Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Presupuesto y elites, el factor Estefan

 

 

 

La disputa por el dinero federal se encuentra a su máximo nivel y Jorge Estefan Chidiac tiene su última oportunidad –literalmente- para posicionarse entre la elite política como una opción clara rumbo al 2010, a pesar de su débil posición en las encuestas. El presupuesto 2009 será el último en el que podrá meter mano para ayudar a los gobernadores del PRI, rectores, titulares de dependencias federales y hasta una multitud de presidentes municipales, una vez que su función como diputado federal culminará en abril próximo, cuando se acabe la legislatura 2006-2009. En la disputa del presupuesto 2010 ya no estará ahí, como presidente de la Comisión de Hacienda. El destino del hoy legislador federal y aspirante a la gubernatura es incierto, una vez que él mismo se ha cerrado la puerta de ingresar al gobierno federal.

 

El activismo de Jorge Estefan en tiempos presupuestales ha hecho que en tan sólo tres días el gobernador Marín, la alcaldesa Blanca Alcalá y el rector Agüera se reunieron con la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja para hacerle su solicitud de recursos. El gobernador, por ejemplo, pretende obtener 9 mil millones de pesos extra a pesar de los recortes generales que viven todas las instituciones y niveles de gobierno en el país. Nunca explicó en específico para que quería ese aumento, pero recibió las críticas del panista Alfonso Bello, quien le recordó que sus macroproyectos sexenales hasta ahora se perfilan como “elefantes blancos”. El mandatario estatal, contra su costumbre, respondió afablemente e incluso invitó a los legisladores a un recorrido por las obras.

 

Más tersa resultó el encuentro de Agüera con los diputados. El rector pidió para la Buap 300 millones de pesos más a la cantidad recibida en el 2008. Los recursos frescos se utilizarán para fortalecer la planta académica, nuevas contrataciones y promociones. Para convencerlos, les entregó un documento con el que avaló los logros que ha obtenido y que nuevamente han situado a la BUAP como una de las universidades públicas más importantes del país. Además, es importante recordar que en agosto pasado Agüera tuvo oportunidad de plantearle en persona sus demandas a Carstens y los diputados federales, ya que Estefan trajo a la BUAP la plenaria de las Comisiones de Hacienda y Presupuesto.

 

Por último, Blanca Alcalá compareció ayer ante la misma comisión y con el mismo objetivo: convencer a los diputados de darle más dinero al ayuntamiento capitalino en un contexto de crisis y recortes presupuestales. La cifra extra que pidió no fue divulgada, pero parece difícil que consiga dinero extra después de que por diferentes causas no se han podido utilizar los 150 millones de pesos que Estefan consiguió para la capital en el Fondo Metropolitano

 

En conjunto, parece que las peticiones de Agüera, Marín y Alcalá son excesivas en un ambiente de recesión y crisis. Pero de Estefan depende que obtengan recursos extras, lo que sin dura hará crecer la presencia del diputado federal. Porque nadie duda que Estefan buscará la gubernatura, pero nadie sabe desde dónde lo hará al culminar su periodo como presidente de la Comisión de Hacienda.

 

Desde hace tiempo se dice que al poblano, gracias a las relaciones que ha creado con el gobierno federal, le espera un puesto de importancia en la administración calderonista. Algunos medios nacionales incluso llegaron a mencionar el SAT o el IMSS. Sin embargo, para un priísta que busca la gubernatura de su estado, un puesto en un gobierno panista no parece ser la mejor carta credencial. De llegar al gabinete legal o al ampliado, Estefan prácticamente estaría abandonando la carrera por suceder a Marín.

 

Las fortalezas del diputado federal parecen claras: sus relaciones con las elites políticas y económicas son excelentes. La comisión de Hacienda, por ejemplo, le ha permitido el contacto con Enrique Peña Nieto, con el resto de los gobernadores, empresarios, medios de comunicación, permitiéndole generar varias alianzas. Pero también está clara su debilidad: es el priísta más rezagado en las encuestas, muy por detrás de Doger, Zavala y Blanca Alcalá.

 

¿Pueden darle las elites la candidatura sin un buen posicionamiento en su estado? Parece difícil. Otra de sus opciones, dada la cercanía que ha creado con Emilio Gamboa, es colarse al Comité Ejecutivo Nacional si éste se decide a suceder a Beatriz Paredes Rangel, lo cual le daría nuevos bríos a sus ambiciones.

 

La penúltima de las opciones, aunque la más lejana, es regresar al gobierno marinista. ¿Pero en qué posición? ¿Y cómo, una vez que el gobernador ya tiene favorito y no le va a dar oportunidad a alguien fuera del grupo?

 

La baraja de opciones de Estefan se reduce a concentrarse el próximo año en recorrer el interior del estado para levantar su posicionamiento en las encuestas y tener mejores argumentos para convencer a las elites de apoyarlo, entre ellos, por ejemplo, a Peña Nieto.

 

Lo único que queda claro es que los días de gloria e influencia de Jorge Estefan en la Cámara de Diputados, a medida que se acerca la aprobación del presupuesto 2009, se agotan para no regresar.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 


       

 



     PUBLICIDAD