Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Falta olote para los burros

 

 

Se tardaron en tirar línea a los medios oficiosos, así como a los incondicionales que se conforman con un huesito para roer: hay que defender a toda costa la ilegal concesión a la firma española OHL. Recurriendo a supuestas opiniones de abogados expertos. Resaltando el prestigio de la constructora, así como su importancia en el mercado. O ya de plano bajándose los pantaloncitos, como en el caso de Javier Maldonado Moctezuma, presidente del Consejo de Organismos Empresariales (en busca de migajas). Pese a todos los argumentos, los ilógicos y los serviles, un solo hecho es rotundo: el gobierno marinista evitó que hubiera una licitación  pública, un concurso entre las grandes constructoras que operan en el país, para hacerse del Libramiento Norte y ofrecerle a los usuarios las mejores condiciones de peaje. Y a menos que califiquemos de tontos al séquito del gobernador, también es muy claro que hubo una comisión multimillonaria de por medio.

 

Dicen que si la educación es cara, más costosa es la ignorancia. Hablar como abogado, sin serlo, entraña un peligro gravísimo. Citar a supuestos expertos en derecho sin llamarlos por su nombre es un artificio. Carlos Meza, abogado y litigante, hace unos meses se enzarzó en una polémica con Valentín Meneses, al que no bajó de inútil e ignorante. Incluso, acusó que nunca se había titulado como Licenciado en Derecho y que si algún documento amparaba tales estudios, era patito. No nos queda más que darle la razón.

 

Y es que solo un grandísimo ignorante en materia jurídica –abogado o periodista- se atrevería a defender la hipótesis de que la negocarretera, por ser construida con recursos privados de la empresa española y no con dinero del erario, puede ser concesionada sin licitación. Se trata de una burrada de aquí a la luna, fácilmente rebatible por un estudiante de Derecho Administrativo.

 

Vuelvo a repetirlo: la concesión es un título de prestación de un servicio público, aunque no se haya invertido dinero del erario. Y una carretera, aquí y en China, es un servicio público. Los es por varias razones, pero la principal incluso es que el proyecto debe ser autorizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, así como por organismos como la Comisión Federal de Electricidad por el corte de líneas de transmisión. ¿O a poco resulta que cualquiera, sin permiso de ninguna autoridad, puede andar por ahí construyéndose sus carreteras. Claro que no.

 

El Libramiento Norte es un servicio público, y como tal, requiere una licitación pública. Marinistas y españoles saben de la ilegalidad. Tan lo saben, por ejemplo, que el gobierno estatal no expropiará el derecho de vía, sino que OHL lo comprará a los particulares. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que la expropiación sólo procede por causa de utilidad pública. Y recurriendo a la utilidad pública, cualquier abogado puede echar abajo la negocarretera demostrando que se trata de un servicio público que no fue concesionado mediante licitación.

 

OHL, aunque sea una de las principales constructoras de España –que no la principal- e inicie con pie derecho su andadura en México, nunca tendrá seguridad jurídica sobre su negocarretera. El titulo de concesión, en juicio de amparo, puede ser derribado con facilidad. Los riesgos que correrá son altísimos. Tan altos como las probables ganancias, cifradas según informe a sus accionistas (ver documento) en mil 421 millones de euros, es decir, poco más de 22 mil millones de pesos.

 

Javier Maldonado, impúdico, no dudó un segundo en bajarse los calzones para continuar con su gestión zalamera al frente del COE y agradar al gobernador. Aunque un día antes Valentín Meneses arremetió contra los constructores poblanos por su “falta de creatividad” para proponer proyectos como los de OHL. El presidente del COE, en la que se encuentra agremiada la disidente AECO, se apresuró a avalar la concesión directa a la filial española por su “prestigio” y además embistió a los miembros de la CMIC recomendándoles que “se organicen mejor e implementen más tecnología para estar a la altura de las empresas internacionales”. Lo que hace el hambre.

 

Concluyendo: quien se atreva a afirmar que la concesión directa a OHL es legal porque no se usan recursos públicos, es un burrazo de antología. El resto, para quien quiera defenderla, es porque tiraron línea desde Comunicación Social.

 

 

*** Regresa el Porky Mendoza. “Soy trabajador de la Secretaría de Finanzas y Administración y no estoy de acuerdo con los señalamientos de Enrique Núñez del periódico Intolerancia en el cual señala que la Subsecretaría de Ingresos es un oasis para flojos, y le pido un favor, el día de mañana asista usted con fotógrafo y reportero a esta dependencia a las 8:00 de la mañana que es la hora que el gobernador con inicio de actividades para los servidores públicos, y se dará cuenta que Jorge Mendoza Velarde no llega menos de 12 de la tarde y se retira a las 2 de la tarde y a pesar de que es un autentico aviador todavía se atreve a decir que no trabajamos. Por favor pido se investigue a este corrupto funcionario”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD