Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Moreno Valle, el camino del exceso

 

 

 

Dicen que para ser, primero hay que parecer. Rafael Moreno Valle, ante la constante presión que ejerce el marinismo para desarticular sus fortalezas rumbo al 2010, ha decidido pegar un manotazo en la mesa y convocar su primer gran acto multitudinario, en lo que pretende sea un derroche financiero y de músculo político. Con el pretexto de su segundo informe de actividades legislativas en el Senado, el poblano predilecto de Elba Esther Gordillo pretende atiborrar el Complejo Cultura Siglo XXI el próximo sábado 18 de octubre en punto del mediodía, y al que se esperar que asistan panistas de todo el estado, dirigentes nacionales, alcaldes y diputados locales, así como miembros de la elite nacional. Se trata, por supuesto, de un arranque de campaña que puede, sin embargo, interpretarse como un exceso del senador.

 

Y es que el manotazo no sólo tiene como destinatarios a los marinistas, sino también a la triada de Ana Teresa Aranda, Ángel Alonso Díaz Caneja y Humberto Aguilar, cuyo único patrimonio político son las declaraciones mediáticas con las que insisten en disputarle la candidatura al ex priísta. Con una tremenda movilización, Moreno Valle pretende por fin cerrarles la boca y dejar en clara, desde el 2008, que él y solo él será el candidato de Acción Nacional a la gubernatura en el 2010.

 

Convocar a una movilización masiva en el Complejo Cultural Siglo XXI, al que por lo menos le caben 5 mil almas, es un exceso propio de un gobernador y no de un aspirante. Nadie duda, claro, que el senador panista tenga el dinero para hacer semejante dispendio y la capacidad de movilización para llenar el recinto. Lo que no se tienen claro es por qué hacerlo evidente, justo cuando las críticas en contra de Rafael Micalco y la delegación local de Sedeso han arreciado después de conocerse la carta de un empleado de la misma, dirigido al secretario Ernesto Cordero, donde relata cómo los programas del combate contra la pobreza se han puesto al servicio del proyecto político morenovallista.

 

En una misiva entregada al secretario Ernesto Cordero el pasado 23 de septiembre Zeth Lima Barrientos, adscrito a la Coordinación Estatal de Microrregiones, denuncia que por órdenes del nuevo Subdelegado Jorge Gutiérrez Ramos se entrevistó con Rafael Micalco, dirigente estatal del PAN, para coordinar el trabajo del partido con los programas sociales de la dependencia federal. Micalco, en especial, nombró como enlace a un tal Félix Hernández, quien especificó que los programas sociales fueran encaminados a apoyar las aspiraciones de Moreno Valle. De acuerdo con la carta enviada a Cordero, Lima Barrientos se negó y por ello ha sufrido hostigamiento e incluso se le ha pedido su renuncia.

 

Desaparecidos en las encuestas, a Ángel Alonso Díaz Caneja y a Humberto Aguilar Coronado apenas tienen el consuelo de llorar como magdalenas en sus conferencias de prensa, desde las cuales se dedican a despotricar en contra de Micalco por su apoyo abierto a Moreno Valle, y a quejarse de la falta de unidad al interior del albiazul. Sin una estructura y financiera que se la juegue con ellos, y una vez que sus amarres nacionales pasan tiempos de desgracias –en especial Santiago Creel- a ambos senadores solamente les queda a denuncia mediática como el camino para negociar con el morenovalismo. Con sus excesos de convocar a un acto multitudinario en el Complejo Siglo XXI, alimentará el fuego de sus enemigos y hará más costosa la negociación final.

 

Moreno Valle vive sus mejores días en las encuestas, pero a cambio tiene un partido semiparalizado electoralmente e ineficiente en los gobiernos municipales. En las elecciones del 2010, además, cargará con el desprestigio de un Presidente al que el país se le incendia entre las manos por su guerra perdida contra el narcotráfico y la recesión económica mundial a partir de la crisis en Estados Unidos. Y por si fuera poco, el marinismo avanza en su tarea de dividir al magisterio poblano, de tal forma que en el momento de la verdad el SNTE se haya fracturado irremediablemente y por ello no puedan operar a favor del PAN, a pesar del apoyo abierto de Elba Esther Gordillo.

 

Hace unos meses, para celebrar su cumpleaños, Moreno Valle apostó por una reunión de elite a la que asistieron empresarios, dueños y directores de medios de comunicación, alcaldes, diputados locales y federales panistas, convergentes, panalistas y hasta verdeecologistas. La cereza del pastel, por supuesto, fue la presencia de Elba Esther Gordillo y Miguel Ángel Yunes –a quien se coloca como el candidato albiazul a la gubernatura de Veracruz-. El éxito de la reunión fue enorme. Ahora, sin embargo, apuesta por una concentración masiva para su segundo informe de labores, lo que la traerá críticas por ser un destape descarado.

 

Moreno Valle, al igual que Javier López Zavala, recorre la peligrosa senda del exceso. ¿Vale la pena hacerlo en octubre del 2008?

 

 

*** El infierno de Los Varguitas. Además de San Andrés, también en San Pedro Cholula hace aire. El lugar de capitalizar el enloquecimiento de David Cuatli para atraer simpatías al PRI en el distrito, los antes amigos Francisco Covarrubias y el ex alcalde Juan Pablo Jiménez Concha andan a la greña, peleando la candidatura tricolor a la diputación federal.

 

Los desacuerdos entre los cómplices provienen de los malos consejos que ofrece al alcalde Covarrubias un pelagatos conocido como Fernando Ortíz, quien se jacta de ser el verdadero presidente municipal de San Pedro Cholula. El director de Gobernación es el encargado de generar malos entendidos entre Covarrubias y Jiménez Concha, con el consiguiente daño al tricolor cholulteca.

 

Ahora resulta que el Varguitas de San Pedro no es Paco Covarrubias, sino un vulgar subalterno. Ver para creer.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD