Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

La personalidad autoritaria de Marín

 

 

Parece una ley infalible: en sus mejores momentos de soberbia, Mario Marín exhibe lo peor de su personalidad autoritaria. La pérdida de piso o techo –con eso de que siente en un helicóptero que lo hace vernos a todos desde muy arriba- le genera arrebatos incompresibles para un político profesional.

 

Vaya, propios de berrinches y pataletas. Hacer una lista de los ocurridos a lo largo del sexenio sería interminable. Por ejemplo, cuando dijo aquello de que en Puebla quien cometía un delito era delincuente. O cuando le espetó a Loret de Mola eso que “yo tampoco le creo”. O aquella ocasión en que acusó a Mario Alberto Mejía y al columnista de “perseguirlo y pegarle hasta el cansancio”.

 

En los momentos de mayor crisis, y sabedor que no puede controlarse ante una cámara y una grabadora, prefirió refugiarse en el interior del estado, aislándose de los medios de comunicación, incluso de los más oficialistas. Pero Marín vuelve a las andadas y reincide en volver a sacar el cobre de su personalidad autoritaria. Tres perlas lo ejemplifican. Uno de ellos fue ausentarse del III y último informe de Enrique Doger, hasta donde sabemos su compañero de partido y humillarlo enviándole como representante un secretario de tercer nivel. Dos, invadir la autonomía municipal y prohibirle a Blanca Alcalá el nombramiento de Víctor Giorgana como secretario general de la comuna.

 

Pero si algo le faltaba para recrudecer su síndrome de persecución después del escándalo Cacho es ponerse a dictar cátedra sobre cómo salir impune en situaciones de alto riesgo social, que a cualquier otro le hubieran costado el cargo. Y es que invitado por a la 15ª Conferencia de Legisladores Priístas, celebrada en Manzanillo, el goberador poblano, tan parco a la hora de hablar con los medios locales, se decidió a revelar su “secreto” que le permitió salir adelante y ganar casi carro completo en las elecciones intermedias del año pasado.

 

Su catálogo de tips preciosos parece infalible: refugiarse al interior del estado y trabajar más en las comunidades; mantener un bajo perfil y cerrarse a cualquier tipo de entrevista; convencer a los medios de comunicación de su trabajo; negar, bajo cualquier circunstancia la responsabilidad en los hechos, so pena de dirigirse al cadalso en caso de aceptar su participación en las llamadas. Vaya, un estado de iluminación que le trajo consigo la impunidad.

 

El caso de los medios, confesado por el propio gobernador poblano, es paradigmático: “Iniciamos una campaña básicamente con los medios locales de Puebla y les cometamos que, por el bien del estado, sería bueno no darle mucha importancia a este tema, pero además los convencimos de que teníamos la razón”. La parte que cuenta Marín es el convencimiento estuvo aceitado por cantidades millonarias –todavía hoy inestimables- para empresas de comunicación y periodistas que aceptaron vender su alma. Todo por el bien del Estado, claro.

 

Desde su helicóptero de soberbia, Marín todavía tiene tiempo para recriminar a su partido la falta de apoyo. “Creo que pudieron haber hecho más, tanto el partido a nivel nacional como en las bancadas en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores, tuve apoyos aislados pero no salieron en bloque (...) creo que hubo ausencia de la dirigencia y de las cámaras”. ¿No sería porque su partido estaba disputando la Presidencia de la Republica en el 2006, y defender a un gobernador agraviante le hubiera restado todavía más votos?

 

El único que se salva de la quema y se mantuvo apoyándolo, tal y como lo dijimos tantas veces en este espacio, fue Manlio Fabio Beltrones, quien se convirtió en su cabildero mayor. Y lo confesó el mismo gobernador.

 

El catálogo de tips preciosos, sin embargo, está incompleto. Le faltan datos fundamentales, como el hecho de que entre 2006 y 2007, Mario Marín dispuso de 79 mil millones de pesos de Presupuesto, destinados por completo a rehabilitar su imagen. Y que con ese dinero hubo una gran operación electoral para que el PRI retuviera la mayoría en el Congreso del Estado. Tinacos y costales de cemento compraron el voto de los poblanos a favor del tricolor, sin que nadie alzara la mano para detener la elección de Estado.

 

Hace falta, también, reseñar los acuerdos con el PAN y la Presidencia de la República; sus promesas de apoyo a las reformas de Felipe Calderón. Igualmente, la contratación de un grupo de abogados dedicados a cabildear su defensa y a comprar la conciencia de seis ministros. El avasallamiento y exterminio de cualquier forma de crítica o disentimiento.

 

Vaya que hay que ser caradura. Hasta un libro debería escribir.

 

 

*** Un mensaje de los policías judiciales a su Procuradora Villeda. “Estamos concientes de que nuestros compañeros actuaron mal y como se dice se les pasó la mano, pero queremos recalcar que todo lo que hacemos obedece a órdenes que se nos dan y es el caso de que la forma en que trataron a Ricardo Ramirez fue por orden de Rocío Montero (quien estuvo presente en "el interrogatorio y en todo momento) y también del Comandante Gaspariano.

 

“Todos los judiciales estamos expuestos a cometer algún tipo de abuso de autoridad por que es la forma en que se nos obliga a trabajar y nos exigen detener a personas sin pruebas  (las cuales tenemos que sacarles nosotros); estamos preocupados por que sabemos que ahora pueden investigar más casos de tortura y hay muchos, pero reitero que sólo obedecemos órdenes y también somos victimas de la procuradora y demás jefes, en especial Rocío Montero es a quién le gusta estar presente cuándo estamos convenciendo que cooperen al detenido y nos pone a hacer cosas que quizás no haríamos por nosotros mismos,  preferimos omitir por esta vez la forma de tratar a los interrogados pues nos podrían identificar.

 

“Sólo queremos externar que también nosotros somos padres de familia y tenemos esposas y esta es nuestra fuente de ingresos y muchos llevamos tantos años trabajando aquí que nos costaría mucho cambiar de trabajo, pero tampoco es justo que tengamos que ir a la cárcel solo por cumplir ordenes principalmente de la Directora de la Metropolitana Sur, pues el señor Hugo Isác Arzola  se lava las manos y nunca nos da ordenes directas, también los comandantes a veces nos piden  que invitemos las cervezas o la cena y lógicamente eso no va a salir de nuestro sueldo.

 

“Hay compañeros que sí son unos pillos pero creo que son los menos nosotros también somos trabajadores y merecemos un trato digno y que se nos permita hacer nuestro trabajo de manera decorosa, que no nos hagan hacer cosas que después tengamos que pagar con cárcel y por esto queremos pedirle que además de publicar esta humilde nota nos entreviste e indage que este es el sentir de la mayoría de los compañeros. Le mandamos nuestro pésame a la familia de Ricardo Ramírez y creo que no era la intención de los compañeros solo cumplieron ordenes y La Jefa Montero tendría que estar detenida junto con ellos pues les dio la orden.

 

“La Procuraduría está peor que nunca, ya ni sabemos que va a pasar, todavía me acuerdo cuando con botellas y dinero la procuradora nos celebró un día del padre, temo por mi vida y mi libertad, mis compañeros están detenidos pero pido que se investigue a fondo,  nosotros recibimos ordenes, y no nos queda otra cosa, nuestros jefes creemos que saben lo que hacen y ahora no se vale que los dejen solos”.

 

 

*** Un mensaje para la Rata Ramírez de parte de sus trabajadores. “Una más de nuestro brillante secretario de Obras Públicas. Aunque según él le viene valiendo madres lo que de el se diga en los periódicos y medios electrónicos, por ser el secretario de más confianza del señor gobernador, ha montado un dispositivo-operativo de gran magnitud para encontrar a los culpables de infiltrar información a los medios que publican sus marranadas; según esto cada determinado tiempo las oficinas son fumigadas para evitar que las ratas de cuatro patas superen a las de dos.

 

“Éste fin de semana se realizó este delicado trabajo, sólo que a diferencia de otras fumigaciones ahora hasta nuestras pertenencias personales fueron fumigadas, buscando qué, no sabemos, nuestras computadoras con ayuda del famosísimo programa de control de estimaciones y por lo cual todas esta en red y se puede tener acceso a ellas, fueron revisadas, así como nuestros archivos personales fueron abiertos y en algunos casos los desordenaron.

 

“Tú, Javier García Ramírez crees somos imbéciles, idiotas o burros que no nos íbamos a dar cuenta de tus intensiones, que no se iba a notar y que comentando entre nosotros nos dimos cuenta de que fue así. Tú, Rata Ramírez, señor secretario celestial y magnánimo si por ello crees que vamos a dejar de denunciar lo que pasa en la secretaria estás en un error, al contrario nos motivamos más”.

 

 

*** Nos escuchamos a las ocho de la mañana, como todos los lunes y miércoles, en el programa Revista 12.80 con el periodista Jesús Ramos, por la 12.80 AM, ABC Radio.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD