Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Deshojando la margarita (zavalista)

 

 

 

Así como para ponerle más emoción a la ya protagónica pachanga zavalista, el gobernador Marín se puso críptico en su entrevista en Al Portador con Alejandro Mondragón: el viernes yo voy a comer en Casa Puebla, dijo ante la bola rápida que le lanzó el periodista. Un rápido vistazo a su agenda confirma, en efecto, que después de sus dos informes regionales en Puebla capital y San Martín Texmelucan, tiene prevista una comida familiar, tal y como lo hace cada año, a donde sólo penetra su círculo más íntimo. La expectativa crece, pues la puerta se ha abierto para una ausencia del mandatario que castigue el infinito acto de soberbia del secretario de Desarrollo Social, con lo que su pasaporte al infierno estaría garantizado, tal y como desean varios enemigos del delfín.

 

Por supuesto, también existe una tercera vía: que Mario Marín le dé a Zavala el mismo trato que dispensó a Mario Montero en su fiesta de cumpleaños, celebrada el año pasado en el Presidente Intercontinental. Es decir, saltarse la comida y arribar al Country Club pasada la tarde para brindar y darle el abrazo a su amigo.

 

Así se evitaría, por ejemplo, la larga salutación que el equipo de Javier López Zavala tiene preparada, en la que caben los 5 mil invitados de todo el estado. Evitaría escuchar, también, la canción o poema que alguien le componga, y en el que se detallen todas sus virtudes para salir de la adversidad y salvar a Puebla. Cualquier semejanza con El hombre de hierro de El Bomberito es pura coincidencia.

 

Algunos personajes del círculo íntimo del gobernador afirman que Marín todavía no ha decidido si asistirá al pachangón zavalista, y por eso no lo ha incluido en la agenda. Y es que todas sus opciones parecen comprometedoras. Si no va, mal mensaje. Si sí va, es la transmisión de poder. Y si sólo llega a dar el abrazo y para brindar, el mensaje se queda a la mitad.

 

Vaya incomodidad para el gobernador, cuando debería estar disfrutando su Cuarto Informe de Gobierno.

 

 

*** La cena de negros en el Ayuntamiento. Contrario a las versiones optimistas de la reunión de gabinete municipal con la alcaldesa Alcalá, la realidad es que todo fue una cena de negros, producto de los malos números que Rigoberto Benítez presentó sobre la evaluación ciudadana. Mañana, todos los datos.

 

 

*** Un mensaje para Héctor Escobar de parte de los ex empleados de Casa Puebla en Los Ángeles. “Sólo para comentar que tiene dos meses de la llegada de Héctor Escobar como Comisionado de Atención al Migrante Poblano y a esta fecha podemos hacer un pequeño pero muy profundo balance de los resultados obtenidos versus promesas y desafortunadas declaraciones a los periódicos de Puebla.

 

“Prometió mejorar la mala imagen que según él dejaba la administración anterior.  Llegó y corrió al personal de la Comisión Estatal de Atención al Migrante Poblano con guardias de seguridad impidiendo su entrada a laborar. No les dio ninguna liquidación, carta de renuncia o cuando menos un trato digno y eso que estamos hablando de servidores públicos, no de vendedores ambulantes.

 

“Dos meses han pasado y nunca se ha parado en una Casa Puebla, nadie lo conoce, nadie sabe quién es, nadie sabe qué planes tiene y mucho menos saben....que intereses tiene con los migrantes poblanos.

 

“Resumidamente comento que lo primero que hizo fue prometer mejorar el servicio de las Casas Puebla en Estados Unidos ya que según él no daban un buen servicio.  Lo que hizo es que mandó sin ningún documento oficial que los amparara como empleados del Estado de “Puebla a sus compinches Carlos Orea e Isidro Lucero a retirar todos los muebles, teléfonos, escritorios, computadoras y dejó a los migrantes poblanos sin clases de inglés y computación que se impartían gratis, sin la tramitación de las actas de nacimiento, sin el seguimiento a los proyectos productivos los cuales estaban generando en el Estado de Puebla empleos y al mismo tiempo permitía a los migrantes poblanos ser dueños de su propio negocio.

 

Todo esto se fue por el canal del desagüe.

 

“Adicionalmente se retiro el servicio de repatriación de restos, todo esto provocado porque también dejo de pagar la renta de las oficinas y fuimos desalojados los empleados.

 

“Estamos conscientes de que la situación económica en Estados Unidos es muy difícil sobre todo para los migrantes y es cuando más necesitan del apoyo y es justo cuando Escobar les quito todos los beneficios.

 

“A los empleados tampoco nos aviso de sus planes, nunca recibimos una carta de ya no te presentes, ya no te pagaremos, ya no vengas o simplemente te odio por trabajar en favor de los migrantes poblanos. 

 

“Nos quedo adeudando un mes de sueldos más una liquidación, retiro o algún tipo de comunicado oficial. Nunca recibimos ni un post-it de su oficina.

 

“Declaró a los periódicos que nos corría por holgazanes, porque no se abrían las oficinas pero podemos mostrar las listas de asistencia de las clases diarias y los servicios solicitados por los poblanos. Los Consulados Mexicanos y las Universidades como UCLA y Southwest College son fieles testigos de nuestro trabajo.

 

“Por último anunció que iba a abrir otra Casa Puebla en Chicago, esto por supuesto porque él vive allá y necesita un pretexto para justificar sus viáticos.

 

“En conclusión y como un breve balance de dos meses de gestión la pregunta es.... Qué beneficio tuvo la llegada de Héctor Escobar? y la otra pregunta es... ¿El Gobernador Marín sabe de estas anomalías?”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD