Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

El país se quiebra (Lozano vs Slim)

 

 

México arde. No nos basta un Estado fallido incapaz de asegurar el monopolio legítimo de la coacción, incapaz de someter a las mafias del crimen organizado, y una inequidad social agravada por una crisis económica mundial que empieza a aterrizar en nuestro entorno y ya nos muestra su rostro apocalíptico.

 

Ahora debemos sumar el enfrentamiento, franco y abierto, entre el gobierno federal panista y el empresario más importante de país, Carlos Slim. Con toda la osadía del mundo, el poblano Javier Lozano Alarcón salió a enfrentar al segundo hombre más rico del mundo para recordarle que si se ha vuelto multimillonario es precisamente gracias al poco competitivo mercado mexicano, luego de que el presidente de Carso atenazara al gobierno calderonista con su visión del desempleo nunca visto desde hace 80 años y la brusca caída del PIB, así como el inminente cierre de empresas.

 

El poblano Javier Lozano Alarcón consumó la ruptura entre el gobierno federal y Carlos Slim, pero no la provocó. De hecho, fue el propio dueño de Telmex quien decidió romper con Felipe Calderón al asistir al foro Foro México ante la Crisis organizado por el vicepresidente Manlio Fabio Beltrones para dinamitar mediáticamente la estrategia antricrisis del gobierno federal. Y vaya que lo logró con la complicidad del segundo hombre más rico del mundo.

 

Slim tenía preparada milimétricamente la bomba que iba a reventar. Un día antes, quizá en un acceso de desesperación, el Presidente Calderón había condenado a los que llamó catastrofistas por hablar de la crecimiento marea de despidos, cierre de empresas y macrodevaluación. Así como para evidenciar su distancia, e incluso para burlarse del mandatario federal, Slim tomó la palabra maldita: “No quiero parece catastrofista”. Y soltó la bomba.

 

Por supuesto, Slim ya eligió bando y abandonó al gobierno panista en su momento de mayor urgencia. Su nuevo bando parece estar de lado del hoy más poderoso que nunca Manlio Fabio Beltrones que, desde su corral, lanzó un misil imparable a la administración federal.

 

Con los titulares de la prensa escrita refiriendo el negro panorama pintado por Slim, el poblano Javier Lozano Alarcón salió a protagonizar un acto mitad osadía y un acto mitad insensatez: embestir al segundo hombre más rico del mundo para defender a Felipe Calderón y su plan anticrisis del ataque conjunto del Manlio Fabio Beltrones y el dueño de Telmex.

 

En entrevista para Carlos Loret de Mola, el poblano se soltó el chongo: “ese modelo que hoy critica es el que le ha permitido ser precisamente el segundo hombre más rico del mundo". Zasssssss!!!!! diría Dios en el poder. Y fue a más. "Lo que escuché ayer (lunes) fue una serie de recetas que él nos plantea pero no oí en ningún momento cuál va a ser la contribución de él precisamente para enfrentar esta crisis…. Lo que no nos podemos permitir es que una crisis económica se convierta en una crisis de confianza, en una crisis de valores y que nos caigamos todos al piso", señaló el valiente secretario del Trabajo.

 

Más tarde, reanudó sus críticas en entrevista para Joaquín López Dóriga, sin matizar o reducir ninguna de sus acusaciones. “Lo reto a que nos garantice contribuyendo con que ninguno de sus empleados sea despedido…Decir que es la peor crisis de los últimos 80 años no es hablar con toda la verdad, pues si revisamos la de 1995 se verá que la economía cayó 6.2 por ciento del PIB y se perdieron 819 mil empleos netos tan sólo en ese año".

 

Además de la preocupación específica por el futuro político de un poblano brillante como Javier Lozano Alarcón -¿quién puede progresar enfrentado a un poder fáctico de tal envergadura?- habría un pregunta muy lógica: ¿qué tan conveniente es para el país que el gobierno federal se enfrente al empresario más poderoso –por mucho-, que tienen en sus manos inversiones, miles de millones de dólares, acciones de filantropía, miles de plazas de trabajo? Además, por si fuera poco, es un gran inversionista de campañas políticas. Y parece que su apuesta ya no va con Acción Nacional.

 

La colisión entre el segundo hombre más rico del mundo y el gobierno calderonista fue provocada desde el Senado. El alguna parte, Manlio Fabio ríe.

 

 

*** Puñalada por la espalda. Manlio Fabio Beltrones, hoy, puede tener más razones para seguir riendo. Su probable contendiente por la candidatura presidencial priísta del 2012, el guapo Peña Nieto, puede perder su copete de oro en la Suprema Corte de Justicia. Terminado el debate sobre si hubo o no violaciones a derechos fundamentales en Atenco, diez de once ministros determinaron que sí las hubo.

 

El análisis del caso Atenco continuará hoy en el episodio más delicado: determinar cuáles autoridades tienen responsabilidad en la violación de derechos fundamentales. En el proyecto viene señalado el gobernador mexiquense, entre otras. La guillotina puede caer sobre Peña Nieto.

 

¿Pero alguien en su sano juicio se puede creer que los mismos ministros injustos que exoneraron a Mario Marín hoy se vuelven justos por obra y gracia del señor? Puede que sí, dependiendo el nombre que prosiga al “señor”. Puede ser, por ejemplo, al señor Manlio Fabio Beltrones.

 

Esto huele a puñalada por la espalda. ¿Alguien se imagina a Pena Nieto como candidato presidencial del PRI siendo calificado como violador de derechos humanos? Yo no.

 

Manlio Fabio sigue riendo.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD