Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

El infierno de la incompetencia

 

 

Malas y terribles noticias. Puebla mantiene su monótona caída en todos los indicadores nacionales, y toca el turno a la competitividad y el empleo. Según Javier Lozano Alarcón, el paisano y secretario del Trabajo que cada vez que viene a la entidad cimbra al marinismo, revela que somos uno de los peores estados en creación de empleo. Específicamente el lugar 28, pues en seis meses hubo tan solo 4 mil 766 puestos de trabajo registrados en el IMSS, cifra menor al promedio nacional. Y todavía peor: el prestigiado Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), en su Índice de Competitividad Estatal 2008 nos hace caer dos posiciones para ubicarnos en el lugar 28 del país, a pesar de que Mario Marín apostó por el tema con la creación del fantasmal Instituto Poblano de la Productividad Competitiva, dirigió por el timador Gabriel González Molina y prometió colocarnos entre los 10 primeros estados.

 

El IMCO no se anda por las ramas: la nueva caída de Puebla se debe a fallas estructurales en varios de sus subíndices y el diagnóstico del por qué seguimos cayendo es demoledor: “Esto se debió principalmente a la caída en la calificación del subíndice de Gobiernos eficientes y eficaces. El avance importante en Economía estable y dinámica evitó una mayor caída en el índice. Al final, Puebla disminuyó 2% su calificación en el Índice de Competitividad Estatal 2008 respecto a su calificación de 2006, lo que significa que el estado fue uno de los pocos (5) que retrocedió respecto a sí mismo”.

 

Puebla tiene su principal freno en materia competitiva en el sistema de Administración y Procuración de Justicia. Si, en el intocable Tribunal Superior de Justicia, en el que 20 magistrados designados de forma cuasi vitalicia hacen y deshacen, formando clubes del nepotismo, sin un sistema de carrera judicial, sin un Consejo de la Judicatura y cuyos jueces son nombrados con base a elaborar un trabajo escolar sobre “cualquier área de derecho”. Y también la Procuraduría General de Justicia, de la que nos venimos a enterar muchos de sus comandantes y agentes del MP están amafiados con el crimen organizado. Y aunque sus nombres ya son públicos, nadie se atreve a cesarlos para poder realizar una investigación.

Veamos el diagnóstico en materia de justicia. Puebla mantuvo el último lugar en el subíndice “Sistema de derecho confiable y objetivo”, debido a que:

 

Se convirtió en el estado peor calificado en dos de los indicadores relacionados con el poder judicial: el índice de imparcialidad de los jueces y el índice de calidad institucional de la justicia, al retroceder 8% y 9%, respectivamente.

 

En el índice de eficiencia en la ejecución de las sentencias, pasó de la posición 3 a la 20, al bajar 12% su calificación.

 

Se incrementó 57% el número de hogares que dijeron sentirse inseguros. A pesar de haber bajado 4% el número de delitos por cada 100,000 habitantes, esto no mejoró su calificación ya que otros estados avanzaron más.

 

A pesar de estos retrocesos, el estado creó la Comisión para el Acceso a la Información Pública. También abandonó la última posición en el índice de corrupción y en el indicador de duración de procedimientos mercantiles al mejorar 39% y 115% respectivamente. Asimismo, redujo 12% sus mercados informales.

 

Los retrocesos en materia de competitividad se deben a que Puebla perdió dos posiciones en subíndice “Sociedad incluyente, preparada y sana”, al bajar al lugar 27, debido a que:

 

Disminuyó 11% el tiraje de periódicos diarios en proporción a su población.

 

La población ocupada con estudios superiores y posgrado se redujo 18%.

 

Cayó 99% la población económicamente activa que ha recibido capacitación, lo que llevó a Puebla al último lugar en el indicador.

 

Además, en materia de “Gobiernos eficientes y eficaces” Puebla tuvo su caída más dramática. Además del marinismo, ¿por qué será?

 

Perdió 74% en los ingresos de recaudación como proporción del gasto asociado, al pasar de 34 pesos recaudados por peso gastado en fiscalización, a sólo 9 pesos.

 

Se convirtió en el estado con el menor número de respuestas positivas por trámites de gestión empresarial.

 

Su independencia fiscal se redujo 34%.

 

A pesar de disminuir la apertura de un negocio a 46 días, otros estados tuvieron una reducción más importante.

 

Aumentó 58% el cobro por trámites como porcentaje del PIB.

 

El costo de la nómina como porcentaje del gasto total aumentó 6%.

 

Cayó al penúltimo lugar en el índice de transparencia informativa.

 

Así que los poblanos, y mucho menos el gobierno estatal, tenemos claro nuestros “Principales obstáculos para la competitividad”, pero el IMCO sí y así los enumera.

 

Un sistema educativo a que impide el desarrollo de una cultura empresarial.

 

Resistencia para transitar hacia una administración más vanguardista.

 

Un sector productivo conservador y poco proclive a la asociación y a la unidad de esfuerzos.

 

La dispersión geográfica del estado dificulta la provisión de servicios, por lo que son más caros y de difícil acceso.

 

Altos índices de migración.

 

Falta de detonadores económicos al interior de las comunidades.

 

 

¿Hacia dónde vamos?

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD