Inicio >> Estado >> Javier García lanzó licitación amañada, dice García Suárez

Javier García lanzó licitación amañada, dice García Suárez
El constructor denuncia que hay una cláusula que imposibilita a las empresas poblanas para participar en la construcción del Centro Expositor
Efraín Núñez Calderón

 

Juan José Rodríguez, miembro del Consejo del ISN y presidente en Puebla del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), criticó la falta de claridad que de los acuerdos que el Gobierno del estado está teniendo con la Messe de Frankfurt

 

Javier García Ramírez, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Sduop), habría amañado la licitación del mega proyecto marinista, el Centro Expositor, al establecer una cláusula que imposibilita a las constructoras locales, para realizar la construcción, debido a que se les requiere un capital contable de 250 millones de pesos, denunció el constructor Eduardo García Suárez.


Por su parte, Juan José Rodríguez Posada, miembro del Consejo para el Desarrollo Industrial, Comercial y de Servicios, criticó la falta de transparencia respecto a los acuerdos del Gobierno del estado con la Messe de Frankfurt, por lo que exigió que se abra una licitación para que una vez terminado el inmueble, se escoja la mejor opción para administrarlo.


La licitación para construir el nuevo Centro Expositor —que sustituirá a la Feria de Puebla y tendrá un costo de más de 880 millones de pesos— generó polémica entre la clase empresarial poblana, la cual criticó al Gobierno del estado por el procedimiento para la adjudicación de la obra.


En entrevista con Cambio, el constructor Eduardo García Suárez aseguró que la licitación a todas luces parece “amañada” y en función del capital contable requerido —250 millones de pesos—, el tiempo en que comenzará la construcción —próximo 15 de octubre—, así como el concepto de “llave en mano”, se evidencia que la obra ya fue asignada a una empresa internacional, muy posiblemente la Messe de Frankfurt o una filial de esta firma. Y es que en su opinión, ninguna constructora local cuenta por sí sola con los 250 millones de pesos requeridos para ingresar al concurso.


Más aún, quien fuera uno de los principales precursores de la Feria de Puebla, considera un “terrible error” la construcción del Recinto Expositor, en función de que serán derribados 300 millones de pesos, cantidad que costó la edificación del “Recinto Ferial”, el cual, tomó tres décadas de construcción.


García Suárez manifestó que si la administración del inmueble se queda a cargo de la Messe de Frankfurt —empresa que a decir del Gobierno estatal supervisará la construcción— los beneficios, más que ayudar al crecimiento económico del estado, se quedarán en manos de intereses extranjeros:


“El que se lleve a cabo la construcción por llave en mano propiciará que ese edificio se le quede a los alemanes. Porque si ellos hacen la inversión, meterán a sus abogados para tener el asunto totalmente controlado. En Puebla no hay empresas que tengan ese recurso unitariamente, a lo mejor un grupo. Por los términos de la convocatoria se puede concluir que esto ya está asignado. Los constructores de Puebla no tienen posibilidades, y si vienen los alemanes traerán su compañía y harán su obra, a lo mejor los constructores poblanos harán las obras complementarias”, indicó.


Hay que decir que un proyecto llave en mano es aquel en el que “el contratista se obliga frente al cliente o contratante, a cambio de un precio, generalmente alzado, a concebir, construir y poner en funcionamiento una obra determinada que él mismo previamente ha proyectado. En este tipo de contrato el énfasis ha de ponerse en la responsabilidad global que asume el contratista frente al cliente (…) En determinados casos, también es posible incluir en este tipo de contrato otras obligaciones posteriores a la ejecución de la obra, como la formación de personal y la asistencia técnica”, según establece la página de Internet www.ilustrados.com.


Lo anterior implica que la obra muy posiblemente sea adjudicada a una empresa con experiencia en la construcción de estos inmuebles, nacional o extranjera. A lo anterior se suma el interés del Gobierno del estado en que sea la Messe de Frankfurt —con experiencia en el ramo en Europa—, la que lo administre una vez que sea edificado.

 

 

Los beneficiarios serán los extranjeros

 

Para García Suárez es claro que el interés que ha expresado el Gobierno estatal en el sentido de buscar que la Messe de Frankfurt administre el Centro Expositor, bajo el argumento de que es una de las empresas con más experiencia en el ramo, demuestra que los beneficiarios, además de un grupo reducido de empresarios poblanos, serán los intereses extranjeros:


“Me imagino que los alemanes, a través de Volkswagen, han hecho alguna promesa. Pero lo que hace falta es que haya empleo en Puebla, beneficios para el estado. El grupo de interés será extranjero con la Messe de Frankfurt sin ninguna necesidad. A Juan José Rodríguez Posada le urgía la licitación para estar en la jugada. Hay proyectos más importantes que éste.”


Indicó que Puebla debe volver a promoverse como un estado industrial, así como dar realce a su cultura, a su arquitectura, es decir, desde su punto de vista, son estos puntos que deben explotarse para mejorar la economía estatal, así como las condiciones de pobreza en la entidad.


Por ello consideró que en el proyecto de “La Célula” tampoco se encuentra la respuesta, debido a que una aduana con estas características sólo tiene auge en las fronteras o en las cercanías del mar: “La Célula no cumple estos requisitos, se puede convertir en un trafique de droga porque comercialmente no funciona. Son proyectos con un afán de hacer obra pero no para dar resultados. Puebla debe explotar su enfoque cultural, su arquitectura”.

 

 

“Consejo del ISN, un grupo de interés”


El cuestionamiento de Eduardo García fue más allá. Y es que para el constructor poblano el consejo que administra el Impuesto Sobre la Nómina —encargado de realizar los estudios técnicos sobre esta obra e instancia que además pueda solventar un porcentaje del proyecto— puede convertirse en un grupo que sólo vele por los intereses de sus miembros.


Para ello refirió que este consejo se comporta como en la última parte de su existencia lo hizo la Junta de Mejoras, organismo creado por empresarios en la década de los 50, que realizó un sin número de obra pública en la ciudad, la mayor parte de ésta para beneficiar a sus miembros:


“La junta se convirtió en un grupo de interés, los directivos de la junta se volvieron urbanizadores. El ISN como está planteado se va a convertir en un grupo de interés porque el espíritu que lo mueve es uno de grupo. En el caso del Centro Expositor los beneficiarios pueden ser los miembros del ISN”.


En ese sentido, sugirió que un error más grande fue dejar fuera de la administración de la feria a los organismos empresariales, ya que este proyecto surgió y tuvo un gran auge mientras fue administrado por los empresarios:


“El presupuesto para la construcción del Recinto Expositor es un dinero a fondo perdido en beneficio de dos o tres inversionistas. Lo que necesitaba la feria es un estacionamiento e involucrar a los organismos empresariales para que no sea una feria de pueblo. Por si fuera poco se habla de que quieren tirar el Auditorio de la Reforma. Otro problema que acarreará es que competirá contra el centro de convenciones para la realización de eventos”.

 

 

CCE critica los acuerdos con la Messe de Frankfurt


Entrevistado por separado, Juan José Rodríguez Posada, miembro del Consejo del ISN y presidente en Puebla del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), criticó la falta de claridad que de los acuerdos que el Gobierno del estado está teniendo con la Messe de Frankfurt:


“Debemos estar muy pendientes respecto de quién va administrar el Centro Expositor para asegurar que haya el retorno. Hay una perfecta ignorancia de todos respecto a qué acuerdos hay. Si tu tienes un buen contrato hay compañías internacionales que te prestan sobre el futuro contrato y se puede hacer de muchas formas en las que no se graven las finanzas del estado y se tenga el recinto ferial en condiciones. La Messe de Frankfurt es uno de los muchos operadores de ferias que hay en el mundo, no es el único, ni el único alemán ni el más importante. Creemos que es como si fuera el clavo ardiendo.”


En la opinión de este empresario se debe licitar no sólo la obra sino la operación del recinto para que las empresas participen y se tome la mejor opción. Asimismo, confió en que los trabajos de construcción se lleven a cabo en el menor tiempo posible y que la licitación de la obra sea con la debida transparencia:


“Hicimos los estudios y se pagaron, apoyamos la idea y estamos sobre de ella. Todavía no sabemos si el Consejo aportará económicamente o no. Nos preocupa que se endeude porque lo que conocíamos al respecto es que se buscaría otro tipo de financiamiento y nos preocupa que la deuda del estado esté intentado crecer. Máxime que debido a los precios del petróleo seguramente vendrán seguros extra para el estado, y si estos recursos los utilizamos para este tipo de obras evitamos endeudarnos, no es que nos den miedo las deudas pero hay que tratar que sea lo menos.”


Aseveró que el apoyo del Consejo para el Desarrollo Industrial, Comercial y de Servicio dependerá de que la Sduop presente la cédula: “Vimos una oportunidad con el Centro Expositor, más de 31 millones de pesos se aportaron  para los estudios. Debe haber transparencia en cuanto a la licitación. Debe ser una empresa fuerte. La preocupación es que se trata de licitaciones en las que hay más de 100 empresas concursando pero resulta que se descalifica y nada más queda una. Esperamos que sea abierto que participen todos y que sea de manera transparente”, indicó.

 


Licitación internacional


Javier García Ramírez, secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Sduop) reconoció que la obra puede ser adjudicada a una empresa internacional debido a que la licitación de la misma tiene ese carácter en función de que se trata de una construcción de altas proporciones y precios.


En entrevista el funcionario estatal indicó que ya se inscribieron varias empresas, aunque no quiso revelar el origen de estas firmas. Explicó que al tratarse de un proyecto de “llave en mano” la empresa tiene la obligación de realizar el proyecto ejecutivo al 100 por ciento y presentar el programa de ejecución de obra que considere de acuerdo al tipo de materiales, a los metros cuadrados de construcción y al tipo de instalaciones:
“Ellos ya nos darán de costo y tiempo para ejecutar los trabajos. Está abierta a nivel internacional. No puedo hablar de asignar, es una licitación es abierta, se les pide que tengan la experiencia porque hay actividades muy especializadas que se tienen que hacer”.


Asimismo, la dirección de Comunicación Social de la dependencia reveló que se le dará el 30 por ciento de anticipación a la constructora que gane la licitación y según el tiempo estimado de construcción se le irá dando el costo de la obra.

 

 

 

 

 

 

 



     PUBLICIDAD