Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

31 años, 31 frases (la segunda generación)

 


14.- El periodismo me ha permitido subir a lo más alto de la montaña para mirar desde ahí el mundo; contemplarlo, maravillarme de él o entristecerme, comprender por qué los hechos, por qué lo malo y lo bueno del ser humano, por qué sus actitudes; el papel de sus gobiernos, los modos de vida, los sistema políticos, las justicias e injusticias, la legalidad y la desigualdad, la pobreza en muchos y riqueza en pocos. (Hipólito Contreras)


15.- Siempre pensé que los mejores periodistas tenían que haber pasado por Cambio. Cambio ha cumplido una función social histórica: fue el periódico del debate cuando los años duros en la UAP; muchas plumas muy buenas han pasado por Cambio: Carlo Pini, Mario Alberto Mejía, Rodolfo Ruiz —que me parece un muy buen periodista, aunque lo critico como director—, Alejandro Mondragón; las mejores crónicas en Puebla, aparte de las de Mario Alberto Mejía, son las de Sergio Mastretta. (Zeus Munive).


16.- El periodismo poblano es de autoconsumo: no va más allá de lo que le interesa a los directores y a los dueños de los medios, y a lo que le gusta escuchar a los hombres del poder; no está atento a lo que quieren leer y escuchar los ciudadanos; no se le da continuidad a la información. Leo cabezas que no me interesan, que no les entiendo, que no están hechas para mí, ciudadano. (Zeus Munive).


17.- El 95 por ciento de las personas que incursionan en el periodismo, más temprano que tarde, terminan por encontrar su verdadera vocación: el comercio. Lo columna ha caído mucho en la improvisación, se ha convertido en un coto donde el titular procura sus beneficios personales y no antepone el interés social. Me parece que está apartada de su función. No creo que por sí sea mala; son malos los contenidos. (Javier Gutiérrez Téllez).


18.- A veces parece que Cambio emprende campañas de ataque contra determinados personajes, eso no me gusta, porque precisamente se pierde uno de los principios básicos del periodismo —que también es un mito, una falacia— como es la objetividad. Los últimos meses no ha ocurrido; pasó en el trienio pasado, últimamente están más equilibrados. Me gusta mucho ese periódico. (Diana Hernández).


19.- Toda esa historia de 30 años, pareciera que no tiene nada que ver con el Cambio de hoy. Pero hasta cierto punto, esa transformación tiene lógica. Necesariamente Cambio es otro y, el hecho de que siga don Gabriel ahí, mantiene aquel vínculo con su historia. Aunque don Gabriel, siendo el director, ya no controla el asunto: hay broncas que se avientan Arturo, y en su momento Mario Alberto, y en las que don Gabriel se ha mantenido al margen. (Alberto Méndez)


20.- Todo el relato, análisis y denuncia del caso Lydia Cacho, tuvo un gran parecido, con un reportaje valiente —de Sergio Mastretta— que Cambio publicó en los ochenta, sobre la cruda pobreza que se vivía en la Sierra Norte de Puebla. Lo que hoy tiene Cambio es una nueva generación de periodistas formados en las universidades pero, tan capaces como lo fueron los empíricos comunicadores de aquellos años. (Hipólito Contreras).


21.- Un día puedes estar desayunando con el presidente de la República y al día siguiente, comiendo un tamal en la esquina, porque no te dio tiempo de otra cosa. El periodismo no es un trabajo ordinario: cada día vives cosas distintas, empiezas a una hora distinta, terminas a una hora distinta, o más bien como dice Fernando Crisanto: “tienes hora de empezar pero nunca hora de terminar”. Es una dinámica siempre variante. (Diana Hernández).


22.- Cuando alguien eleva la voz, entre más la eleva, más se aparta de las razones. Cambio propende mucho a la superficialidad del manejo de la información —es un mal de la mayoría de los medios impresos nacionales—, y a cierta altisonancia: cuando hace alarde, ostentación: adjetivando los encabezados, se separa, se divorcia un poco del equilibrio, de la confianza que debe inspirar. Podría perfectamente prescindir de ese tipo de enfoques, sin apartarse de sus contenidos. (Javier Gutiérrez).

 

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD