Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Los idiotas útiles del voto inútil

 


Y sigue la ingenuidad dando. Cada día más personajes del círculo rojo se suman a la moda del voto nulo como forma de expresar su rechazo al sistema político en su totalidad. Inspirados en la novela del portugués Saramago no alcanzan a distinguir la ficción de la realidad: en “Ensayo sobre la lucidez” los habitantes de una capital ficticia votan mayoritariamente en blanco y con ello trastornan al régimen político que sospecha de una acción subversiva. En la realidad nadie se trastornaría: ni los políticos ni los partidos que todos modos obtendrían –incluso más fácilmente- su cuota de diputados y el control del presupuesto federal. Digo más fácilmente porque en ausencia de la decisión ciudadana la organización corporativa del PRI, del PAN y del resto de partidos hará su agosto. En lugar de favorecer la partidocracia, ingenuidad lo único que hará es reforzarla.


Dos puntos más para rechazar la teoría del voto nulo. Número uno: Los promotores de la medida, sedicentes luchadores contra la partidocracia, en realidad emergieron de ella y ahora se vuelcan resentidos. Gabriel Hinojosa es el ejemplo típico: como militante activo fue postulado por Acción Nacional a puestos de elección popular y fue el primer alcalde capitalino de oposición. En ese entonces, la partidocracia no era mala. Ahora que ha sido rechazado por sus ex compañeros, sí. La lista de resentidos es amplia e incluye a una fauna variopinta de ex militantes: Esteban Moctezuma (PRI), Marco Rascón (PRD) y Tatiana Clouthier (PAN). ¿Por qué cuando tenían puestos públicos era bueno votar por un partido y ahora es malo?


Número dos: detrás de la iniciativa del voto nulo se encuentra la ofensiva de los poderes fácticos, dueños de televisoras y radio, para que una Cámara de Diputados debilitada y acusada de no tener legitimidad deshaga la reforma electoral que les hizo perder cientos de millones de pesos. Estos es, que los particulares y los candidatos puedan comprar spots en radio y televisión


Ahí se encuentra la ofensiva contra el IFE y los partidos que cambiaron las reglas de la política mexicana: dinero a los medios es igual a poder político. Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego perdieron millones. ¿Creyeron que se iban a quedar con las manos cruzadas? En lo absoluto. Por ello resulta que la mayoría de sus empleados y opinadores profesionales apoyan la supina iniciativa, en la que otros muchos estúpidamente se embarcan.


Ojo ciudadano común: los abstencionistas no quieren un mejor país. Más bien quieren regresar al estado anterior de la reforma electoral. Que la televisión y la radio puedan hincar a los partidos y los candidatos. Que sean Televisa y TV Azteca los que sigan controlando el futuro del país. ¿Alguien se va a prestar?
Yo por lo menos no.

 


*** Las encuestas perdidas de la sucesión. “Personalmente me declaro un conocedor promedio de los temas políticos, y como muchos otros soy un individuo que medianamente se interesa en los asuntos del poder. Sin embargo, en esta ocasión, y después de leer en los últimos meses y detenidamente algunos titulares y comentarios en la prensa, incluidos los de usted, me he dado cuenta que en el rompecabezas de la sucesión algunas piezas se encuentran perdidas, ya sea intencionalmente o porque realmente se extraviaron.


“La exhibición de estas piezas nos ayudaría a comprender los movimientos que, al menos en el PRI, se tienen previstos para la elección del candidato al gobierno del estado, por ello es que urge precisar con exactitud en dónde se encuentran y cuál es el significado de las mismas, pues al parecer algunos medios se han empeñado en analizar los escenarios desde una óptica que me parece equivocada.  


“Como muchos sabemos, recientemente se publicó en la prensa que el llamado candidato del gobernador, Javier López Zavala, había crecido electoralmente y que en las encuestas se encontraba muy por encima de otros aspirantes. Lo que me llamó la atención es que al tratar de buscar algún dato palpable jamás aparecieron los citados sondeos. La encuestadora Parametría fue tomada como referencia para dar cuenta del hecho, pero tampoco fue mostrada al público.


“Inmediatamente pasaron por mi cabeza distintos cuestionamientos: ¿Si va en primer lugar por qué no presumir los resultados con la presentación de la encuesta? ¿Coincide con otras encuestadoras de prestigio como Opina, BEAP o Indicadores? ¿Cómo es que estando en tercero o en cuarto lugar avanzó rápidamente y se colocó por encima de sus competidores?


“La realidad es que no existen pruebas de que esto haya sucedido, y que pensando en que los lectores de medios somos tontos se nos ha tratado de engañar como a un niño. Por qué lo digo, porque algunos especialistas -que no necesariamente escriben en la prensa y en quienes realmente creo- me han comentado que la realidad es otra, que el señor López Zavala no ha subido ni siquiera una  milésima de puntos porcentuales a pesar de todo lo que realiza para lograrlo, y que, por el contrario, ha sido superado por personajes como Enrique Agüera, Blanca Alcalá o Enrique Doger.


“Esto ha preocupado al señor Zavala y a quien habita casa Puebla, por ello se generó una guerra de descalificaciones hacia los opositores del “delfín” con el fin de frenarlos. La supuesta existencia de traidores en el PRI, anunciada por Alejandro Armenta, tenía la intención de generar ruido en contra del resto de los aspirantes, pero terminó convirtiéndose en un “boomerang” que finalmente dañó la imagen del PRI por los visos de desunión en tiempos electorales.


“Y qué decir de la posibilidad de que se adelanten los tiempos de la sucesión. Muchos han dicho que ello le restaría posibilidades a pre-precandidatos como Blanca Alcalá o Enrique Agüera y que fortalecería al señor López Zavala; sin embargo, pienso que sucede todo lo contrario, pues si el resultado de las encuestas -como dicen mis amigos- es verdadero, entonces la desesperación haría estragos en el equipo de López Zavala.


“¿Qué pasaría, insisto, en el hipotético caso de que el señor Zavala se encontrara realmente en el cuarto o quinto lugar de las encuestas?


“La respuesta es más que sencilla, nunca le alcanzaría para competir contra el PAN en las posibles elecciones de julio. Es entonces que tendría que elegirse a un candidato (el que sea) con reales posibilidades de competir contra el PAN, y ello obligaría a quien decide la candidatura a meter en la contienda electoral a quienes están por encima de Zavala, muy a pesar del rechazo o desprecio que se tiene por ellos.


“Es cierto, para entrar en la lucha por la nominación del partido se debe contar con el aval del mandatario, pero ante una circunstancia como esta quienes no tienen ese permiso tendrían que entrar de manera obligada, y la “burbuja zavalista” tendría que aprender a “tragar sapos” y a resignarse.


“Esas, a mi parecer, son las piezas que faltan en el rompecabezas de la sucesión, por ello es necesario que las verdaderas encuestas salgan a la luz pública, con lo anterior se despejarían muchas dudas y se ayudaría a comprender lo que sucede realmente en el PRI.


“Me despido de usted no sin antes reconocer su trabajo periodístico y felicitarlo por el día de la libertad de expresión. Y le pido que estas humildes reflexiones contribuyan a analizar nuevos escenarios. Muchas Gracias. Lic. Alejandro Chacón Morales. Catedrático de la BUAP

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD