Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

¡Extra, extra! El PRI gana 15-1

 

 

Parece increíble, sí. Producto de los rezos de Alejandro Armenta a San Judas Tadeo, el santo de las causas imposibles. Pero en el transcurso de unos cuantos días se cruzaron las tendencias al alza del tricolor y un desfonde imprevisible de Acción Nacional. De acuerdo con el último sondeo de Indicadores SC –en estricto sentido la encuesta final de la campaña 2009- el PRI está a punto de ganar la joya de la corona. Un botín que se había resistido desde hace 12 años: las cuatro diputaciones federales de la capital. Y a punto hacerlo con los candidatos de menor perfil probablemente en la historia moderna del partidazo: dos jóvenes cuasi desconocidos, una mujer venida de las bases y un líder obrero tartamudo. ¿Qué diablos pasó? ¿En verdad existen los milagros?

 

La capital, joya de la corona política, desbalancea el marcador final. Del probable 8-8 señalado la semana anterior, incluso de la probable victoria 9-7 para los panistas de acuerdo con lo que ocurriera en el decisivo enclave del distrito VI. Pero con el tricolor ganado los 4 de la capital, el PAN lo único a lo que aspira es a perder con un indigno marcador de 12-4. Eso sí fuera capaz de ganar Cholula, Atlixco, San Martín y Tehuacán. Pero las malas noticias para el panismo no sólo llegan desde la capital, sino también del interior del estado. El derrumbe es generalizado. Al grado de que la cabeza de Rafael Micalco rodará irremediablemente si los últimos números reportados por el CISO, que corroboran a Indicadores, se hacen realidad: el único distrito en el que PAN sigue presentando pelea es en Cholula. Pero los otros 15 ya cayeron.

 

Como lo lee: el PRI liderado por Alejandro Armenta, con sus candidatos absurdos e impresentables, sin ningún tipo de propuesta concreta más que robarse la celebridad del técnico Chelís está cerca, muy cerca, de ganar los 16 distritos electorales. Sí, incluyendo los enclaves del cuerpo a cuerpo como Atlixco, Tehuacán, Cholula y San Martín. Una victoria redonda e imposible, sólo digna de San Judas Tadeo. Les hizo el milagrito.

 

El desplome panista, por si fuera poco, coincide con la misma tendencia a nivel nacional. Las puyas de Germán Martínez, la identificación PRI-crimen organizado, el pánico generado por la influenza y la indolencia de Beatriz Paredes para defender a su partido provocaron el mejor momento de la campaña para el PAN, que llegó a acercarse a 4 puntos del PRI, en un virtual empate técnico. En el mayo nefasto, por ejemplo, Eduardo Morales Garduño llegó a tener una ventaja de 25 puntos sobre Leobardo Soto, coincidente con la estrategia anticlimática y sin discurso planteada por Alejandro Armenta y Gabriel González Molina. Fue cuando desde el bunker del gobernador se llegó a pensar en una derrota semejante a la del 2006, un humillante 4-12.

 

Por el discurso de la lucha del Presidente Calderón contra el crimen organizado empezó a languidecer. Espoleada por sus gobernadores, Beatriz Paredes endureció el discurso y volteó la tortilla con el tema que abrió un boquete, primer pequeño y luego más grande, en la línea de flotación panista: la crisis económica. Y el incumplimiento del Presidente del empleo. Más bien del desempleo.

 

Por un momento, casi como líneas perpendiculares, se estabilizaron los porcentajes de intención de voto. Pero ya a mediados de junio inició una tendencia lenta, muy lenta: el PRI a la alza y el PAN a la baja. Fue cuando los tricolores empataron la contienda y todo, se pensaba, iba a decidirse en el distrito VI de Paco Ramos.

 

Pero la última semana de junio fue decisiva. La crisis económica se apoderó del pensamiento de los mexicanos y sin grandes golpes contra el crimen, se acabó el único discurso que manejaba el PAN. Del 8-8 se pasó al 12-4. Y ahora al 15-1. Increíble.

 

Los últimos sondeos serán reportados hoy al gobernador en un cónclave donde Armenta querrá abrir las botellas de champagne. Los números de Elías Aguilar serán corroborados por el CISO. Después, el martes celebrarán la cena de la unidad como un festejo preliminar a la impresionante movilización que se tiene prevista para el domingo 05 de julio.

 

¿Y la paternidad de la victoria? Todos las disputarán, porque ya se sabe aquello de que las derrotas son las únicas huérfanas. No faltará quien afirme que todo se lo deben al Chelís.

 

Aja.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD