Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Dos bufones tras el prestigio perdido

 

 

Antonio Juárez Acevedo y Pablo Fernández del Campo son personajes de una comedia bufa. La insistencia del primero por permanecer en un cargo público al que no tiene derecho por mentirle a la LV Legislatura del Congreso local y la necedad del segundo para encubrirlo desde la Comisión de Gobernación ha hecho de ambos unos clowns baratos. Los pretextos se acabaron: el IFE ya remitió la información oficial que confirma que en el 2004, el año en que el presidente de la CAIP fue designado comisionado, desempañaba un cargo directivo en la Agrupación Política Nacional “Plataforma 4”, hecho que contraviene flagrantemente el artículo 27 de la Ley de Acceso a la Información Pública.

 

Pero hay más: por si las documentales públicas no le fueran suficientes a Pablito Fernández, el propio presidente de “Plataforma 4”, Marco Tulio Zárate ha disparado el tiro de gracia: el IFE los reconoce a ambos desde el 2004 como dirigentes una vez que el organismo electoral rechazó la renovación de los órganos directivos de la APN en 2003, cuando efectivamente Juárez Acevedo abandonaría la secretaría general. Por si tal afirmación no fuera suficiente, Zárate reconoce que el presidente de la CAIP, en el 2003, sí era el secretario general de la asociación, derrumbando la pobre defensa de Juárez Acevedo.

 

Y es que el indigno presidente de la CAIP justifica su ilegalidad en el hecho que en el 2004, sin su consentimiento, el IFE lo reinstaló como secretario general de “Plataforma 4” y que nunca se enteró; por tanto, nunca les mintió a los diputados ni violó los requisitos de elegibilidad.

 

Suponiendo sin conceder que los hechos ocurrieron así, el presidente de la CAIP de todos modos sigue hundido. El artículo 27 de la Ley de Acceso a la Información Pública alarga a tres años la prohibición de pertenecer a una asociación política. Según Zarate Luna, la directiva de “Plataforma 4” fue electa en 1999 con duración hasta el 2003.

 

Poniendo las cosas en claro: para que Juárez Acevedo fuera elegible como comisionado de Acceso a la Información, debía de haber abandonado “Plataforma 4” en el año 2001. No lo hizo. No hay otra conclusión: su designación como comisionado no sólo es ilegitima por la mentira, sino también ilegal.

 

Por cierto: seguro a Juárez Acevedo ya se le olvidaron sus años de estudiante en la Libre de Derecho.

Debería recordar que la ignorancia no es eximente de responsabilidad, y que el dolo propio no puede beneficiarlo. Él y Marco Tulio Zárate Luna sabían que era el secretario general de “Plataforma 4”. Ahora la propia organización paga las consecuencias, a pesar del brillante trabajo que ha hecho Zárate en la política nacional y que lo llevó incluso a ser aspirante a la dirigencia nacional del tricolor.

 

El escritorio de Pablito Fernández del Campo se encuentra lleno de evidencias y ahora, por si algún elemento falta, tiene la confesión de parte del dirigente de “Plataforma 4”. ¿Qué le falta al muchachito para poder avanzar en el caso y cortarle la cabeza al presidente de la CAIP?

 

Quizá para empezar un poquito de dignidad, aunque ya sabemos que es mucho pedir tratándose Pablito. Verse en el espejo y cachetearse mientras se repite a sí mismo: “no voy a poder salvar a Juárez Acevedo”. Tomarse un jugo de naranja y amarrarse los güevos, por lo menos un día, para poder defender un criterio propio.

 

Y es que hoy, Juárez Acevedo podrá caer o no de la CAIP, pero ya ha sido juzgado por la justicia mediática.

Y como dice su amigo Marco Tulio Zárate, las consecuencias de su indignidad las pagará por siempre al ser recordado como uno de los grandes casos de corrupción e impunidad a lo largo del marinismo. El oprobio social y profesional ya lo sufre.

 

Incluso entre los egresados de la Libre de Derecho ya hay una broma común: ¡Ten cuidado, porque te pueden agarrar como a Juárez Acevedo”.

 

 

*** Ardelio Vargas Fosado segurísimo por Huachinango. Por si alguien dudaba que el superpolicía de origen serrano, Ardelio Vargas, será el candidato del tricolor a diputado federal por el distrito de Huachinango, sólo habrá que checar la cuadrada que se puso con el gobernador Marín en la gira que sostuvieron ambos por la región.

 

“Puebla está dentro de los índices de delincuencia debajo de la media nacional, yo creo que debe estar en el número 26 o 27 de 32 estados. Por supuesto que hechos como estos que tú me señalas, cuando el nivel de seguridad es muy alto, disparan la percepción ciudadana”, dijo.

 

A sus órdenes, jefe.

 

 

*** Más “hechos aislados” de la delincuencia organizada. Dos ejecutados más aparecieron a la orilla de la carretera México-Tuxpan a la altura de la comunidad conocida como Venta Chica, perteneciente al municipio de Huauchinango. Los cuerpos estaban encapuchados y atados de las manos con cinta canela.

Y según Mario Montero, los medios tienen la culpa por magnificar la delincuencia.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD