Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

División en los cuerpos de seguridad

 

 

No les basta tener a los Zetas operando en la Sierra Norte y en el corredor Tehuacán-Oaxaca. El crimen organizado ya se metió a la cocina y no tenemos Procurador. En ese interregno, lo mejor que se les ha ocurrido a Alejandro Fernández y a Mario Ayón es abrir una brecha en los cuerpos de seguridad pública a partir de la disputa por la Policía Metropolitana. ¿Será lo más prudente cuando a Puebla la invade una sensación inédita de inseguridad?

 

El pleito está servido, y la manzana de la discordia es la Policía Metropolitana, un proyecto concebido y armado por Alejandro Fernández desde el Consejo Estatal de Seguridad Pública. De buenas a primeras, el general Ayón se le ocurrió convencer al gobernador de que debía pasar al feudo de la Secretaría. Así se hizo, y comenzó la batalla.

 

Ayer, Alejandro Fernández acusó a Mario Ayón de negligencia en la tramitación del permiso de armas de los cuerpos de seguridad poblanos ante la Secretaría de la Defensa Nacional. El general no salió a responder, pero sí lo hizo su vocera, argumentando que el error estuvo en el Consejo Estatal de Seguridad Pública.

 

Y hoy, para seguir el pleito, el Director de Inteligencia de la Policía Metropolitana se le fue a la yugular a su jefe directo, el general Koller, acusándolo de ser un mando “inservible y decorativo”.

 

¿Así o más enfrentados?

 

 

*** Algunos comentarios sobre Hitler y la ultraderecha. Mi estimado Arturo Rueda, recibe, por este conducto, un fuerte abrazo y mi más sincera felicitación por tus columnas y por tu entusiasmo en la persecución de la verdad.

 

“Y es por esa verdad, que me permito enviarte la siguiente aclaración sobre tu columna de hoy, donde inicias así:

 

"Muera la inteligencia", gritaba la ultraderecha para apoyar a Franco en la guerra civil española. Así, con la inteligencia muerta, nuestros viejos conocidos Francisco Fraile y Antonio Sánchez Díaz de Rivera dejaron sus huellas en las organizaciones de ultra que hoy patrocinan un spot televisivo –ilegal por cierto- en el que comparan a López Obrador con célebres dictadores de la historia universal como Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Augusto Pinochet y el chacal Victoriano Huerta. Digo, con la inteligencia muerta porque ambos personajes, si tuvieron un poquito de estudios, debieron aconsejar a su amigo Guillermo Velasco Arzac a que la analogía, por lo menos, se hubiera hecho con dictadores de izquierda, léase Stalin y Fidel Castro.

 

Pero no: tan tontos son que escogieron dictadores de su misma filiación ideológica. Puros derechistas y antidemocráticos."

 

“Estimado Arturo, ni Hitler ni Mussolini fueron, siguieron o manifestaron jamás, ser, pertenecer o abrazar una ideología de derecha. Es una aberración responder de esa manera a un video cargado de verdad, pero puesto al aire en el momento más torpe posible. El Yunque no entiende. Creen que son muy listos, pero son unas bestias, igualitas a las que tomaron la tribuna de ambas cámaras. Solo a unos animales se les ocurriría polarizar aún más la situación precaria de nuestra apabullada democracia.

”Pero, bueno, vuelvo al punto.

 

“Hitler fue un fanático anticomunista. Los ignorantes perredistas creen que por eso se le puede encuadrar en la derecha. Pero, se les olvida un detallito: así como aborrecía el comunismo soviético, aborrecía el capitalismo yanqui y europeo, pues, decía, eran un invento judío!! Todo lo que le olía a kosher, le provocaba el vómito.

 

“Hitler inventó su propia ideología. No es izquierda, ni tampoco derecha. Es punto y aparte. Era ultranacionalista, por eso detestaba a los católicos, porque eran internacionalistas: él quería una religión exclusiva para los alemanes. Era militarista. Era racista. Era xenófobo, detestaba a los homosexuales. Era anticapitalista: detestaba a los empresarios ávidos de dinero, por eso los obligó a quedarse sólo con un 6% de sus ganancias, mientras tenían que reinvertir el resto.

 

“En fin. Te podría poner aquí centenares de razones por las que Hitler no era un dictador de derecha, pero no alcanzaría tu espacio. Mussolini, era solamente un mediocre seguidor del Führer, quien ni siquiera logró que sus soldados marchasen tan elegantemente como los nazis.

 

“Pinochet... vamos, si no fuera por él, Chile estaría como Cuba! Nomás por eso los chilenos le recuerdan con cariño. Claro, menos los familiares y amigos de los arrojados al mar. Pero, sí, su sistema económico fue capitalista, no persiguió a la iglesia, creía en el libre mercado, etc.

 

“Victoriano Huerta, de derecha? Más seriedad, por favor!!! Franco, por el contrario, sí era de derecha. Pero no aparece en el video. No fueron tan tontos sus creadores, no crees? Pero no por lo que todos suponen, sino porque Franco nunca clausuró el congreso español!!!!

“Sintetizando.

”El punto medular del video es la clausura ilegal del Congreso mexicano. Y la pregunta ¿quiénes clausuran los congresos? se responde fácilmente: dos de los peores dictadores que la humanidad ha padecido. Pinochet es relleno y Huerta es para enfatizar las décadas que nos separan de esa macabra época de la historia nacional.

”Capisci, mi estimado Arturo? Tú también te fuiste por la maceta y se te olvidó la flor. Un saludo. Arquitecto José Luis Abrego”.

 

Mañana, la respuesta al comentario.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD