interior o puerto seco con los servicios de transferencia en modos de transporte ferroviario y carretero —y posiblemente aéreo, en un futuro lejano—, que según Gerardo Pérez Salazar tendrá que ser terminado por la próxima administración estatal.


A esto se uniría el suministro de servicios logísticos combinados con un recinto
aduanero de fiscalización que pretende utilizar las ventajas del nuevo régimen de Aduanas.


Se espera que “La Célula” —o el nodo intermodal logístico y recinto fiscalizado estratégico, como es llamado exageradamente— provoque un punto de concentración del tránsito para consolidar el corredor Ciudad de México-Veracruz y alentar el comercio de la zona Sur-Sureste de México.


Entre las cinco rutas comerciales que se planea serán captadas por “La Célula” se cuentan los corredores Puebla-Progreso, Puebla-Ciudad Hidalgo, Acapulco-Tuxpan, Acapulco-Veracruz, y Altiplano-Arco Norte.

 

 

Las etapas
Entre la planeación del proyecto se especifica que en corto plazo iniciará la construcción de la terminal intermodal de 13.5 hectáreas, el acceso a la vía férrea y la urbanización de la zona de actividades logísticas y una sección de más de 60 hectáreas para el Recinto Fiscal, así como los servicios de agua, telefonía, energía electro y accesos carreteros.


La segunda etapa, que se proyecta entre los años 2009 y 2011, será expandida la terminal intermodal, la urbanización de la zona logística y de servicios, y así se despedirán los marinistas del proyecto.


En la última fase, de los años 2012 a 2014, se planea el crecimiento final de la terminal y la urbanización total de la zona, pero será hasta dentro de 20 años que “La Célula” alcance su desarrollo máximo.

 

 

“Inversionistas lo tienen que ver funcionando”
Para el secretario de Finanzas el proyecto realmente será del agrado de los inversionistas hasta que se eche a andar. Muy pocas empresas son las interesadas al momento. Al respecto fue abordado el funcionario.


—¿Ya se tienen empresas interesadas en instalarse?
—Estuve desayunando con gente de una empresa inglesa, interesadas en poner aquí una fábrica y un gran centro de distribución, y vamos a seguir trabajando. Ya hay dos compañías interesadas en manejar una la Terminal intermodal y bueno, yo creo que una vez  que vean el proyecto arrancado, muchas de las empresas con que hablamos estarán interesadas en el tema para instalarse.


Por supuesto, lo que pasa es que las empresas grandes tienen que intervenir en recursos y planeación en su desarrollo en todos sus proyectos futuros y no poder hacerlo en base solamente a que les comentemos que va a haber un proyecto (sic). El proyecto lo tienen que ver funcionando para que ellos comiencen a invertir dinero y lo que podría ser el desarrollo a futuro de este recinto.


—¿Y el acceso aéreo? ¿Se plantea una terminal aérea?
—Se tiene pensado, pero eso entra ya en una cuarta etapa del proyecto. Una vez que se obtenga un máximo desarrollo del proyecto se verá la factibilidad de poner una puerta de carga aérea.
Todo depende de las condiciones que se vayan dando, si es rentable o no. También necesitamos ver el desarrollo que tenga el aeropuerto de la ciudad de Puebla, que solamente está condicionado a la parte de pasajes.
—Se decía que no era viable, según el proyecto inicial…
—Cambiarán las cosas con el tiempo. En un futuro. Seguramente con la nueva terminal de carga del aeropuerto de Puebla y el desarrollo de la industria de carga aérea va a crecer. Yo creo que ya le tocará a la próxima administración.
—¿Cómo será el convenio con empresas ferroviarias?
—Se está checando con una empresa de Kansas City y con la otra empresa inglesa que quiere instalarse aquí. La gente de Kansas City, que está realizando el Nafta Rail Serial, están muy emocionados con el proyecto y básicamente ellos están invirtiendo cerca de mil millones de dólares en lo que es la modernización de toda la vía de aquí hasta Nuevo Laredo. El fin es que los empresarios puedan usar el transporte del ferrocarril como una opción que no se tenía antes. Solamente es modernizarla. Seis kilómetros, en los que van a operar la carga. Transportes Marítimos Mexicanos (TMM) es otra con la que se está platicando.  Lo que les interesa a las empresas es ver la inversión in situ, ver que están las máquinas trabajando y ver que efectivamente sea una realidad lo que se hace aquí en el proyecto. Yo creo que es un proyecto impresionante este que estamos haciendo, somos mil 200 gentes trabajando, como ustedes sabrán. Además estamos aprovechando los nuevos componentes del régimen fiscal para la captación de recursos, de los excedentes se generará más participaciones para Puebla. Por eso vamos a aplicar proyectos como estos porque vamos a tener mejores y más ingresos para el estado de Puebla.

 

 

Expropiarán 300 hectáreas más
Gerardo Pérez Salazar se negó a hablar del pago a ejidatarios de Oriental, y aseguró que al menos se necesitarán 300 hectáreas más para la construcción del proyecto completo de “La Célula”.


Aún existen ejidatarios que se niegan a vender al Gobierno del estado debido a que la Secretaría de Gobernación no ha cumplido las condiciones que los propietarios han impuesto para que sus tierras sean vendidas.


Un grupo de ejidatarios asistió a la zona donde fue colocada la primera piedra del complejo y aseguraron que hasta el momento desconocen en qué consiste el proyecto y admitieron la desconfianza en que realmente se generen empleos y la derrama económica que ayer prometió el gobernador Marín.


Hasta este momento a los ejidatarios de Oriental se les han expropiado 600 hectáreas con  promesa de compra-venta, mientras que del municipio de Tepeyahualco, los ejidatarios han cedido 312 hectáreas.

 

 

Notas relacionadas:

 

- Inician “La Célula”; la terminarán en 20 años

- Mario Marín inicia solo la megaobra de su sexenio

- Colocarán primera piedra La Célula el 11 de julio

- La Célula, un proyecto sin inversión asegurada


 



     PUBLICIDAD