Inicio >> Política >> Desarrollo Social estancado por décadas: Chávez Palma

Desarrollo Social estancado por décadas: Chávez Palma
Criticó que Marín no haya mejorado los índices de marginación, ni siquiera en Nativitas Cuautempan
Efraín Núñez Calderón

 

Advirtió que de continuar el gasto excesivo y poco transparente, el marinismo le puede causar daños graves a la entidad y seguirla rezagando en estos indicadores. Como ejemplo, sostuvo que tan sólo en dos años de gobierno la deuda del estado aumentó en 70 por ciento.

 

El gobernador Mario Marín Torres no ha contribuido al mejoramiento de los niveles de pobreza y marginación en el estado, ni siquiera en la región de donde es oriundo —municipio de Coyotepec—, que de ser considerado medianamente marginado en 1990 pasó a ser altamente marginado en los últimos años, denunció Alejandro Chávez Palma, investigador de la Facultad de Economía de la UAP.


El doctor en Desarrollo Regional, avaló los resultados del Consejo Nacional de Evaluación (Coneval) y del Índice de Desarrollo Humano (IDH), presentado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) que ubican al estado en el cuarto lugar en rezago social y en el sexto lugar de IDH, respectivamente.


En entrevista con Cambio, Chávez Palma advirtió que de continuar el gasto excesivo y poco transparente del gobierno estatal, al finalizar el sexenio actual los daños en contra de la economía del estado pueden ser de altas magnitudes.


En ese sentido, indicó que en sólo dos años el marinismo ha incrementado la deuda pública estatal en 70 por ciento, misma que actualmente asciende a más de 4 mil 600 millones de pesos: “El municipio de Coyotepec, donde se ubica la junta auxiliar de Nativitas Cuautempan, en 1990 tenía grado de marginación media. 18 años después tiene un nivel de alta marginación. Mario Marín no puede ni mejorar las condiciones de su comunidad, es una vergüenza porque él era funcionario desde ese entonces. Esto debería de preocuparle sobre todo porque su discurso se basa en reivindicar a los indígenas.”


En la opinión de este investigador, si continúa el gasto discrecional de recursos sin que haya una preocupación real por la pobreza, es muy posible que al finalizar la presente administración, Puebla retroceda más lugares en rezago social.


Asimismo, manifestó que Alejandro Armenta Mier, secretario de Desarrollo Social (SDS) no debe presumir de que el municipio de Eloxochitlán dejó de ocupar el primer lugar en pobreza y marginación, pues dijo que aunque ahora ocupe el lugar 20, no existe un avance significativo respecto a los más de 2 mil 400 municipios a nivel nacional:


“Tenemos al quinto municipio más rezagado en pobreza patrimonial. No hay avances significativos en Eloxochitlán, es engañoso, porque continúan las condiciones estructurales de marginación y pobreza.”

 

Políticas sociales infructuosas


En un estudio titulado “Análisis y Propuesta sobre Marginación, Pobreza y Desigualdad en el Desarrollo Social Local”, presentado hace unos días en el Programa Institucional de Megaproyectos de la UAP, Chávez Palma evidencia que de 1990 a la fecha los datos sobre la cantidad de municipios en alta y muy alta marginación no han tenido mejoras sustanciales.


Según datos del Coneval, INEGI y el Consejo Estatal de Población (Coespo), en 1990 Puebla contaba con 36 municipios en muy alta marginación, 105 en alta, 53 en media, 22 en baja y sólo uno —la capital del estado— en muy baja marginación.


Los últimos datos consultados por el investigador en 2005, evidencian la existencia de 29 municipios en muy alta marginación, 124 en alta —más que en 1990 en este rubro—, 48 en media marginación, 12 en baja y cuatro en muy baja marginación.


Hay que decir que los 153 municipios de alta y muy alta marginación en 2005, es un número mayor a los 136 municipios ubicados en dichos rangos en 1990.


En ese lapso de más de 15 hubo un crecimiento coyuntural del estado en 1995, principalmente propiciado por los efectos de las políticas económicas de la década de los 80, cuando la apertura comercial y la influencia de la globalización no condicionaban la macroeconomía mexicana.


En el año referido, Puebla tuvo la histórica suma de sólo seis municipios considerados en muy alta marginación, 47 municipios se encontraban en alta marginación, el mismo número se hallaba en media. Sin embargo, 107 municipios se encontraron en el rango de baja y 10 en el de muy baja marginación.


Chávez Palma considera que estos datos son producto de la implementación de políticas sociales infructuosas en el estado, situación que se ha venido dando en diferentes sexenios no sólo a nivel estatal, sino también en la Federación:


“Estos datos denotan que desde los últimos 18 o 20 años se ha registrado una estacionalidad de la pobreza. El desarrollo local ha quedado deteriorado, sin posibilidades de ser sostenible. En los indicadores del 90 y los actuales, Puebla está en las mismas condiciones. Se han destinando recursos multimillonarios pero no ha habido efectividad en el gasto. El país está dividido en dos, Puebla forma parte de los estados del sur sureste (…) el término de la focalización es criticable porque asume a los que reciben los recursos como objetos, no hay padrones definidos en el DIF y Sedesol. No hay continuidad de las políticas además de que se gasta la mayor parte del presupuesto en el gasto corriente.”

 

Las remesas de los migrantes han impedido el colapso económico


Otro más de los datos reveladores de la investigación de Chávez Palma es el referente a los datos de emigración en Puebla desde 1999. Actualmente hay 2 millones 265 mil poblanos en la unión americana, la mayor parte de los cuales, más de un millón de habitantes, se ubica en las regiones de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Massachussets y Washington.


La entidad ocupa el quinto lugar a nivel nacional en recepción de remesas, sumando en 2006 un total de mil 332 millones de dólares por este concepto, lo anterior según datos de la Oficina del Migrante del gobierno del estado de Puebla.


En gran medida, estas cifras económicas equivalen a los recursos que Puebla recibe por concepto del Ramo 33. Por esta razón, el investigador considera que de no ser por las remesas que mandan los migrantes poblanos y al comercio informal, no sólo la economía local, sino la nacional, no han colapsado hasta el momento.


De igual forma hay que decir que según el IDH de la ONU, una forma de estimar el grado de marginación y pobreza de cada región se encuentra en los índices de migración, que en la entidad se agudiza cada año. Como ejemplo basta decir que el municipio de Coyotepec, de donde es oriundo el gobernador, en 1990 tenía más de 2 mil habitantes, mientras que para 2005 había mil 240, es decir, hubo una emigración neta de más de mil personas.

 

Diagnóstico y propuestas de política social


En el diagnóstico, el investigador realiza acotaciones relacionadas con el retroceso en el estado de los componentes de ingresos, salud y educación, situación que ha propiciado que un buen número de municipios de Puebla presente condiciones similares a las de medio oriente.


Lo anterior contrasta con las condiciones similares a ciudades europeas que se presentan en la capital del estado. Su propuesta se basa en que la reducción de la pobreza y la marginación no sólo se logra con políticas “que combatan la pobreza en sí misma”, sino en gran medida, la desigualdad.


Y es que en su opinión esta condición hay propiciado la vulnerabilidad de las personas con menos recursos a un delito, así como la dificultad de que éstas accedan a condiciones de equidad en la justicia.


Otra de las propuestas del estudio es que se cree en Puebla un organismo similar al Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval), el cual debe incorporar de inicio al menos ocho de los indicadores establecidos en la Ley General de Desarrollo Social.


De igual forma señala que la Ley Federal y Estatal de Desarrollo Social debe contemplar que con los recursos del Ramo 33 destinados para los 53 municipios poblanos de alta prioridad, se lleve a cabo obra pública con materiales, mano de obra y técnicos de la región.


Asimismo, conmina a los legisladores federales a verificar por medio de la Auditoría Superior de la Federación, si en efecto los recursos destinados al desarrollo social son bien gastados.


Por último, Alejandro Chávez Palma advirtió que mientras el modelo económico imperante en México no cambie, los estados del sur-sureste del país seguirán marginándose. En ese sentido, criticó que los gobernadores de estos estados, entre ellos Puebla, lleven a cabo políticas que marginan el desarrollo social a pesar de manejar un discurso progresista, que en su opinión es una fachada.

 

 

 

 

Notas relacionadas:

 

 

- Desarrollo Social estancado por décadas: Chávez Palma

- Marín no ha podido mejorar los indicadores de Desarrollo Social

- No podemos constatar avances, reconoce Alejandro Armenta

- Puebla a la baja, es el sexto estado más pobre

 



     PUBLICIDAD