Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Crece la cloaca de SITMA

 

 

Los hermanos Tiro Moranchel no se dignan a dar la cara. Si alguien debe dar seguridad a todos los ingenuos que les confiaron los ahorros de su vida, pues que sean empleados menores. Si se trata de intimidar a aquellos que buscan retirar sus recursos, mejor que les toque a simples promotores de sucursal. Si alguien debe confirmar que, en efecto, no son una sociedad financiera a pesar de haberse presentado como tal durante los últimos diecinueve años, que sea en una rueda de prensa a cargo del Director de Mercadotecnia. Si hay que desinformar a los medios de comunicación, hay que proyectarles un video sobre los excelentes dividendos que otorga Sitma Grupo Inmobiliario. Pero si se trata de explicar el oscuro manejo de una empresa que mágicamente otorga rendimientos muy por encima de los Cetes, ahí ya no encuentra a nadie. Porque los verdaderos beneficiarios de la estafa,  Leonardo y Mauricio Tiro Moranchel, tienen los pasaportes listos para volar a cualquier lugar del mundo si la cosa se pone fea, dejando sin ningún tipo de protección, indefensos, a los casi 10 mil poblanos que metieron su dinero en tiempo de crisis. Delincuentes de cuello blanco los llaman en mi pueblo.

 

¿Cuál es el perfil de los clientes atraídos por Sitma? Gente humilde que seguramente depositó ahí los ahorros de su vida llevados por la publicidad engañosa de un negocio que se vendía como banco pero no era un banco. ¿Y es que quién, con alta escolaridad o recursos se dejaría engañar por la falsa promesa de obtener réditos cinco veces más altos de la que ofrecen los verdaderos bancos? ¿Qué sociedad financiera, de actividad lícita, puede ofrecer intereses del 24.12 por ciento según reza su publicidad? Ninguna, si tomamos en cuenta por ejemplo los réditos que ofrece actualmente la banca comercial no van más allá del 5 por ciento.

 

Si un cliente deja su dinero intocado por 18 meses puede llegar a obtener ganancias del 30 por ciento anualizado. Una auténtica maravilla. Aunque la Condusef considera a este tipo de negocios como una especie de pirámide, lo cierto es que se trata de una operación muy sofisticada. Parte de ella es una muy generosa inversión en medios de comunicación, cuando no tiene una alianza sospechosa como con TV Azteca Puebla. Después, estos seudo empresarios se muestran en la sociedad poblana con un alto nivel de vida, como para hacer parecer que sus empresas son sólidas. Y eso sin contar sus alianzas perversas con partidos y políticos, un camino que ayer dibujó Mario Alberto Mejía y quién sabe dónde conducirá.

 

Los empleados de SITMA, defensores de oficio de su fuente de empleo, recurren a la cantinela de que “no son una sociedad financiera” para sacar a flote la empresa mientras los auténticos pillos giran órdenes para que los recursos no sean devueltos a los ahorradores. Ayer, en las sucursales se intimidó con penalizar con el 20 por ciento de su dinero a los que pidan su devolución, esperando con ello contener el cuello de botella que los haga cobrar si sus casi 10 mil clientes quieren retirar en masa su dinero.

¿Y los hermanos Leonardo y Mauricio Tiro Moranchel dónde están y porqué no dan la cara? ¿Cómo unos humildes atlicenses se convirtieron en empresarios de alcurnia? ¿Cuáles son sus relaciones políticas?

La araña investiga.

 

 

*** Delincuentes de cuello blanco. “Pienso que tu columna de ayer relativa al caso Sitma e Invergroup no sólo fue atinada, sino que destapa una verdadera cloaca de más de una decena de empresas que operan fraudulentamente en nuestra entidad. Es de mi conocimiento que algunas otras como Combsra, Inverbien, Inverfacil, invitan a inversionistas a cambio de réditos fantásticos a invertir su dinero en proyectos inmobiliarios en su mayoría ficticios o que no cubren las cantidades de dinero que se reciben.

 

“Conozco perfectamente la operación ya que alguno de estos vivales me platicó como la gente "idiota" (palabras textuales) les daba su dinero. En primer lugar tienen "vendedores" que se encargan de buscar a gente y convencerlas de que inviertan su dinero con la empresa en alguno de sus proyectos patito, en sus oficinas presentan maquetas y todo tipo de documentos que aparentan ser una empresa sólida. A este personal se le ofrece un 10 % de comisión sobre el dinero que consigan, si a esto le sumamos el 30.7 % al capital invertido ya quedo reducido al 40%. Como cualquier persona común y corriente (no se necesita ser un sabio) me doy cuenta que el mercado inmobiliario está por los suelos, todo se vende ¡¡¡¡

 

“Es maravilloso que estos señores todavía obtengan ganancias después de perder el 40% del capital, esto quiere decir que obtienen utilidades del 60 o 70% en inversiones inmobiliarias (qué maravilla¡¡¡¡¡). Para más el mismo individuo que en menos de un año pasó de empleado de una de estas empresas en la pobreza total a millonario, se pavonea afirmando  que lo principal es tener buenos coches, viajes restaurantes y todos los lujos para que la gente pendeja siga invirtiendo su dinero creyendo que son empresarios prósperos.

 

“Por favor que el gobierno despierte y detengan a estos delincuentes de cuello blanco, ya que con la difícil situación económica, lo menos que queremos es nuestro propio Stanford. ¡Pobres poblanos!”.

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD