Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

El origen de la ponzoña tricolor

 

 

El PRI nacional vive sus días de vino y rosas soñando que en un futuro cercano volverá a su pasión genética, la Presidencia de la República. Más que confiados, están ensoberbecidos por la paliza que le dieron a Acción Nacional en todo el país. Sonríen por lo bajo, divertidos, mirando las tribulaciones de su partido rival que no encuentra liderazgo ni en Felipe Calderón y mucho menos en su invento sexenal llamado César Nava. Se frotan las manos pensando en el enorme pastel que se repartirán a sí mismos a la hora de aprobar el Presupuesto de Egresos gracias a su mayoría en la Cámara de Diputados. Los 19 gobernadores no ven la hora de que llegue el próximo año para comenzar a gastar los dineros que llevarán sus incondicionales convertidos en diputados federales. Sus alianzas boyantes con Televisa y TV Azteca han generado un producto de primera en la persona de Enrique Peña Nieto. En pocas palabras: lo tienen todo.

 

Pero la memoria histórica de los priístas es muy corta. Tan corta que los hace olvidarse que apenas hace seis años prácticamente vivían los mismos días de vino y rosas. En el 2003 también ganaron al PAN y aunque no obtuvieron la mayoría, si eran la primera fuerza política de San Lázaro pese a la mercadotecnia foxista de “quítale el freno al cambio”. También tenían en Roberto Madrazo a uno de los mejores precandidatos, o por lo menos empatado con López Obrador. Y su fuerza regional estaba cimentada con 17 gobernadores que hacían contrapeso al carisma descendente del presidente Fox. Los analistas nacionales coincidían: el PRI va en caballo de hacienda para recuperar la Presidencia.

 

Pero no: los días de vino y rosas se acabaron pronto. Los artífices de la recuperación, Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo se trenzaron en un pleito sin fin. La Maestra, desde la coordinación de la fracción priista en San Lázaro buscaba aprobar las reformas fundamentales de Fox, pero ésas reformas eran contrarias al proyecto electoral de recuperar la Presidencia. Los antiguos aliados se mordieron en debates públicos lamentables, como aquél en los micrófonos de Joaquín López Dóriga. Al mismo tiempo una oposición interna a la candidatura madracista creció en los gobernadores agrupados en torno al TUCOM reclamando lo evidente: que Madrazo al mismo tiempo que dirigente nacional y aspirante presidencial era juez y parte.

 

La cosa terminó mal. Elba Esther fue expulsada primero de la coordinación de los diputados y después salió del partido para fundar el suyo, llevarse una importante base magisterial y aliarse con el PAN para enterrar a Madrazo. Lo logró. Por otra parte, Madrazo se mostró indulgente a una contienda interna, pero antes de que empezara terminó cuando el tabasqueño filtró todas las irregularidades patrimoniales de Arturo Montiel, el abanderado del Tucom. Y los gobernadores se la cobraron en la contienda.

 

¿Habrán aprendido que los días de vino y rosas se acaban pronto cuando las ambiciones meten mano?

 

 

*** Colima y Nuevo León, gobernador sí puso gobernador. “Cada seis años en la gran mayoría de los estados de la república mexicana  se celebra elecciones para elegir gobernadores, y es  aquí donde  se pone en tela de duda la democracia  y sus procesos. Esto en gran medida por la ambición de quien gobierna, que  en la gran mayoría de casos  trata de imponer por todos los medios  a su sucesor.


“Actualmente en algunos estados de la república  como es el caso de Colima y Nuevo León, ya sucedió: los gobernadores en turno vieron  consolidadas sus ambiciones  logrando dejar a sus incondicionales  en el poder para perpetuarse políticamente generando con esto nuevas formas de cacicazgos.


“Pero estas acciones  son producto de la complacencia  de los ciudadanos, en su gran mayoría gente de escasos recursos  que son cooptadas a través de dadivas o programas gubernamentales  que se supone se ejecutan sin ningún fin electorero.


“Los triunfos electores  en los estados  donde logran carro completos los gobernantes en turno, no son producto de la casualidad NI DE LA GRAN SIMPATIA QUE TIENE EL ELECTOR PARA TAL O CUAL PARTIDO,  los carros completos son producto  de  tanta dadiva  y dispendios que otorgan los gobiernos en turno  hacia gente  de escasos recursos  y  humilde. Estos  grupos de familias son más fáciles de cooptar, logrando con este  aterrizaje de recursos indiscriminados que este  sector sea el que incline la balanza.


“El aseguramiento de votos para asegurar  carros completos  y votaciones copiosas, depende en gran cuantía   de  la capacidad  y habilidad del gobernante en turno,  así como de sus operadores para el manejo de programas  que le garantizaran su permanencia en el poder.  


“Cada gobernante  va construyendo a lo largo de su administración el camino para llegar primero a las elecciones intermedias que son  los parámetros que les indican su capacidad de operar y el grado  de poder que ya  adquirieron en los primeros tres años de su gobierno, después de esto  inician lo que ellos llaman la consolidación del poder, que no es otra cosa más que preparar  el terreno para  poder llegar a las elecciones de fin de sexenio y materializar   sus ambiciones dejando a su sucesor  para seguir  tras el trono gobernando.


“Pocos  casos se han visto, en la actualidad tenemos dos Colima y Nuevo León  gobernantes en turno que rompieron la máxima “de  gobernador no pone gobernador”. Estos  hoy podrán dormir tranquilos  tendrán la oportunidad de seguir gozando de  impunidad, canonjías y seguir acrecentando sus fortunas  a la sombra   de los erarios públicos.


“El estado de Puebla no ha sido la excepción,  ya varios gobernantes han intentado dejar a su sucesor”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD