Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Manlio, el salvador

 

 

Una vez más, Mario Marín le debe la vida al vicepresidente de México. Sí, a Manlio Fabio Beltrones, el mismo que lo salvó en la coyuntura del escándalo Cacho y la investigación de la Suprema Corte de Justicia.

 

Y es que el coordinador de los senadores priístas recurrió nuevamente a sus buenas artes negociatorias y detuvo la embestida que los panistas poblanos planeaban contra del gobernador poblano desde la sala de prensa de San Lázaro. La difícil coyuntura que enfrenta el gobierno federal ante la inminente presentación de la iniciativa de reforma energética y las amenazas de perredismo a Juan Camilo Mouriño facilitaron el acuerdo entre la cúpula panista y el príísmo para bajarle al nivel de las acusaciones al gobernador poblano y los intentos de vincularlo con el narcoescándalo. No en balde ayer, cuando los medios nacionales cuestionaban a Paco Fraile, lo único que respondía es “bueno, yo no puedo hacer una afirmación de ese tamaño”.

 

Vaya petardazo de los panistas. Para variar, se echaron para atrás cuando tenían centrado al gobernador poblano. Cuando el gobierno estatal se enteró que el PAN preparaba Fraile y compañía planeaban una ofensiva máxima contra el gobierno estatal con una conferencia de prensa en la que estarían presentes todos los diputados federales y senadores del albiazul, recurrieron al vicepresidente de México para contener la nueva oleada del narcoescándalo. Eficiente, el senador priísta y dueño de la voluntad presidencial detuvo la intentona.

 

¿Cómo?

 

Con una de sus sutiles amenazas. Manlio Fabio Beltrones, el miércoles por la tarde, se comunicó con Germán Martínez, el presidente nacional del PAN. Palabras más, palabras menos, le enteró que sabía de la conferencia de prensa que los legisladores poblanos planeaban realizar.

  1. ¿Es cierto que pedirán que se investigue a Marín?
  2. Creo que sí.
  3. Bueno, Germán, fijate que pensamos que es una actitud sana, pero vayamos más lejos. Vamos a investigarnos todos. Te propongo que investiguemos al gobernador poblano, pero también aceleremos la investigación contra Mouriño. Es cuestión de salud pública.
  4. Manlio, no nos pongas en esa disyuntiva. Sabes que estamos a punto de presentar la iniciativa de reforma energética y eso complicará todo.
  5. Bueno, no mezclemos temas. Hagamos compromisos. Tú sabes cómo actuar.
  6. De acuerdo, yo me encargo.

 

El mismo miércoles, ya por la noche, los legisladores poblanos se entrevistaron con Germán Martínez, le mostraron su arsenal: fotos, notas periodísticas, correos anónimos. Le dijeron que iban con todo y ya había convocado para el jueves a la doce del día. Estarían todos los legisladores poblanos, incluidos Jorge Ocejo, Moreno Valle, Humberto Aguilar y Ángel Alonso Díaz Caneja. Por fin habían encontrado una mina contra Marín.

 

Germán Martínez, evasivo, les señaló que tenían su autorización, pero debían entender la gravedad del momento por la inminente presentación de la iniciativa de reforma energética. Les pidió, primero, que no estuvieran presentes los senadores porque precisamente desde el Palacio de Xicotencatl saldría la iniciativa y podría perturbarse el ánimo de los priístas. A continuación pidió que la conferencia de prensa fuera conducida por una delegación y no por todos los diputados poblanos. Viejo zorro de la política, Paco Fraile entendió al instante que algo había ocurrido y que no tendrían el apoyo del gobierno federal y del PAN en su ofensiva total. Desconfiado, Germán Martínez enteró a Mouriño del acuerdo con Manlio Fabio Beltrones para que desde Gobernación se operara con los medios de comunicación para detener cualquier información contra el gobernador poblano.

 

Con un acuerdo que desconocían, Francisco Fraile, Violeta Lagunes, Toño Sánchez Díaz de Rivera y Guillermo Velázquez se lanzaron al abismo sin paracaídas. La parada fue en el ridículo. Convocada para las doce del día, los diputados se quedaron sentados esperando. Ningún medio nacional ingresó al salón.

 

Pasados unos minutos, los panistas tuvieron que salir a buscarlos en la sala de Prensa de San Lázaro. Los cuestionamiento empezaron, pero nadie, y en especial Paco Fraile, se atrevió a hacer el señalamiento directo. “¿Hubo dinero del narcoalcalde en la campaña de Marín? Yo no podría hacer tamaña afirmación”, respondían mirando al suelo. Después de siete preguntas con la misma respuesta, los reporteros nacionales preguntaron: ¿y usted quién es?

 

Al momento de cerrar esta columna, ningún portal nacional de noticias había retomado la conferencia de prensa de Paco Fraile y compañía. Nadie les informó el operativo de Gobernación federal para parar la noticia. Todo indica que la repercusión será mínima para mañana en diario y noticieros. Vaya ridículo. Y vaya poder de Manlio Fabio Beltrones para salvar nuevamente a Marín.

 

 

*** Ánimos de victimizarse. Sigo creyendo que Lydia Cacho representa una herida abierta en la vida pública de los poblanos. Pero no se vale la exageración en su ánimo de victimización. Su afirmación de que ningún medio poblano quiere hacerle una entrevista por órdenes del gobierno estatal es francamente ridícula. Por lo menos, aquí en CAMBIO, se le ofreció el espacio de siempre con el conducto de siempre.

 

Pero en su estrategia de generar expectativa para su presentación de mañana en el Zócalo era necesario denunciar el cerco informativo, al estilo de López Obrador. E igual que el Peje, lo que quiere son entrevistas cómodas de medios cómodos para no responder a las interrogantes del sospechoso final en la Suprema Corte de Justicia.

 

 

*** Piden investigar a todos los relacionado con El Gavilán. “Somos de Izúcar y estamos preocupados por los acontecimientos. Ojala analice usted esto, pero pensamos que abrir investigaciones respecto a gentes que recibieron apoyo seria bueno para aclarar actos delictivos en nuestro municipio y para prevenir otros, porque es indudable  que los apoyos que dio quien hoy es juzgado por los EU los dio a cambio de algo. Y es raro que en Izúcar  en la administración pasada muchos se beneficiaron de estos "actos bondadosos".

 

“Respecto a lo del alcalde Rubén Gil se debe abrir una investigación en contra del ex presidente municipal Filiberto Guevara ya que se comentó bastante que durante la campaña de este en el 2003 Rubén le apoyó con mas de 80 mil dólares

 

“De la  misma manera abrir una investigación en contra del sr. Ignacio Espinoza Pliego  por enriquecimiento ilícito quien en la administración pasada fue el director de seguridad pública y presumió mucho su compadrazgo con Rubén Gil e inexplicablemente hoy posee varias camionetas de lujo. Este fue el compadre donde se hizo la fiesta donde se aventaron dólares a diestra y siniestra, por cierto hoy funge  como regidor  en la actual administración.

 

“Y finalmente una  investigación en contra de quienes comandan la judicial el AFI y la PGR que indebidamente brindaban protección al alcalde, mismos que hasta la fecha aun están en  el edificio propiedad de éste”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD