Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

La ventaneada a los medios

 

 

En lugar de rareza, la corrupción se ha vuelto un lugar común en Puebla. Un empresario muerto en los separos de la Procuraduría de Justicia a manos de policías judiciales que lo detuvieron sin orden de aprehensión. Un secretario de Finanzas que arriesga el dinero de los poblanos en el juego especulatorio de las casas de bolsa, especialmente en Vector, la institución financiera que dirigió y de la que ahora se encarga su pareja sentimental. Un secretario de Educación Pública que obtiene ganancias millonarias con la venta de libros patitos a través de los supervisores escolares. Un Secretario de Obras que construye hospitales sin energía eléctrica, puentes que no llevan a ningún lado y canchas de fútbol que se derrumban. Un Contralor que amafiado con el titular del Orfise, presiona a los nuevos ayuntamientos para contratar a los despachos recomendados desde el poder. Por todos lados, la disposición privada de los recursos públicos nos devora, y en todos los niveles de la administración pública se hacen ingentes negocios que nadie tiene interés en detener.

 

La culpa, por supuesto, no es de Blanca Laura Villeda, Gerardo Pérez Salazar, Darío Carmona, Javier García Ramírez o Víctor Manuel Sánchez Ruiz. Todos son tipos deshonestos que pecan en el arca abierta. El problema es del dueño del arca abierta, quien permite que todos le metan mano. Y es que en el gobierno poblano, tristemente, nadie tiene autoridad moral para frenar la rapiña. Parafraseando el proverbio bíblico, como todos están llenos de pecados, nadie puede tirar la primera piedra. Ni siquiera el jefe de todos ellos, Mario Marín, quien se regodea en su impunidad.

 

¿Si Mario Marín se brincó todas las trancas y salió limpio de un escándalo internacional, qué no podrán hacer sus subordinados? En la ausencia del gato, los ratones hacen fiesta. Aquí, el gato se unió felizmente a la fiesta de los ratones y hasta la encabeza.

 

El gobierno marinista ha perdido cualquier referente de eticidad en el ejercicio del poder. De la punta de la pirámide hasta su base, todos han concluido que el resto del sexenio es su particular Año de Hidalgo, y como ninguno es pendejo, nadie dejará algo. La loza de corrupción y envilecimiento será muy difícil de superar.

 

Cómplices, porque tampoco tiene autoridad moral para lanzar piedras, son casi la totalidad de los medios de comunicación y periodistas. Las críticas que les hemos lanzado –y se han negado a responder de frente- ha dejado de ser objeto de cotilleo, sino que gracias a la ventaneada que les dio Mario Marín en su cátedra de impunidad, han obtenido consistencia histórica.

 

Los medios de comunicación en Puebla, todo por el bien del estado, decidieron bajarle al escándalo Cacho luego de un amplio cabildeo del gobernador Marín con sus propietarios. La historia los juzgará. Y sus lectores, radioescuchas y televidentes.

 

 

*** Don Juan Columna, sobre el conflicto de interés de Gerardo Pérez Salazar y las inversiones de dinero público en Vector. “Tal y como Usted apuntó en su columna del día de ayer, la comparecencia de Gerardo Pérez Salazar, Secretario de Finanzas, pareciera ser un acto demencial o de extrema transparencia en el "manejo" de los recursos públicos en una Casa de Bolsa, principalmente en VECTOR donde el referido fue un asalariado, pero ninguno de los dos argumentos previos es válido, tienen su aprecio relativo, lo cierto es que nos está engañando con la verdad.

 

“La razón es;  han tenido la necesidad (el grupo financiero del gobernador) de diseñar una reingeniería financiera porque  las cantidades de dinero que "operan" cada vez son mayores, y habría que cambiar la ruta, ahora han escogido nichos financieros más sofisticados y aún más simulados para lavar el dinero proveniente principalmente de la sobrefacturación en la obra pública y de los subsidios y transferencias con retorno, ahora esos recursos ilegítimos continúan  reciclados en el sistema financiero nacional, pero la mayor parte están invertidos fuera de nuestras fronteras, concretamente en Panamá, encubiertas en operaciones llamadas off shore, que tienen la virtud del anonimato y ser aplicadas tanto en convenios de bienes y raíces como financieros.

 

“Para desgracia de los poblanos, en el sistema capitalista el silencio y el encubrimiento tienen un precio, pero para desdicha del grupo financiero aludido, la información también tiene su propio precio”.

 

 

*** La salida de Alejandro Armenta según empleados de la SDS, 2ª parte. “Por ser usted una buena persona y cumplirme al guardar el anonimato de mi mail anterior, yo ahora estoy en deuda con usted y le paso la información de lo de la borrachera de ayer”.

 

“La comida de festejo se caracterizó especialmente por la nostalgia en la cara de Armenta y es que yo pienso que él ya sabe que se va, porque lo refleja en el rostro y así lo manifestó ayer en su discurso ante los ahí presentes cuando dijo que había sido una gran experiencia en su vida el haber estado (en tiempo pasado) en la secretaría. Sus palabras más que de agradecimiento a quienes hicimos alguna participación para su comparecencia, fue de un adiós y agradecimiento por todo el tiempo en la secretaría.

 

“La comilona fue en el Jardín de las Tertulias, ubicado ahí por La Noria. Comimos espadas de carnes y lo que circuló con singular alegría fue el alcohol, mismo que ha caracterizado las reuniones de Armenta. Hubimos unas 100 personas de los altos mandos de la secretaría y en una mesa habían unos 6 desconocidos que no me consta, pero dicen que eran los reporteros, aunque no se lo puedo asegurar terminantemente porque yo he visto que en unas reuniones son muchos más los que van a las ruedas de prensa, pero dicen que son exclusivamente los consentidos del secretario. Pero puede ser que sí sean porque dicen que Armenta acostumbra comprarlos con alcohol y los 6 salieron bien contentos.

 

“En el resto de las mesas estábamos los empleados de la Sedeso a quienes inusualmente Armenta nos saludó personalmente a todos de mano. Los cuates bromeamos que más que saludo fue de plano la despedida. El alcohol corrió y corrió hasta como a los 8 de la noche y ya todos bien movidos fingimos ante las mujeres que se acababa la pachanga.  Por instrucciones de Armenta nos fuimos saliendo poco a poco y los hombres nos fuimos a la nueva cita que fue en el Manhattan y ya para que le cuento del resto.

 

Imagínese usted la bacanal que se armó si éramos como 70 hombres contra unas 15 bailarinas, muy guapas por cierto todas.

 

“Reconozco que fue un buen gesto de Armenta despedirse así de nosotros, pero lo que no podemos pasar por alto y es el motivo de nuestra inconformidad, que su salida sea a disgusto. Si realmente le fuera leal al licenciado Zavala no le importaría el lugar donde lo pongan, si no trabajar por el proyecto "Z". Le envío mi reconocimiento por su profesionalismo”.

 

 

*** Un litigante escribe sobre el escándalo del empresario asesinado por judiciales. “La PGJ está jugando al gato y al ratón, entrampada en un asunto que sabe que tiene perdido. Sólo una gran astucia y corrupción van a lograr que se salve la Procuradora que está tomando el papel de abogado defensor de los dos judiciales homicidas, haciendo exactamente lo contrario de lo que es su trabajo. Los familiares de la victima tienen que demostrar que fue muerto y todo el sistema de la procuración de justicia tiene que ser quién defienda a los asesinos.

 

“Aquí en este caso los patos le tiran a las escopetas. Qué cosas se ven en este mundo cuando la corrupción embarra a todo un sistema ó a todo un gobierno precioso. Qué coscorrones le iban a dar sus profesores a Doña Blanca, le dirían como eres “olvidadiza" tu  metes a la cárcel  A LOS DELINCUENTES, no te pones a jurar que son inocentes ó que ¿acaso tu les ordenaste la calentadita?

 

“Ya ponte las pilas Doña Blanca, acuérdate que por mucho menos a cuántos metiste a San Miguel cuando eras juez, ahora te pones a  defender delincuentes. Dónde quedó la Juez de Hierro, ahora ya no sabes qué decir. Estás en un callejón sin salida no pretendas defender lo indefendible, cómo puedes pedir un arraigo y luego decir que son inocentes, entonces tu estás cometiendo abuso de autoridad arraigando a gente que sabes que es inocente. Por qué lo haces; me extraña cuándo tenía un caso en tu juzgado sabía que eras implacable y muchas veces  te dije que era inocente un acusado y te valía, lo  condenabas... por ahí te gané unos amparos.

 

“Ahora me da tristeza verte sumida en la corrupción, jugando y diciendo una bola de disparates y sabes en  mi experiencia apuesto doble contra sencillo que se quedan en la cárcel estos torturadores;  por más que busques defenderlos están todas las pruebas a la vista”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD