Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

La corriente ideológica marinista

 

 

A su banalidad política, el grupo en el poder suma una ligereza verbal que ruboriza y provoca risa. Vaya expresión esa de que el marinismo es una corriente ideológica. Si Marx hubiera escuchado al gobernador poblano en su discurso cumpleañero, muy probablemente se hubiera vuelto a morir, junto a los grandes estudiosos del tema como Gramsci, Horkhaimer, Popper y tantos más. Porque a menos que la opacidad, el patrimonialismo y la negativa a la rendición de cuentas ante la ciudadanía sean una concepción de gobierno y la corrupción generalizada como la idea dominante para organizar la sociedad, nunca el marinismo podría ser entendido en el sentido ideológico.

 

El marinismo, sí, pueda ser una elite de poder, en el sentido de C. Wright Mills. Una parte fundamental de la clase política poblana, a la manera de Mosca, Pareto y Michels. ¿Pero una ideología? A lo más podrán aspirar a ser un clan, una mafia o una caterva. Por Dios. Bien dice que la educación es cara, pero es más cara la ignorancia. Y vaya que es mucha.

 

Con semejantes confusiones mentales, no extraña un gobierno tan desnorteado. Solo de entrada: para que el marinismo pueda ser una corriente ideológica, el primer requisito sería tener ideas. Y por cómo gobiernan, lo dudo mucho.

 

Ahora que sería interesante encontrar un libro que, en el conjunto de las grandes ideologías del pensamiento político como el liberalismo, el socialismo, el fascismo y el comunismo, así como el moderno globalismo, el marinismo fuera incluido como una corriente ideológica.

De risa loca.

 

 

*** Réplica al término de perrada marinista. “Te envío un saludo afectuoso y te comento que durante mucho tiempo he leído la mayoría de tus columnas, con las cuales en algunas he estado de acuerdo con tus puntos de vista en las criticas vertidas (mas no en la forma) y en algunos no, porque me parece que te ha faltado información más veraz de los temas que escribes, como es el caso que hoy me ocupa.

“Manifiestas que a la comida del gobernador Mario Marín acudieron “puros acarreados” y lacayos de su gobierno y te refieres a nosotros con un calificativo que creo ninguna persona se merece “perrada”; además de que comparas esta comida con la del sr. Senador Rafael Moreno Valle, de todos mis respetos y agregas que a ella acudieron gente de la alta sociedad económica y política, y a la del gobernador Marín solo acudió la “pipitilla” (frase que por cierto yo acuñé...verdad Mario Alberto?...

 

“No me parece que una persona de tu categoría, estudios e inteligencia destile en una crónica tanta “bilis”, soy el primero en reconocer que nuestra democracia requiere de todas las voces disidentes para que un gobierno encause sus proyectos en beneficio de la sociedad y más si se hace a través de los medios de comunicación, que le da voz a la misma. Pero no es con descalificativos e insultos a los verdaderos amigos del gobernador que asistimos a su festejo (y que conste no nos acarrearon) como se genera la critica constructiva, tu eres más inteligente para escribir ese tipo de denuestos.
                                                                                                                          
“Y por ultimo dos cosas; 1) No me considero ni creo que la gente que asistimos a dicho evento,  menores o mejores que la Profra. Gordillo o la “crema y nata “que acudió al otro festejo, es como aceptar mexicanos de primera y de segunda, recuerda que todos somos mortales y 2) es un comentario personal, no un debate.

 

Atentamente. Lic. Mario Arturo Cruz Oropeza. Subprocurador del Ciudadano.

 

P.D. Estoy seguro y me atrevo a meter las manos al fuego, de que al erario estatal no le costó un solo centavo. Recuerda que era día inhábil y acudimos los amigos del gobernador Mario Marín, que hemos estado con él en  las buenas y en las malas, como lo dijo muy acertadamente”

 

 

*** Contrarréplica. Mi estimado Tocayo: sin animo de polemizar, la ofensa no la cometió CAMBIO, sino el propio gobernador. Me explico: fue Marín quien separó a los marinistas de primera y de segunda. Los primeros fueron recibidos en una recepción exclusiva en Atlixco, en donde se sirvieron los mejores vinos y grandes viandas. A los segundos les dieron mixiotes, arroz y tortillas en un salón popular.

 

¿Quién fue el irrespetuoso?

 

 

*** Y para otros sí fue fiesta de pelagatos. “Respecto al cumpleaños del gobernador poblano, sin duda mi querido Arturo, me quedó con el de Rafa, no sólo por que no me invitó, el senador si tuvo la capacidad de traer a un político del peso como lo es la maestra Elba Esther, pues más vale calidad que cantidad, y es que el marinismo poblano, a su puro estilo, logrando reunir masas como lo es los 5 mil pelados, que nada más les falto incluir su "toperware" dentro de sus accesorios, por aquello "a ver si ´quedó pa´llevar".

 

“De hecho lo único rescatable fue el Torres 10 y el tequila que sirvieron; de ahí en fuera al arroz le falto sazón (salcochearlo) y la salsa verde con lo caro que està el aguacate pues tuvo que ser aguadita, aguadita...

 

“Por eso mi queja va dirigida a los encargados de realizar la fiestezota que no fue más que un evento de aquellos que sólo el revolucionario esta acostumbrado a realizar, tal parece que las tortas de jamón (con migajón) y el clasico frutsi (hoy sustituido) por "safari´s" fueron sustituidos por mixiotes (con carne), esto para complacer a (repito) 5,000 pelagatos... Qué bueno que pertenecemos al gobierno de nueva generación... si no imagínense estaríamos perdidos (sic.)

 

“Por cierto al que no le fue muy bien fue al secretario Pijijiapan, se la pasó atendiendo varias solicitudes, hasta parecía el asistente del gobernador, no pu´s y así quiere ser gobernador... hasta dan pena ajena... pero bueno arriba el PRI, mi Apá y la Chona... aburrrrrrr!!!
 
”P.D. Y si el SNTE le hace el feo a Rafa, yo le hago el feo al Bomberito, mejor hubiesen llevado al Bombón asesino (mínimo).

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD