Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Priístas infraganti (otra vez, González Molina metió la pata)

 

 

Tan bajo es el perfil de los precandidatos priístas a las diputaciones federales, que un día bastó para que cometieran su primer error garrafal: exhibirse públicamente tomando un curso de imagen y propaganda electoral con el inefable Gabriel González Molina, director del Instituto Poblano para la Productividad Competitiva, en sus instalaciones ubicadas en el segundo piso de Plaza Palmas.

 

Sorprendidos in fraganti por CAMBIO, Julieta Marín, Alberto Jiménez Merino, Carlos Peredo, Francisco Ramos y otros ocho aspirantes palomeandos por el dedo supremo, salieron de las oficinas con evidente nerviosísimo y justificando –contradictoriamente- su presencia. Entienden la gravedad de los hechos: apenas comienza el proceso electoral cuando ya son susceptibles de ser denunciados ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade).

 

Candidatos priístas, tomando un curso con fines electorales en un organismo público dentro de sus instalaciones pagadas con recursos del erario, e impartido además por un funcionario gubernamental –Alto Comisionado para la Competitividad- que recibe un sueldo del gobierno estatal. Además, el Instituto Poblano para la Productividad Competitiva no sólo tiene 8 millones de presupuesto estatal, sino que además del Fondo Pyme –coinversión del gobierno federal, local y municipal- recibió 4 millones de pesos de una bolsa global de 57 millones que ejerce la Secretaría del Trabajo y Competitividad. Con esos 4 millones provenientes de recursos federales, González Molina en teoría debería impartir cursos de capacitación a pequeñas y medianas empresas. Pero no: sigue con su afición de consultor electoral.

 

No es la primera vez que González Molina utiliza indistintamente el IPPC para su doble tarea de consultor electoral y asesor en imagen pública, aliado siempre al PRI. Lo hizo, por ejemplo, en la pésima campaña federal del 2006, cuando eligió la peor frase de campaña en la historia de la entidad: “de eso se trata esta elección”, que repetido hasta el cansancio en spots donde aparecían Mario Montero y Rafita Cañedo Carrión terminó por exasperar al electorado. Después de su pésima conducción, el PRI perdió doce distritos federales y una senaduría, en una derrota inédita.

 

Tampoco es la primera vez que los candidatos del PRI usan las oficinas del IPPC y a su Alto Comisionado como instructor particular, cuando todo es pagado con recursos públicos. Lo hicieron en 2006 y en los comicios locales del 2007. Pero por primera vez, fueron sorprendidos con las manos en la masa y fotografiados por un medio de comunicación.

 

Tan bajo es el nivel de los aspirantes registrados, cuasi candidatos, que huyeron en diferentes direcciones y con distintas versiones, contradiciéndose entre ellos mismos ante la presencia de Selene Ríos y Ulises Ruiz. Pretextos verdaderamente hilarantes que puede escuchar en www.diariocambio.com.mx y www.laquintacolumna.com.mx

 

Veamos lo que dijeron los aspirantes –cuasicandidatos- tricolores:

 

Juan Pablo Jiménez Concha (Cholula): “Venimos a pedir información sobre esta empresa, para ver en qué determinado momento podemos acudir a ella”.

 

Carlos Peredo Grau (Teziutlán) “Venimos a tomar lecciones de inglés y a tratar un proyecto turístico para Teziutlán”.

 

Ardelio Vargas Fosado (Huachinango) “Yo vine a revisar mi expediente para ser elegible, no vine a otra cosa”.

 

Leobardo Soto ( XII de Puebla) “¿Cuáles compañeros? Yo no los vi. Yo vine a la sesión del Instituto de la Productividad, porque sesionamos cada mes”.

 

Juan Carlos Lastiri (Zacatlán) “Vine a una sesión del Consejo y nada más a eso… no hay ningún tipo de limitante y nada especial”.

 

Carmenchú Izaguirre (Tehuacán) “Ya nos pescaste a todos. Nos dijeron de algún test para talentos”.

 

Blanca Estela Jiménez: “Venimos a investigar cómo funciona la cuestión ésta de los talentos”.

 

Yaneth González Tostado: “Necesitamos saber cuáles son nuestras fortalezas, tenemos que prepararnos”.

 

Alberto Jiménez Merino: “Venimos al Instituto porque posiblemente nos animemos a conocer los talentos para servir mejor a los ciudadanos”.

 

Y por último, Gabriel González Molina: “La Fundación invita a los candidatos de los partidos, no solamente en esta elección, en todas”.

 

¿O no es hilarante y ridículo? ¿Patético y festivo al mismo tiempo?

 

Y ahora qué harán en el PRI.

 

¿Se imaginaron empezar el proceso federal 2009 con todos sus candidatos denunciados ante la Fepade?

 

Por cierto: el más listo de todos los aspirantes resultó ser Paco Ramos, quien huyó como alma que lleva el diablo cuando vio aparecerse en Plaza Palmas al equipo de CAMBIO. Pero también de él hay foto.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD