Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Las cañerías del Soapap

 

 

 

Hace tiempo que el Organismo Operador de Agua Potable se convirtió en un hoyo negro para las finanzas públicas del estado. También es tierra fértil, hogar, para un sinnúmero de aviadores: parientes, amigos y novias de altos funcionarios del marinismo ahí se han refugiado sin que nadie se moleste en buscarlos. El crecimiento exponencial de los aviadores comenzó en tiempos de Francisco Palomino, quien por órdenes de su compadre Javier García Ramírez, ingresó a varios de los favoritos del secretario de Obras Públicas, personal que se mantiene cobrando ahí una vez que Eduardo Macip, el nuevo titular, no pudo removerlos.

 

Javier García Ramírez no es el único miembro de la burbuja marinista que tiene las manos metidas en el SOAPAP. Para sorpresa de muchos, también se encuentran ahí parientes políticos del delfín Javier López Zavala. En específico, el jefe de cobranza de Cuentas Especiales. Un cuñado incómodo de nombre Antonio Villafuerte que, amparado en su relación con el cuasi próximo gobernador, comete toda serie de tropelías que nos relata un informante confiable a interior del organismo.

 

“Como ya es costumbre por compadrazgo o por meter a los familiares a que vivan del erario, se le da oportunidad a gente que no tiene la mínima idea de lo que es su trabajo (cualquier puesta de saco, es gratis). Y en lugar de hacer una aportación a las dependencias, sólo les hacen más daño del que ya estaba.

 

“Le comento lo siguiente porque en el SOAPAP, está nada más y nada menos que un “cuñado incómodo” del Lic.  López Zavala, que valiéndose de su familiaridad con éste, hace y deshace en el organismo operador.

 

“Su nombre: Antonio Villafuerte, desde que llegó se valió de su familiar y lo hicieron Jefe del Departamento de Cuentas Especiales, ahí se encarga de tratar con los grandes usuarios de tipo comercial. Valiéndose de esto, a cambio de favores de arreglar sus adeudos, se hizo de un Table Dance. Actualmente Contraloría Interna lo investiga, pero el “cuñado incómodo” jura y dice por ahí, que no le harán nada, porque su familiar es el delfín del gobernador. Así que la SEDECAP hará ojo de hormiga ante este caso. No así, cuando se trata de cualquier hijo de vecino, que llega a cometer alguna falta  por mínima que esta sea.

 

“Pero eso no es todo, de los vehículos oficiales a su cargo, uno se lo dio a una de sus hermanas, que ni siquiera trabaja ahí y en un pointer rojo actualmente traslada la bebida a su negocito.

 

“Esto es un secreto a voces, porque todos saben de estos casos que le comento. Se dice que tanto peca, el que mata la vaca, como el que le agarra la pata, y terminan siendo cómplices, tal es el caso del ahora director del Instituto Poblano de la Vivienda que anteriormente fue director del área comercial, Carlos Orozco.

“Se sabe también que otros integrantes de su departamento, se encargan de colocar  a las “chicas de su negocio” con descuento, para los empleados del SOAPAP. Pero eso si, sólo a los que él decide (se podría pensar que ese es mi coraje verdad? Pero no es así, se lo juro) le comento que va más allá de eso. Ya estamos cansados de estos “malos funcionarios” que utilizan a las dependencias para enriquecerse y robar, sin que nadie les pare el alto.

 

“Ya para terminar le comento que se descubrió que Antonio Villafuerte, mejor conocido como el “cuñado incómodo de Zavala” se autorobó una Laptop de su propia oficina, además de que su esposa, le armó un tremendo escándalo frente a nuestro director general el Dr. Eduardo Macip, sólo porque lo agarró en la movida con Ana Laura Aguilera.

 

“Sr. Rueda, mucho agradeceré respetar mi anonimato, pues ya sabe como es este asunto. Sería bueno que se dieran una vueltecita por el organismo y verifique con cualquier persona de su área y de otras, lo que le comento. También sería bueno que la SEDECAP le informe cómo va la investigación y si piensan llegar hasta el fondo del asunto, o por ser familiar del “delfín del gobernador” se pasará por alto, este penoso asunto y el Contador Villafuerte, siga sintiéndose como muchos otros, “DIOS EN EL PODER”.

 

“Le envío un afectuoso abrazo y nuestra admiración a la defensa que hace, de su libertad de expresión”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD