Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

¿Trasparencia para la Transparencia?

 

 

 

Huele mal que Josefina Buxadé tenga que marcharse de la muy cuestionada Comisión de Acceso a la Información Pública antes que el mentiroso profesional Antonio Juárez Acevedo. Rayando el deshonor y con su imagen pública destrozada, el presidente de la CAIP ha resistido el temporal recurriendo a argucias jurídicas y a la protección de prominentes marinistas. Por el contrario, a la una única comisionada proba, reconocida a nivel nacional y local por su trabajo, la alcanzó su periodo legal de cuatro años al interior del organismo. Dicho reconocimiento, es importante subrayar, se debe a su genuino esfuerzo por darle luz a las zonas que el gobierno estatal trata de mantener en la oscuridad: por ello, el PRI la ha declarado su enemiga y desde ya, ha sido descartada por los legisladores Jorge Ruiz y Pablo Fernández del Campo.

 

Como siempre, la política es lo que es y no lo que quisiéramos que fuera. A pesar de los avales que Buxadé ha reunido para luchar por su reelección como comisionada, es virtualmente imposible que el marinismo la deje repetir. En su lugar, ha dispuesto una batería de empleados del gobierno estatal –hay incluso un asesor del gobernador en la lista de aspirantes- para cerrar cualquier resquicio a la Información Pública: que los tres comisionados de la CAIP sean empleados de la administración estatal es el objetivo.

 

Porque, incluso, con la mayoría de dos como funciona actualmente la Comisión es suficiente para mantener la opacidad, podría permitirse que Buxadé se reeligiera, por lo menos para maquillar la opacidad. Con la sumisión de Juárez Acevedo y de Samuel Rangel basta y sobra. Pero no: el poder no conoce de lógicas democráticas. Quiere los tres lugares y ya.

 

Tampoco importa que la CAIP viva sumida en el descrédito ciudadano, lo que al final redunda en beneficio del marinismo, porque cada vez son menos los periodistas, académicos y ciudadanos que recurren a una instancia corrompida, dócil. En parte por el desprestigio causado por el mentiroso y desprestigiado Antonio Juárez Acevedo. Pero también por la actitud del PRI en el Congreso del Estado para escamotear la reforma al artículo sexto constitucional  y realizar adaptaciones espurias. La seudo reforma ya ha sido combatida mediante una controversia constitucional promovida por la Comisión Estatal de Derecho Humanos, pero falta camino para ver en que culminará el recurso, y si el tricolor se saldrá con la suya.

 

Parece el colmo: la renovación de un asiento en la Comisión de Transparencia, le urge aplicarle Transparencia. Es el reclamo mínimo que pide la organización la asociación México Abierto mediante un comunicado firmando por  La académica Lilia Vélez y el periodista Jorge Machuca, representantes en Puebla del organismo no gubernamental coordinado por el Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo y The National Security Archive. Sí: los mismos que promovieron una iniciativa ciudadana para reformar la Ley de Acceso a la Información Pública, y que fue olímpicamente ignorada por los diputados tricolores.

 

En su carta a los Reyes Magos, la académica Vélez y el periodista Machuca piden:

 

Uno: Que el Congreso del estado de Puebla haga transparente y público todo el proceso de selección del nuevo comisionado; Dos, hacer públicas inmediatamente, a través de internet, las hojas de vida y los ensayos de cada uno los quince aspirantes. Y tres, que el Congreso exponga públicamente los criterios y argumentos que considerará para elegir al nuevo comisionado de Acceso a la Información Pública.

 

Por supuesto que no es mucho pedir: pero que el PRI sea transparente es como pedir que un camello pase por el ojo de una aguja. Y no es cita bíblica. Es que es simplemente imposible. Hagámonos a la idea de que una vez más, veremos llegar a un dócil defensor de los intereses marinistas a la CAIP.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD