Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Helicopterazo, cosa juzgada

 

 

La familia Montero Rossano, así como los deudos de todos los que murieron en el helicopterazo, por fin pueden estar tranquilos. El peritaje de Aeronáutica Civil es concluyente: sí fue un error humano del piloto el que provocó el mortal accidente, quitando toda responsabilidad a Javier Ochoa –responsable del hangar estatal- y a Francisco Fernández Mora –administrador de Casa Puebla-, a los que algunos medios, en aras de ganar la nota, acusaron irresponsablemente según los dictados del piloto Mario Aparicio, quien señaló a ambos personajes de irregularidades en la gestión del hangar y en la contratación de personal inexperto. Quizá en la segunda versión pueda atinar, pero no en la primera.

 

La vida puso a cada quien, y a cada medio en su lugar. Aquí en CAMBIO esperamos a tener confirmación y hasta que la hubo, adelantamos el 28 de enero que todo fue un error humano. Así lo escribí:

 

 

“*** Error humano. El peritaje de la aseguradora del gobierno estatal sobre el trágico accidente del helicóptero Poblano del gobierno estatal que le costó la vida a ocho poblanos, entre las que se encontraba la esposa de Mario Montero, ya concluyó: la causa del helicopterazo fue un error humano del piloto, quien sufrió un fenómeno conocido como desorientación espacial.

 

“La aseguradora declaró que el helicóptero nunca debió elevarse en semejantes condiciones climáticas, rodeados por un banco de neblina. Con este peritaje el gobierno estatal decidió terminar las investigaciones en el hangar, aunque restan todavía las conclusiones de Aeronáutica Civil y de la empresa fabricante del aparato, la célebre Bell”.

 

Hasta ahí la cita.

 

Antes, desde el mismo día del accidente, procedimos a tomar las dos hipótesis posibles sobre el accidente: error humano y desperfecto causado por la negligencia del gobierno estatal.

 

“Parece no haber más que de dos sopas que expliquen el accidente mortal: o fue una falla humana en el procedimiento de elevación de la aeronave, o se trató de una falla técnica. El capitán Mario Aparicio, piloto con más de 13 mil horas de vuelo, quien prestó sus servicios en la administración de Manuel Bartlett y de Melquíades Morales, se inclina por la primera hipótesis. Dice que el 95 por ciento de los accidentes es provocado por error humano y negligencia de los pilotos. En el caso específico del accidente del viernes, la hipótesis se sostiene por el hecho de la inexperiencia de Édgar Morales Méndez y Enrique Valdés Sánchez, que al momento de ser contratados por la nueva administración de Casa Puebla apenas contaban con 300 horas de vuelo.

 

“Hace más de dos años que CAMBIO denunció las irregularidades alrededor del hangar de Casa Puebla y las documentó. El despido de los pilotos experimentados, como el Capitán Aparicio y el piloto Sosa, para darles paso a unos inexpertos que no objetaban las irregularidades de Javier Ochoa, jefe del hangar.

“Mario Aparicio, hombre de confianza de Melquíades Morales después del accidente que casi le cuesta la vida, fue despedido fulminantemente por negarse a avalar el intercambio de piezas entre aeronaves”.

 

“Así lo relató el Capitán Aparicio para CAMBIO en octubre del 2005: “saben que no les voy a tolerar que pongan piezas usadas, que hagan ahorita que ya están vencidos los servicios anuales de los helicópteros, que hagan extensiones de servicios. Te voy a platicar me hablaron de la fabrica de los motores Platan Winne. Me dicen Aparicio queremos checar contigo como están cambiando una parte el nombre es la válvula de sangrado y la estas poniendo al otro helicóptero si son diferentes aunque es el mismo modelo pero el tipo es diferente. La están regando que esta pasando. Yo no estoy ahorita ahí, no me permiten entrar está otro ingeniero que es aeronáutico y el es el que esta haciendo todo. Pero está mal hecho. Esas piezas que son las reguladoras de aire que son las que te van a dar la cantidad de aire tengan cuidado no jueguen”.

 

“Aparicio relató la gravedad de la situación de Javier López Zavala, entonces secretario de Gobernación. No hubo respuesta y las irregularidades continuaron con el despido de varios mecánicos del hangar por la misma causa: el intercambio de piezas para aeronaves”.

 

Ahora sí: que Patricia Rossano descanse en paz.

 

 

*** El delfín y su delfina. “Que tal Arturo, leí lo que dijo Toño Hernández y Genis de que Zavala va hacer candidato gobernador. Pobre Puebla si así fuera porque imagínate a un Toño Hernández como secretario de Gobernación, un tipo prepotente y soberbio como su jefe: un secretario particular prepotente como el  Lic. Espinoza; un Santiago Bárcenas como  privado quien es un  un jugador empedernido  y si no, que le pregunten como salió corriendo en la Juárez del garito clandestino; un antimarinista como René Lechuga que habla sandeces de Melquiades Morales Flores y de Chucho Morales cuando ellos lo ayudaron y que todos lo conocen como el cornudo por aquello de que lo dejaron porque le quedó grande la YEGUA; un tipo  gris  que sólo le sirve a Zavala para llevarle chismes y para  arrastrarse con su jefe, Óscar de la Vega desde el Congreso sólo sirve para pelearse con los periodistas. 

 

“Imagínese usted señor Rueda si estos prepotentes y soberbios nos  quieren gobernar yo mejor me voy a Chiapas, allá debe haber mejores chiapanecos que el que nos quiere gobernar en puebla por capricho del precioso.

 

“Zavala no es más que un aprendiz de político  el cual por cierto ya tiene una delfina. Nomás que de eso luego hablamos. Te adelanto que la puedes encontrar en la Procuraduría del Ciudadano. Hay muchos datos al respecto”.

 

 

*** Y un poco más del Soapap. “El héroe desconocido o el flamante coordinador técnico operativo del organismo, Missael Huerta Castillo  tiene el mote del "Vampiro del Grijalva" porque sólo atiende de noche, además de ser un perfecto desconocido tanto de su persona como del Soapap pues dicen que como la American Express... nunca sale sin su radio por si le preguntan algo acerca de su trabajo nunca sabe que contestar, por lo menos es lo que se escucha a las salidas de las juntas de consejo.

 

“Eso sí... tiene un excelente gusto para decorar sus oficinas... a costa del erario dicen pero la verdad es que aun no comprueba los gastos del programa “Unidos Para Progresar” del año 2007... ¿Habrá sido para muebles? El que no tiene y llega... ufff. Este fino pero temeroso personaje le juega al que sabe, la verdad es que sabe poco y cuando habla no sabe nada”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD