Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Que se cae Barrientos y sube una mujer

 

 

 

Que hasta ayer por la noche, todos y cada uno de los padriznagos marinistas habidos y por haber luchaban por quedarse con el asiento libre que hay en la Comisión de Acceso a la Información Pública. Más que un asunto de perfiles técnicos o académicos, para variar, predominará la lógica de la complicidad. El problema es a los operadores marinistas se les hizo bolas el engrudo, pues la filtración a modo del nombre de Carlos Barrientos de la Rosa a varios medios locales -incluido CAMBIO- fue una estrategia perversa para descarrilar al favorito y proteger al verdadero tapado. O más bien tapada. Y no piense sólo en Blanca Lilia Ibarra Cadena, sino a las piezas ocultas Alexandra Herrera Corona -Directora de la Unidad de Transparencia del Congreso- y Ana Belén Mendieta Lozada, secretaria técnica de la Secretaría Particular del Gobierno del Estado.

 

El problema es que las dos primeras, según interpretaciones en el seno de la Comisión de Transparencia del Congreso local, están impedidas para el cargo, pues violan el artículo 27 fracción VI de la Ley de Acceso a la Información Pública, que son al mismo tiempo los requisitos de la convocatoria. Y la tercera, pues más cerca no se puede estar del Ejecutivo estatal.

 

Por su cercanía con varios medios de comunicación, Blanca Lilia Ibarra Cadena es la favorita sentimental de muchos, quienes ponderan su “experiencia” en el tema con su designación al frente de la Comisión de Transparencia municipal. Sin embargo, hay varias dudas alrededor suyo. Una de ellas es la seriedad en la cargo, si además de funcionaria municipal, dobletea como entrevistadora de El Sol de Puebla y el portal digital e-consulta. Además, lo mismo ha buscado ser consejera electoral local que federal, sin resultados a la vista. ¿Es sabelotoda en materia electoral, y además en Transparencia? Además, sin restarle méritos como excelente persona, nadie esperaría de Blanca Lilia algo parecido a la autonomía del gobierno marinista. ¿Si como periodista nunca ha sido crítica, por qué habría de serlo como funcionaria?

 

Un correo anónimo, además, se ha encargado de diseminar en varios medios de comunicación lo que ya se sabía: que Blanca Lilia es inelegible, una vez que la Ley de Acceso a la Información en su artículo 27 fracción VI prohíbe “No haber desempeñado cualquier cargo de elección popular con el carácter de propietario; Titular de Dependencia o Entidad Federal, Estatal o Municipal; Magistrado del Poder Judicial del Estado o del Tribunal Electoral del Estado, Consejero del Instituto Electoral del Estado o dirigente de algún partido o asociación o agrupación política durante los tres años previos al de su designación”.

Blanca Lilia encontró dos soluciones convenientes a su inegibilidad, según explicó a los integrantes de la comisión evaluadora: una, que se separó del cargo días antes de participar en la convocatoria. Pero que además no es problema, ya que la Comisión de Transparencia es un organismo auxiliar transitorio y no de una dependencia gubernamental. ¿Helloooooooo?

 

Las justificaciones no tienen sentido: la prohibición del 27 de la Ley de Acceso a la Información Pública establece tres años antes. ¿Queremos otro caso como el de Juárez Acevedo? ¿La periodista quiere llegar al cargo amparado en mentiras? Y es que el directorio del Ayuntamiento de Puebla todavía tiene a Blanca Lilia Ibarra como Presidenta de la Comisión de Transparencia. Vea el siguiente link: http://www.pueblacapital.gob.mx/joomla/index.php?option=com_content&task=view&id=1599&Itemid=38.

 

En el mismo supuesto se encuentra la protegida de José Othón Bailleres, Alexandra Herrera Corona, Directora de la Unidad de Transparencia del Congreso, ya que tal unidad puede ser equiparada a una dependencia.

 

Así las cosas, si el marinismo insiste en tener a una mujer en la Comisión de Acceso a la Información Pública, sólo le queda la carta de Ana Belén Mendieta Lozada, secretaria técnica de la Secretaría Particular del Gobierno del Estado.

 

La misma que en su comparecencia ante la comisión del Congreso, declaró su agradecimiento al secretario particular del gobernador en los siguientes términos: Soy una ciudadana que siempre ha trabajado, y siempre se ha ganado los pocos cargos que he tenido con esfuerzo y dedicación. Memo Deloya me ha respaldado con sus conocimientos, yo he aprendido de él, yo entré desde el sexenio pasado.”

 

¿Así o más cercana al gobierno estatal?

 

Las opciones que quedan, todas, parecen ser malas.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD