Inicio >> Estado >> Malformaciones en niños de Valsequillo, una alteración genética

Malformaciones en niños de Valsequillo, una alteración genética

Familia explica procedencia de los seis dedos en sus descendientes

“Los males congénitos que presentan los niños de la comunidad  San José Tejaluca no es por el contacto (sic) que tienen con las aguas de Valsequillo, que ciertamente están contaminadas y provocan leucemia, sino por los casamientos entre hermanos, primos y familiares.” - Mario Marín, gobernador de Puebla

 

 
Las malformaciones en los niños de San José Tejaluca no son consecuencia del agua contaminada de Valsequillo, sino una situación genética, informó Andrés Paz Paz, la máxima autoridad en esta comunidad.

 

Familiares demandarán a Reforma
Todo ello después de que un reportero del periódico Reforma publicó una nota, en la cual se manifestó que había por lo menos 50 casos de niños que tenían seis dedos, consecuencia del agua contaminada del lago de Valsequillo, lo que alarmó e indignó a la población, pues según Andrés Paz el caso de los infantes con seis dedos es un problema que ha pasado de generación a generación. Afirmó que demandarán al periodista de Reforma por publicar falacias, así como por valerse de un menor de edad para llevar la primera plana de un diario nacional, pues refirió que es ilegal fotografiar y entrevistar a un niño sin la autorización de sus padres.

 

Además, la directora de la escuela primaria donde estudia el menor levantará un acta, ya que es mencionada en esta nota, y detalló que nunca fue entrevistada por nadie, así que negó lo publicado en Reforma. El juez de paz reiteró que por ser la máxima autoridad de la población no permitirá que alguien más se acerque a tomar fotografías.

 

 

El problema es genético; aseguran vecinos y especialistas
El juez de paz también insistió en que el problema genético viene desde el abuelo del niño, quien tiene más de 60 años, así que nació antes de que la presa se construyera: “La edad del abuelito del niño es mayor que la antigüedad de la presa, y no son 50 casos de menores de edad que tienen seis dedos, porque es una situación exclusiva de una familia de esta comunidad, porque el papá también tiene seis dedos, el abuelo y otros familiares”.


Por otro lado, una mujer de esta localidad, quien pidió la gracia del anonimato por temor a represalias, coincidió con Andrés Paz, puesto que es una situación genética y hereditaria. Recalcó que este problema se presenta en la familia Paz, es decir, en los parientes de la máxima autoridad del pueblo. Asimismo, argumentó que la mayor parte de la comunidad son miembros de este linaje, ya que se han casado primos con primos, tíos y sobrinos, además de otras relaciones entre los integrantes de la familia. Esta vecina considera que las relaciones entre personas de la misma sangre han causado las malformaciones.

 

 

Las autoridades federales hacen revisiones constantes en la zona
A esta versión, se agregó Orlando García Martínez, verificador sanitario de la Secretaría de Salud Federal, quien llegó al lugar junto con otros compañeros para realizar pruebas de muestra en los abastecimientos de agua en la localidad. El funcionario de la SSA está de acuerdo con que sea “una degeneración genética”, así que no consideró que el problema de las personas con seis dedos sea por el agua contaminada. Sin embargo, dijo que había posibilidades mínimas de que fuera así: “Debe pasar demasiado tiempo para que hayan rasgos patológicos o físicos de alguna malformación. Es muy difícil que afecte genéticamente”.


Puntualizó que las enfermedades más frecuentes a consecuencia del agua contaminada son:

gastrointestinales, o cólera, malestar que a decir de él tiene siete años que no se manifiesta entre la población que vive en las orillas de la presa.


Por esta razón, según Orlando García Martínez la SSA hace constantes revisiones en los pozos y abastecimientos de agua en las localidades aledañas al lago, y harán exámenes físicos y químicos para detectar la existencia de plomo en el agua. Reconoció que a raíz de las publicaciones acerca de la contaminación del lago, las autoridades de Salud decidieron monitorear a las comunidades: “Desde hace 15 días se realizan monitoreos en la presa de Valsequillo, todo ello por los estudios de la UAP, que recién publicaron distintos medios de comunicación, en los cuales se pone en tela de juicio la presencia de metales pesados en el lago”, detalló el servidor público de la SSA.


También explicó que cada mes hacen monitoreos de agua de contacto, y trabajan conjuntamente con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y con el Soapap (Sistema Operador de Agua Potable de Puebla).


El delegado de la Propiedad Federal de Protección al Medio Ambiente, Juan Pedro Rodríguez Torres, dijo que esta dependencia quiere ser prudente con los manejos de los estudios de la Upaep y la UAP hasta que no estén debidamente acreditados y demuestren la calidad de las investigaciones, pero no los descalifica. Sin embargo, mientras no lo hagan no se les podrá dar seguridad a la ciudadanía, también informó que los sedimentos donde se localizan los metales pesados le han ganado el 40 por ciento a la profundidad del lago, por lo que mantienen una constante verificación en las empresas que producen este tipo de materiales.

 

Aseguró que la Profepa no tiene nada que ver con el problema de salud pública, pues eso ya no le compete a esta institución.

 

 

Los vecinos reconocen que el agua está contaminada
Andrés Paz infirió que desde hace muchos años la población no consume el agua de la presa, ya que tienen potable, pero no abastece a toda la comunidad. Deben comprar pipas para que todas las personas de San José Tejaluca puedan consumir el vital líquido con toda certeza, incluso reconoció que el lago está sumamente contaminado: “Está muy contaminado, entran aguas sucias… Antes los peces se podían comer, pero ahora ya no, y hay algunas personas que van a lavar al río, pero hasta el momento no se han enfermado”, aseveró Paz.


Ésta no es la única deficiencia de los servicios públicos del estado, pues cuentan con un centro de salud, pero no hay doctores, sólo atiende una mujer que ha recibido cursos de primeros auxilios, y los médicos visitan la población cada quince días, o cada mes. Además, si se llega a presentar una situación de emergencia, deben avisar a la comunidad más cercana que Los Ángeles Tetela, que se encuentra a 20 minutos de San José Tejaluca, y que tampoco cuenta con la infraestructura necesaria para atender una emergencia considerable.


Un hecho es que la población de esta comunidad está molesta e indignada pues se violentó la privacidad de un niño, y ya no permitirán que nadie lucre con sus necesidades, sin importar de quién se trate.

 

 

Los vecinos ya no permitirán que se viole su privacidad
El equipo de Cambio fue perseguido por una camioneta 4 x 4 con la intención de sacarlo del pueblo, lo cual demuestra que las personas de San José Tejaluca ya no permitirán que violen su privacidad. La persecución finalizó metros antes de llegar a las compuertas de la presa de Valsequillo.


Aquí el audio de una de las conversaciones entre el equipo de Cambio con un hombre del lugar:


—¿Qué quieren aquí? —Aseveró el hombre.
—¿Usted es el juez de paz?
—¡No! ¿Para qué lo quieren?
—Pensamos que era usted, porque trae una camioneta parecida a la de él.
—Él es mi hermano, ¿para qué lo quieren?
—Ya lo vimos hace rato, estuvimos platicando con él.
—Miren, si no se largan los vamos a chingar, hijos de… De verdad los vamos a chingar, mejor váyanse.


Después de esta discusión, se decidió abandonar el lugar, pero este hombre a bordo de su camioneta siguió a toda velocidad el automóvil en el que viajaban los reporteros.

 

 

Notas relacionadas:

 

- Malformaciones en niños de Valsequillo, una alteración genética

- Reconoce Marín que polución en Valsequillo provoca leucemia

- Desestima Castillo coctel radioactivo

- Quitan cerco sanitario en Lago de Valsequillo

- Instala Secretaria de Salud cerco sanitario en Valsequillo

- Imposible desazolvar el lago de Valsequillo: especialistas

 

 

 



     PUBLICIDAD