Inicio >>Inconsistencias empañan al Centro Expositor

Inconsistencias empañan al Centro Expositor
Empresarios critican la falta de claridad en el proceso de licitación
Efraín Núñez Calderón

 

A unos días de comenzar a edificarse, el precio de la obra se elevó a mil millones de pesos y es probable que sea beneficiada una empresa extranjera con la edificación de la obra

 

A unos días que termine el proceso de licitación del Centro Expositor, una serie de inconsistencias rodean esta magna obra del marinismo. El costo de la construcción ascendió a más de mil millones de pesos debido a que la Secretaría de Finanzas no tomó en cuenta en el costo inicial el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Asimismo, los miembros del Consejo del ISN están criticando la falta de transparencia en la planeación de esta obra.


Por si fuera poco, el proceso de licitación es corto, a pesar de la magnitud de la obra, pues contempla un periodo de menos de un mes para que las empresas interesadas se inscriban. Más aún, el Colegio de Ingenieros del estado de Puebla, reconoció que ninguna empresa en Puebla cuenta con el capital contable requerido —de más de 200 millones de pesos— para participar en el concurso, por lo que es muy probable que la empresa ganadora no sea poblana ni mexicana, sino extranjera.


El pasado 19 de septiembre, con dos meses de retraso, Javier García Ramírez, publicó la licitación del Centro Expositor. Días antes el gobernador Mario Marín señaló —contrario a lo que se tenía contemplado— que el presupuesto para la construcción del inmueble saldrá de la autorización de endeudamiento por más de 3 mil millones de pesos y no del Consejo para el Desarrollo, Industrial, Comercial y de Servicios, que maneja el Impuesto Sobre la Nómina.


A pesar de que en un principio se dijo que la obra quedaría concluida en un año, las bases de la licitación publicada en el periódico El Sol de Puebla, evidenciaron que el tiempo de ejecución de la obra duraría 720 días, comenzando los trabajos el 15 de octubre de 2007 y culminando el 3 de octubre de 2009.


Cuando se anunció la construcción de este recinto, se dijo que tendría un costo no mayor a los 600 millones de pesos, posteriormente la suma quedó en más de 800 millones de pesos, es decir, 80 millones de dólares.
El retraso en la elaboración del proyecto ejecutivo provocó la molestia de miembros del Consejo del ISN como Juan José Rodríguez Posada, líder del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), quien pidió celeridad en la preparación de este plan:


“Ya deberíamos estar avanzando. El problema es dónde está la licitación y el arranque, porque dimos una opinión favorable. En este caso esperemos que empiecen a licitar y a contratar. Hay lentitud en el proceso, producto de la burocracia o de no sé qué cosa, pero tendremos que trabajar más rápido”, dijo el empresario el pasado 10 de julio.


De igual forma, las autoridades han abierto la posibilidad para que uno de los proyectos que está promoviendo con mayor fuerza la administración marinista sea administrado por la gente de la Messe de Frankfurt, lo anterior bajo el argumento de que cuentan con la experiencia suficiente en el ramo.

 

Licitación amañada


Con base en esta información, el constructor Eduardo García Suárez denunció que la licitación de esta obra está amañada en función de que se establece una cláusula que imposibilita a las constructoras locales para realizar la obra, debido a que se les requiere un capital contable de 250 millones de pesos.


Quien fuera uno de los principales precursores de la Feria de Puebla, consideró un “terrible error” la construcción del Recinto Expositor, en función de que serán “derribados” 300 millones de pesos, cantidad que costó la edificación del Recinto Ferial, el cual tomó tres décadas de construcción.


García Suárez manifestó que si la administración del inmueble se queda a cargo de la Messe de Frankfurt —empresa que a decir del gobierno estatal supervisará la construcción— los beneficios, más que ayudar al crecimiento económico del estado, se quedarán en manos de intereses extranjeros:


“El que se lleve a cabo la construcción por llave en mano, propiciará que ese edificio se le quede a los alemanes. Porque si ellos hacen la inversión, meterán a sus abogados para tener el asunto totalmente controlado. En Puebla no hay empresas que tengan ese recurso unitariamente, a lo mejor un grupo. Por los términos de la convocatoria se puede concluir que esto ya está asignado. Los constructores de Puebla no tienen posibilidades, y si vienen los alemanes traerán su compañía y harán su obra, a lo mejor los constructores poblanos harán las obras complementarias”, indicó.

 

 

Los beneficiarios serán los extranjeros


En una entrevista concedida a este diario publicada el 24 de septiembre, García Suárez manifestó que es claro que el interés que ha expresado el gobierno estatal en el sentido de buscar que la Messe de Frankfurt administre el Centro Expositor, bajo el argumento de que es una de las empresas con más experiencia en el ramo, demuestra que los beneficiarios, además de un grupo reducido de empresarios poblanos, serán los intereses extranjeros.


El 25 de septiembre, Francisco Rodríguez Reyes, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del estado de Puebla, se sumó a las críticas de miembros del ramo de la construcción contra Javier García Ramírez, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Sduop), por publicar una licitación con cláusulas que dejan sin oportunidad a las empresas poblanas para participar en la edificación del Centro Expositor.


Rodríguez Reyes coincidió en que muchas constructoras poblanas pueden quedar fuera de este concurso en función de que no cuentan con el capital contable requerido, además de que el tiempo de la licitación es relativamente corto, por lo que las empresas no alcanzan a unirse para conseguir los montos necesarios:


“Es lamentable que sólo haya unos tres o cuatro constructores poblanos que tienen la capacidad para incluirse en esto. Desgraciadamente es muy posible que se inscriban constructoras de fuera o incluso internacionales y que puedan ganar. Esto es cuestionable, la licitación se debió haber dividido en varias especialidades, en forma desafortunada pueden quedar excluidos muchos constructores poblanos y el beneficio sólo es para grandes firmas”, dijo.

 

 

CCE critica falta de claridad y omisiones del marinismo


Días posteriores a la publicación del concurso, Juan José Rodríguez Posada, miembro del Consejo del ISN y presidente en Puebla del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), criticó la falta de claridad de los acuerdos que el gobierno del estado está teniendo con la Messe de Frankfurt:


“Debemos estar muy pendientes respecto de quién va administrar el Centro Expositor para asegurar que haya el retorno. Hay una perfecta ignorancia de todos respecto a qué acuerdos hay. Si tú tienes un buen contrato hay compañías internacionales que te prestan sobre el futuro contrato y se puede hacer de muchas formas en las que no se graven las finanzas del estado y se tenga el recinto ferial en condiciones.”


En la opinión de este empresario, se debe licitar no sólo la obra sino la operación del recinto para que las empresas participen y se tome la mejor opción. Asimismo, confió en que los trabajos de construcción se lleven a cabo en el menor tiempo posible y que la licitación de la obra sea con la debida transparencia.


Aseveró que el apoyo del Consejo para el Desarrollo Industrial, Comercial y de Servicio dependerá de que la Sduop presente la cédula: “Vimos una oportunidad con el Centro Expositor, más de 31 millones de pesos se aportaron para los estudios. Debe haber transparencia en cuanto a la licitación. Debe ser una empresa fuerte.

 

La preocupación es que se trata de licitaciones en las que hay más de 100 empresas concursando pero resulta que se descalifica y nada más queda una. Esperamos que sea abierto que participen todos y que sea de manera transparente”, indicó.


El pasado jueves, el propio Rodríguez Posada tronó contra la administración estatal al señalar que es “inocente” e “infantil” que la Secretaría de Finanzas no haya sumado el IVA en el costo inicial del proyecto, por lo que la obra tendrá un costo superior a los mil millones de pesos.


Y es que el pasado 3 de octubre, Gerardo Pérez Salazar, secretario de Finanzas y Administración reveló que el costo total del Centro Expositor será de mil millones de pesos y no de más de 800 millones de pesos, como se tenía previsto desde un principio.


La razón que dio el funcionario estatal fue que en el costo inicial no se contempló el Impuesto al Valor Agregado, el cual tiene que pagarse. Lo anterior provocó que uno de los miembros del Consejo para el Desarrollo, Industrial, Comercial y de Servicios, Juan José Rodríguez Posada criticara que no haya sido contemplado este gravamen:


“No creo que en el presupuesto que salió del estudio —con un costo de 32 millones de pesos— no esté contemplado el IVA. Ese estudio arrojó que el costo sería de más 800 millones de pesos. Lo anterior denota poca capacidad en este asunto. Debemos tener más precisión de las cosas.”

 

 

 

 

Notas relacionadas:

 

- Truena Juan José Rodríguez vs la Secretaría de Finanzas

- Siguen las quejas contra licitación de Javier García

- Con 2 meses de retraso, publican licitación para centro expositor

- García Ramírez amaña la licitación de la nueva feria

 


 



     PUBLICIDAD