Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Espiando al espía de Gobernación

 

 

“Apreciable Sr. Rueda me dirijo a usted una vez más, a fin de denunciar en su columna a un sujeto, funcionario y orejón del Gobierno estatal, que en muchas ocasiones ha sido objeto de acusaciones, pero por extrañas situaciones se mantiene al frente de la oficina de espionaje de la Secretaría de Gobernación estatal.”

 

“Quién más sino el mal afamado y que por infame mote se le conoce como el ‘Gussi’ o gusano como le decían en el Cisen cuando este era agente del más bajo peldaño jerárquico.”

 

“Este tipo, pues ni siquiera puede calificarse como persona, se ha encargado de hacer el trabajo de espionaje más sucio y repulsivo, con informes colmados de todo tipo de calumnias y datos tendenciosos, siempre tratando de ser servil a los intereses de su amo en turno. Sin embargo, esto es del dominio público y no quisiera ahondar en ello.”

 

“Lo que quiero exponer es la forma tan prepotente y arbitraria con la que maneja su oficina, misma que esta plagada de todo tipo de aviadores y actos corruptos. Y si algún empleado cuestiona alguna directiva, inmediatamente es objeto de todo tipo de terrorismo laboral, al más puro estilo priista de la vieja guardia (un Varguitas cualquiera salido de la película ‘La ley de Herodes’).”

 

“Ejemplos hay muchos:”

 

“Hugo Zarate, quien falleció en febrero del 2007, fue uno de ellos, pues ni su amistad de muchos años con el ‘Gussi’ logró disminuir la intimidación de la cual fue objeto por muchos meses por parte de su flamante jefe, quien decidió refrigerarlo por cuestionarlo en múltiples ocasiones y que acabó solo hasta su propia muerte a manos de un sicario y en condiciones misteriosas hasta el día de hoy (¿acaso sabía demasiado?)”

 

“Mariana Dosseti fue otra victima de este despreciable ser, pues desde su ingreso a esa agencia fue objeto de acoso sexual por parte del soplón mayor, llegando al grado de proponerle ser ‘su mujer’ para conservar el puesto y ésta, indignada, rechazó tan aberrante proposición y por lo cual fue excluida del círculo de confianza (lambiscones) de este policía chino y se convirtió en la proscrita de ese lugar.”

 

“Por si fuera poco cuando Mariana tuvo la desfachatez de embarazarse, el ‘Gussi’ encolerizado por la falta moral tan grande de su empleada, ni tardo ni perezoso le negó permisos para obtener licencia con goce de sueldo, pues ese era su problema y no el de la dependencia, pasándose por el arco del triunfo la Ley contra la Discriminación de Género y Laboral, así como todo principió de derechos humanos y de trabajo; sin embargo, la fémina buscó ayuda legal. Cuando se presentó una vez de concluir su periodo de incapacidad por maternidad, tenían preparada su renuncia, pues su jefe al no acceder a sus bajos instintos genitales decidió cesarla y así sucedió.”

 

“Edgar Musalem es otro caso, pues al no ser del agrado ni confianza del ‘Gussi’ durante su instancia en la Dirección de Estudios Políticos y Soporte Informativo ( no es broma así se llama) fue acosado, relegado y menospreciado y a pesar de empeñarse en hacer bien su trabajo, esto no bastó para tener conforme a su director.”

 

“En sus últimos días se le negó el acceso a dicha oficina, no se le recibían informes, ni mucho menos llamadas por indicaciones del ‘licenciado’ y se le levantó un acta administrativa por abandono de cargo, con lo que fue arbitrariamente despedido, dejando en Edgar un sabor de injusticia y corrupción que hasta hoy no puede digerir.”

 

“Por último, tenemos el caso de Cristian Barrientos, a quien mantienen desde hace varios meses en una mesa sin hacer absolutamente nada (una visita a esa oficina puede constatarlo) hasta que se canse de su situación y renuncie, además, con la amenaza de despedirlo en cualquier momento fue vedado de su bufete, de su computadora y se le negó el libre acceso al interior de la oficina (sólo puede ir al sanitario y eso si no esta ocupado por el ‘Lic.’), pues el ‘Gussi’ decidió relegarlo por un informe (chisme de lavadero ) sobre actos desleales por parte de Barrientos.”

 

“Todo ello junto al terror que ejerce al interior de su dirección, es una muestra del grado de corrupción, bestialismo e injusticia, por lo que absolutamente todos sus subordinados están más que descontentos con el liderazgo a la mexicana de este ‘servidor público’”.

 

“Además de las amenazas de despido, trabajo excesivo o de otro tipo, pues todos conocen sus picos emocionales que van de la depresión a la furia y que tienen en la inseguridad al personal de esta oficina.”

“Cuál será la Opinión de sus Jefes, sobre el actuar de este sujeto o es que acaso el Secretario de Gobernación no está enterado de la peculiar forma que conduce a su oficina el infame ‘Gussi’”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD