Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Don Beltrone en Puebla

 

 

 

El próximo viernes cinco de diciembre el hombre más poderoso de México vendrá a la entidad para darle su espaldarazo a sus tres protegidos poblanos: el gobernador Mario Marín, su secretario particular Guillermo Deloya Cobián y la ilustre desconocida Marisela Jiménez, quien aspira a una diputación federal con el único mérito de una recomendación proveniente de aquel que el periodista regiomontano Ramón Alberto Garza ha denominado “el vicepresidente de facto”. El pretexto para su aparición política será la presentación del libro “México pendiente”, una agenda de políticas públicas para los próximos años realizados por Deloya Cobián. Beltrones, quien realizó el prefacio del libro, presentará sus comentarios en el antiguo Mesón del Cristo, la casa que alberga las instalaciones de El Heraldo de Puebla. Y sin duda, parte del morbo político con la presencia del senador será analizar si lanza algún tipo de “señal” sobre la sucesión del gobernador.

 

A nadie deberá sorprenderle que Don Beltrone ejerza fuertes presiones en la sucesión marinista, dados los amplios servicios que le ha prestado al gobernador poblano, específicamente en el marco del escándalo Cacho, aunque no únicamente. Metafóricamente hablando, se ha convertido en una especie de Lord Protector ante las instancias nacionales. Entre el 2007 y el 2008, esta columna ha documentado por los menos cuatro momentos en los que el coordinador de los senadores tricolores cabildeó con el gobierno federal, así con el CEN del PAN los intereses de la administración poblana.

 

El primero de ésos momentos se dio cuando Manlio Fabio convenció a Santiago Creel y a Carlos Navarrete –coordinadores del PAN y del PRD- para que ningún integrante de sus bancadas aportara elementos de prueba una vez terminada la segunda investigación de la Suprema Corte de Justicia. Así, el Senado de la República, una de las cámaras que pidió ejercer la facultad investigadora, acabó desistiéndose en los hechos.

 

Después, negoció directamente con la Presidencia de la República que el fallo de la Suprema Corte de Justicia se produjera después de las elecciones locales del 11 de noviembre del 2007. Así lo reportamos en ese momento: “Beltrones les aseguró a los togados de la Corte que si ellos listaban el asunto del gobernador poblano para antes del 11 de noviembre, el priísmo nacional tendría claro que se trataba de un operativo del gobierno federal para ayudar al PAN a ganar las elecciones locales en Puebla. En suma, una mala señal de cara al proyecto de Reforma del Estado en el que se analiza las facultades que debe mantener la Suprema Corte de Justicia. Los ministros, afirmó Manlio, lo iban a pensar. La confirmación de la buena nueva llegó de la mano de la desgracia. El día de la muerte del diputado federal Mario Mendoza, un helicóptero aterrizó en Casa Puebla. Traía al coordinador de la fracción priísta en San Lázaro, Emilio Gamboa Patrón, quien asistiría al homenaje de cuerpo presente. En el tiempo que se preparaba la capilla ardiente en el PRI municipal, Marín y Gamboa se encerraron a conversar durante una hora. Ahí le comunicó la noticia tan esperada: los ministros habían aceptado el trato con el priísmo nacional. El tema Marín-Cacho no sería analizado hasta después del 11 de noviembre. Después, nadie aseguraba nada”.

 

Igualmente, Beltrones convenció a su interlocutor privilegiado, Juan Camilo Mouriño, de que el gobierno federal prohibiera al panismo local hacer campaña electoral aprovechando el escándalo Cacho. Así se transmitieron las órdenes a Rafael Micalco. Finalmente, Gobernación federal nunca intervino para obligar a los radiodifusores poblanos a transmitir los spots de campaña negra con el audio de la conversación Kamel-Marín. Terminado el proceso, diputados panistas como Alfonso Bello denunciaron públicamente que Mouriño nunca los recibió. Vaya, que a instancia de Don Beltrone, los dejaron solos.

 

El mismo gobernador poblano reconoció el apoyo que le prestó el senador Beltrones en la difícil coyuntura del caso Cacho durante una conferencia con diputados locales del tricolor -realizada en Mazatlán- confirmando las informaciones vertidas por esta columna.

 

Un último momento de apoyo a la administración poblana sucedió hace unos meses, cuando los diputados federales del PAN planeaban una embestida mediática contra Marín aprovechando el caso de narcoalcalde. Fotografías que lo ligaban en eventos de campaña eran el arma principal que presentarían en una conferencia de prensa. Al final resultó tremendo petardazo, nuevamente por la intervención de Don Beltrone.

 

Con una de sus sutiles amenazas. Manlio Fabio Beltrones, se comunicó con Germán Martínez, el presidente nacional del PAN. Palabras más, palabras menos, le enteró que sabía de la conferencia de prensa que los legisladores poblanos planeaban realizar, demandado una investigación federal al gobernador poblano. Beltrones amenazó con que los priístas revirarían, a su vez, pidiendo la investigación contra Juan Camilo Mouriño por sus extraños negocios en Pemex. Y entonces la bomba se convirtió en petardo.

Don Beltrone aterrizará en Puebla y parece seguro que dejará un mensaje sucesorio. Además, claro, de un importante espaldarazo a Guillermo Deloya Cobián y Maricela Jiménez.

 

 

*** La crisis del Frente Juvenil  Revolucionario “Sr. Rueda, acudo a usted primeramente por confiar en la veracidad de su palabra, y segundo por ser una persona que da espacio a todos, sin importar color partidista, idiosincrasia o cultura. El que escribe, Jesús Nicolás Luna Arteaga, es Delegado en el Estado de la Confederación de Jóvenes Mexicanos, una organización adherente al PRI, que antes de la Asamblea Nacional del FJR también éramos reconocidos por este sector. Hoy quiero manifestar la indignación que existe en la CJM de Puebla por la actitud que tomó la dirigencia nacional del FJR de desconocer a las organizaciones adherentes. Canek Vázquez es un hombre que llega a la dirigencia del FJR por tomar las oficinas del mismo para destituir a Helena Buscarón, y junto con él estaba Juan Carlos Natale, actual dirigente d la JP Nacional, Suplente de Diputado Local por el Distrito 6 de Puebla y suspirante a la dirigencia estatal del Verde Ecologísta. Esta pareja busca, por todos los medios, impulsar un proyecto para el 2012, pero ¿cómo lo van a lograr dividiendo al partido?

 

“Por otro lado quiero mencionarle la tibieza de la actual dirigencia del FJR en el Estado de Puebla, que diciéndose amigo de todos los que firmamos el acuerdo para que llegara sin problemas al sector, hoy da la espalda a los consensos y a los diálogos, incluso como ejemplo, no otorgó espacios como delegados, que legalmente correspondían a los adherentes, para asistir a la asamblea nacional del FJR en Nuevo León. Es por eso que le pido haga mención en su columna de que la CJM de Puebla convoca a la unidad de las demás organizaciones para rescatar la dignidad de la juventud priista y no permitir que se ría de nosotros, y menos el propio sector”.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD