Inicio >> Estado >> “Concho”, una historia de éxito y traición

“Concho”, una historia de éxito y traición

Reseña de un líder campesino 

 

 

Debido a la violencia en contra de Concepción “Concho” Colotla el pasado lunes en Casa Aguayo, se hizo una revisión del pasado político de este dirigente con la intención de mostrar los motivos por los que la comunidad que Tepeaca denostó a su ex líder campesino, a quien en su momento consideraran un caudillo.  


Concepción “Concho”Colotla nació en San Pablo Tepeaca,  región comercial del centro del país que pretende, desde hace seis años, consolidarse como uno de los corredores comerciales en cuanto a la venta de verduras en el país. La filiación política de “Concho” va desde el vínculo con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Pardito de la Revolución Democrática (PRD), la Unión Campesina Emiliano Zapata Vive (UCEZV) y a recientes fechas con el gobierno de Mario Marín Torres. A continuación se trascriben  algunas de las declaraciones y hechos que hablan de este líder campesino que el pasado lunes fue calificado, por habitantes de Actipan, como un marinista. 

 

 

Antecedentes
Corría el año de 2001.  El cataclismo católico, Apocalipsis, había sido erradicado de la mente de los habitantes del orbe. El filme gringo Jacks ass, un monumento a los programas televisivos basura (Garbage TV),  se estrenaba en las salas de cine en México, donde Amores perros era la gran ilusión para ganar el Óscar a mejor película extranjera, dirigida por “El Negro Iñárritu”. Filme que marcaría el rumbo definitivo de la carrera del ex locutor de la mítica estación radiofónica Radioactivo. El grupo Molotov había hecho estremecer a las conciencias mexicanas con su temible producción debut Dónde jugarán las niñas.


El 23 de mayo, “Concho” anunció que mil campesinos de San Pablo Actipan, comunidad del municipio de Tepeaca, renunciarán a su militancia en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como respuesta al intento del Gobierno del estado de despojarlos de sus tierras para destinarlas al proyecto Milenium.


Concepción Colotla ya era conocido como caudillo, era líder de la Unión de Campesinos Emiliano Zapata (UCEZ). Y manifestó que, en su caso, acaba con más de 20 años de pertenecer al PRI, después de convencerse de que todos los gobiernos priistas “sólo se han dedicado a robar” y se han olvidado de los campesinos. Amagó con que los campesinos de aquella región del estado se unirían al Partido de la Revolución Democrática (PRD) por el apoyo recibido del diputado perredista Teodoro Lozano Ramírez.


Concepción Colotla y Teodoro Lozano dijeron que la UCEZ no será desarticulada por las amenazas del gobierno de proceder penalmente contra los campesinos que la semana pasada retuvieron en San Francisco Mixtla a dos funcionarios de la Dirección General del Gobierno, ya que la oposición al Proyecto Milenium proviene de más de 5 mil campesinos de las regiones de Tepeaca y Tecamachalco. En ese sentido, estos dirigentes afirmaron que estaban listos para ir a la cárcel. Meses después  el perredista Lozano, nacido en Acapulco,  moriría en un accidente automovilístico. Retaron al Gobierno estatal: “Si el gobierno del estado pretende encarcelar a los miembros de la UCEZ, tendrá que disponer de 3 a 6 mil celdas”.


En 2001, 14 de septiembre, a tres días de que las Torres Gemelas del WTC de Nueva York fueran destruidas por un ataque terrorista y justo cuando el entonces presidente Vicente Fox afirmó, en su programa de radio, que de todos los instrumentos del Gobierno Federal, para apoyar a las empresas, están poniéndose en marcha. “Se desarrollan programas que verdaderamente vienen a atacar otro de las grandes solicitudes del sector empresarial: un financiamiento adecuado para el desarrollo y la mejora continua de las empresas. Pero sobre todo, nos informan, que las pequeñas y medianas empresas, las propias, aportan el 50 por ciento del Producto Interno Bruto PIB”, explicó.


 El mundo tenía la imagen de las torres cayendo, de hombres que se suicidan lanzándose por el piso 110 de un edificio, y en nuestro país, el jefe máximo de las Fuerzas Armadas de México, veía un futuro promisorio, en tanto que  Colotla criticaba el proyecto progresista del entonces gobernador Melquiades Morales, quien pretendía comprar terrenos agrícolas de Tepeaca y, en se momento,  “Concho” argumentaba: “El gobierno nos propone bienestar y progreso, para ello busca el establecimiento de empresas que nos darán trabajo de obreros, pero no necesitamos trabajo, estas tierras son muy productivas, aquí no hay miseria. Mejor que se lleven su proyecto a la Mixteca, allá sí lo necesitan (en referencia al inconcluso completo arquitectónico y cultural Milenium). La verdadera razón es que el gobernador Melquiades Morales quiere hacer negocios con los empresarios”.   


Concho defendía las tierras, el proyecto milenario de trabajar como labrador mientras que las pantallas de cine mostraban el apabullante filme de Ridley Scott, Gladiador. El cual ganó seis premios Óscar en el 2001. Se hablaba de justicia por todas partes, se pensaba que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional haría algo por vindicar la marginación de los indígenas. Después de ese año el cine nunca sería igual, los novedosos salones de proyección con sistema dolby stéreo harían espectacular la visión en gran formato de los 24 cuadros por segundo en nuestro país.      


Pare el segundo semestre del 2001, la cercanía de “Concho”el PRD fue notoria. Estuvo muy cerca a Teodoro Lozano, nacido en Acapulco,  quien murió el 9 de agosto de 2001 tras el suplicio de un accidente automovilístico en el kilómetro 133 de la carretera Puebla-Orizaba.  En ese momento, la responsabilidad del movimiento de campesino en oposición al proyecto Milenium, pasa a manos de “Concho” Colotla y Pascual García, quienes aún azorados por la muerte del perredista decidieron unir fuerzas y declararse en contra del entonces gobernador Melquiades  Morales. 


Concho, era sin lugar a dudas, una persona con mayor claridad en cuanto al sentimiento político de izquierda y el 25 de septiembre,  en entrevista para la Jornada de Oriente, Colotla aseveraba que si el proyecto Milenium se concretaba, se perderían 800 hectáreas con la intención de construir un corredor industrial. Dista el entonces dirigente campesino con los golpes que le propinaron en Casa Aguayo el pasado lunes, donde incluso sus opositores lo consideraron un traidor, un abusivo. Hay una foto que resume la violencia contra el vencedor del proyecto Milenium, donde Colotla, ya con arañones en el pecho, avienta uno que otro puñetazo con miras a evitar más daños en su físico.    

 

 

El logro
A un año de la clausura del proyecto Milenium, el 5 de septiembre de 2002, “Concho”se mantiene firme en cuanto a la defensa de las tierras y la comunidad de Tepeaca lo ratifica como un líder moral.  Se mantiene como dirigente de la  Unión Campesina Zapata Vive. “El gobierno de Puebla aún no devuelve las tierras de cultivo a campesinos y ejidatarios que iban a ser afectados”, aseguró Concepción Colotla.


Explicó que las negociaciones estaban detenidas. “Los funcionarios tienen la ventaja de aprovecharse de ellos, los campesinos, porque no saben hablar de lo que quieren”, justificó el dirigente al solicitar que las negociaciones sean con “todos en bola”. Obtiene prebendas políticas. Se hace un hombre de estatura moral. Y en una gira, el gobernador Melquiades anuncia en una gira de gobierno la clausura de Milenium. Los campesinos ganan. Pero la historia no termina.

 

El presente
El pasado lunes, “Concho” fue agredido, vituperado y denostado.  Las mismas huestes campesinas que años atrás respaldaron sus decisiones en esta ocasión le dieron la espalda.


Ahora, molestos por el enriquecimiento ilícito que ha logrado a costa del gobierno marinista. “¡Eres un ratero!”, gritaban. Encararon a Colotla mientras llegaba a Casa Aguayo, e intentaron impedirle su ingreso dándole golpes. Él respondió golpeando.


Aproximadamente 50 pobladores de San Pablo Actipan arribaron a  las 11 de la mañana a Casa Aguayo para realizar una protesta contra quien en el sexenio de Melquiades Morales se opuso al Plan Puebla Panamá, además fue defensor de sus demandas, ilusionador optimista de la ventura posible.


El edil Tomás Zárate Ocotlán, auxiliar de San Pablo Actipan, acusó a Colotla de agredir a los habitantes de la comunidad quienes se inconforman contra el enriquecimiento logrado con los negocios, prebendas y obras que obtiene de parte del Gobierno de Mario Marín.


Los manifestantes reclamaron que Colotla se haya apropiado de un panteón que está en un terreno ejidal. Destacaron que el dirigente del movimiento Emiliano Zapata Vive pretende cobrar 3 mil pesos a cada persona que quiera sepultar un muerto.


Tras las acusaciones en su contra, Colotla y su hermano se liaron a golpes con pobladores inconformes entre quienes se encontraban algunas mujeres. El activista respondió con empujones y golpes a puño cerrado en contra de Celerina Ocotlán Santana, una mujer de avanzada edad quien visiblemente molesta le reclamó arbitrariedades. Y se reavivaron los golpes entre ambos bandos.


“Concho” y su hermano buscaron resguardo en Casa Aguayo; se refugiaron en la sede del gobierno estatal.
Este 2007, Felipe Calderón declara la guerra al narcotráfico, cuando The Who acaba de venir al país y la rúbrica cinematográfica de los mexicanos en el extranjero es venturosa, un asiático tomó un arma y liquida  varios escolapios. Y hoy, “Concho, lejos de su filia de antaño, no sólo se burla de los campesinos, sino que los golpea. Parafraseando el epígrafe de Irreversible (2003) de Gaspar Noé, a propósito de este variopinto líder poblano, se dirá: “El tiempo lo destruye todo, incluso las ideas escritas con sangre de otros”. Y apropósito de la anunciada reunión de Timbiriche, se piensa que una de las canciones lleva una dedicatoria para este singular personaje de quien se habla y escribe tanto: “Besos de ceniza, alma quebradiza. Ojos de inocente, corazón que miente”.    

 

 

LLAMADOS

El 23 de mayo, “Concho” anunció que mil campesinos de San Pablo Actipan, comunidad del municipio de Tepeaca, renunciarán a su militancia en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como respuesta al intento del Gobierno del estado de despojarlos de sus tierras para destinarlas al proyecto Milenium.
Colotla criticaba el proyecto progresista del entonces gobernador Melquiades Morales, quien pretendía comprar terrenos agrícolas de Tepeaca y, en se momento,  “Concho” argumentaba: “El gobierno nos propone bienestar y progreso, para ello busca el establecimiento de empresas que nos darán trabajo de obreros, pero no necesitamos trabajo, estas tierras son muy productivas, aquí no hay miseria. Mejor que se lleven su proyecto a la Mixteca, allá sí lo necesitan (en referencia al inconcluso completo arquitectónico y cultural Milenium). La verdadera razón es que el gobernador Melquiades Morales quiere hacer negocios con los empresarios”.   


A un año de la clausura del proyecto Milenium, el 5 de septiembre de 2002, “Concho”se mantiene firme en cuanto a la defensa de las tierras y la comunidad de Tepeaca lo ratifica como un líder moral.  Se mantiene como dirigente de la  Unión Campesina Zapata Vive. “El gobierno de Puebla aún no devuelve las tierras de cultivo a campesinos y ejidatarios que iban a ser afectados”, aseguró Concepción Colotla.

 

 

Notas relacionadas:

 

- Reciben a “Concho” Colotla a golpes en Casa Aguayo

 



     PUBLICIDAD