Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

La batalla por el IEE

 

 

 

Acción Nacional quiere la presidencia del Instituto Estatal Electoral como posición estratégica rumbo al 2010, y para ello ha iniciado una campaña de desestabilización en contra del consejero Jorge Sánchez Morales a partir de su voto negativo en la aprobación de la cuenta pública del organismo. El objetivo es sustituirlo por Fidencio Aguilar Víquez, el consejero más combativo en esclarecer la aplicación de los recursos y su transparencia, pero que, vaya ironía, en el mismo momento que se aprobaba la cuenta pública, solicitaba un aumento del 20 por ciento para su nuevo asistente, recién llegado al IEE después de que el anterior, Eduardo González, renunciara al cargo para asumir la dirección editorial del portal digital e-consulta, casualmente el medio que más información posee sobre las irregularidades financieras del 2007.

 

Los diputados panistas tendrían que explicar una contradicción fundamental: por qué cuando la cuenta pública pasó por la Comisión Inspectora, sus dos representantes se abstuvieron, pero ayer en la votación del pleno sus ocho legisladores se manifestaron en contra sin explicación alguna. ¿Cuáles fueron las irregularidades que motivaron tal voto negativo? Nadie lo sabe. ¿Hay desvíos documentados o simplemente el PRI, en su mayoría mecánica, decidió avalar los gastos del organismo electoral? Tampoco lo dijeron.

 

La guerra de 2010 se libra en varios frentes. Al interior de Acción Nacional con la supremacía que ha alcanzado Moreno Valle y la débil oposición que representan Humberto Aguilar y Ángel Alonso Díaz Caneja.

El PRI con las tensiones que genera la maquinaria zavalista, la rebelión de Carlos Meza, el melquiadismo esperando turno al bat, así como el enigmático silencio de Enrique Doger. Pero en uno y otro lado saben que alcanzar la gubernatura pasa por dominar el Consejo General del IEE por su papel central de organizador de las elecciones y además, de acuerdo con la nueva normativa constitucional, la posibilidad de sacar a un candidato de la jugada por adelantarse a los tiempos legales del proselitismo.

 

Rafael Micalco ha propagado la tesis de que una de las causas de la estrepitosa derrota que sufrió Acción Nacional en noviembre del 2007 se encuentra en el dominio que tienen los priístas en el Consejo General del IEE. Con una mayoría de cinco consejeros encabezados por Jorge Sánchez y Juan Carlos de la Hera, aducen que el PRI pudo llevar adelante su programa de compra de votos por medio de la Sedesol sin que ninguna denuncia procediera. En especial a Sánchez Morales lo culpan de retirar los spots negativos con los que el albiazul intentó capitalizar los resabios del escándalo Marín-Cacho. Y por si fuera, le reclaman su negativa a solicitar la presencia de la Policía Federal Preventiva el 11 de noviembre, después de que panista fuera asesina en Xicotepec.

 

Es claro que la actuación del IEE en el 2007 no fue perfecta, ni mucho menos. Pero nunca entraron una crisis del tipo Luis Carlos Ugalde. El PREP funcionó correctamente y ni siquiera el PAN pudo denunciar retrasos. Más tarde, el Tribunal Electoral confirmó todos los resultados ofrecidos por el Consejo General.

Si a Jorge Sánchez no se le puede acusar de errores graves en la organización de las elecciones, y tampoco de parcialidad manifiesta a favor del PRI, y muchos menos se le pudo captar en una reunión sospechosa con los operadores gubernamentales del tricolor, ¿bajo qué cargo se puede pedir su dimisión? ¿Cómo iniciar la desestabilización del IEE sin un pretexto fundado?

 

El PAN decidió atacar el funcionamiento administrativo del organismo, así como sus manejos financieros, a través de los consejeros Fidencio Aguilar Víquez y Olga Lazcano Ponce, así como su anterior representante en el organismo, Rafael Guzmán. En específico, desde la Comisión de Transparencia se dedicaron a buscar pagos a medios de comunicación. Resulta extraño, sin embargo, que en su investigación y las filtraciones que realizaron nunca apareció un curso de “manejo de medios”, ofrecido por la Consultoría Contracorriente, y pagado en pesos y centavos. ¿Tendrá algo que ver con la andanada?

Como sea, Jorge Sánchez mantiene la confianza del resto de sus compañeros consejeros, y sólo la oposición de Fidencio Aguilar Víquez y Olga Lazcano, quienes buscan su cabeza de cara al 2010. ¿La obtendrán?

 

 

*** Historias de arrabal. Se trata de un secretario enamorado. Todos los días, después de tratar con constructores y empresarios, se refugia en los brazos de La Mojarrita, a quien hace subir a su oficina, a quien interrumpe en su horario de trabajo sin recato alguno.

 

Pronto, más detalles del idilio entre Gaby y su amorcito….. Para los morbosos, los compañeros de trabajo han grabado algunas conversaciones lujuriosas.

 

 

*** Un premio nacional para el ayuntamiento blanquista. La administración de Blanca Alcalá se apunta otro éxito al obtener  el reconocimiento a la Innovación, Modernización y Desarrollo Administrativo (IMDA) 2008, que se le otorga a los proyectos y casos de éxito implementados y ejecutados. El ayuntamiento capitalino lo obtuvo por el Programa de Alfabetización Municipal APUNTATE, dependiente de la Sedesol municipal.

 

El concurso por obtenerle es certificado por la consultora Deloitte, y será entregado el próximo 6 de noviembre en una Ceremonia Solemne que se llevará a cabo a las 10:30 a.m. en el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad de Chihuahua.

 

La Sedesol municipal festeja, y Víctor Giorgana también.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD