Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Las razones del subdesarrollo poblano

 

 

Ahora que Puebla entra una competencia pública con otros nueve estados de la República para obtener la multimillonaria inversión de la nueva refinería, se evidencian las razones de nuestro subdesarrollo y el fracaso de cualquier política de desarrollo económico para un estado que tiene como su principal y única virtud los pocos más de cien kilómetros que nos separan del Distrito Federal, pero a contrario sensu, desarrolló un aldeanismo sin precedentes en su clase política y empresarial. A pocas horas de que los gobernadores deban comparecer en un foro ante funcionarios de Hacienda, Comunicaciones y Pemex para ofrecer sus ventajas competitivas, la administración marinista decidió emprender la guerra sin asesores de nivel en el plano técnico y mucho menos la contratación de un despacho internacional especializado en asuntos petroleros. Como el borras, José Antonio López Malo encabeza de la elaboración de un proyecto ejecutivo que tiene todo para perder frente a los meses de trabajo que tienes otras administraciones priístas como las de Hidalgo, Campeche, Tabasco o Veracruz.

 

Puebla, por supuesto, no parte como favorito para ganar la refinería, y más bien entra la competencia por un favor presidencial que resarció la falta de actividad del gobierno marinista, al que jamás le pasó por la cabeza candidatearse como sede idónea de la nueva refinería, a pesar de que desde el año pasado se autorizó en el Presupuesto federal. Sólo el anunció del Presidente Calderón en el municipio de Venustiano Carranza, en pleno festejo de la expropiación petrolera, nos dio boleto para un tren que hace meses había partido.

 

Por el trabajo previo en el campo técnico y económico, no es casualidad que Hidalgo, Veracruz, Campeche y Tabasco partan en los foros como los principales candidatos. No sorprende de los últimos tres, ya que constituyen la zona de explotación petrolera por excelencia, y prácticamente sus gobernadores por necesidad se vuelven expertos en el campo y en tratar con la inmensa y poderosa paraestatal de Pemex, así como su sindicato.

 

No, la mayor sorpresa de la carrera es el estado de Hidalgo y que según rumores palaciegos prácticamente ha sido declarada como ganadora. Sus ventajas competitivas son inmensas. Para empezar, el gobernador Osorio Chong ya previó regalar al gobierno federal un terreno de 600 hectáreas en la zona industrial de mayor importancia, en el corredor de Tula. Por ahí, además, corren casi toda la red de ductos que llevan el petróleo de sur a norte del país. Su infraestructura carretera en pocos meses contará con el Arco Norte que se construye actualmente. Y solo para terminar, tiene ya el puerto seco más importante del país luego que la multinacional china Hutchison Port Holdings invirtió 250 millones de dólares.

 

Fidel Herrera, por ejemplo, va con todo. Al foro público acudirá con expertos en la materia y estudios universitarios de la Unam y el Politécnico que señalan que la mejor opción es Tuxpan por sus ventajas competitivas, así como por la mano de obra barata. “La expresión de muchos científicos y de conocedores de la materia, Gershenson, Díaz Serrano, economistas y expertos del petróleo, dicen que las refinerías se hacen cerca de donde están los clúster de la infraestructura, los tubos, o cerca de donde está la materia prima”, dijo.

 

Tabasco, otro estado priísta, por su parte, cuenta con una ventaja científica ya que el Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos (IMIQ) reconoció que es la mejor para instalar la nueva refinería por su cercanía al crudo que tiene Tabasco, además de los más de 8 mil kilómetros en ductos. Además, el Instituto Mexicano del Petróleo y Pemex Exploración y Producción se encuentra ahí, así como una  planta productiva de 45 mil trabajadores de Pemex.

 

En Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, mandatario panista, además de la posición geográfica en la zona Centro-Occidente del país, ofreció los Centros de Investigación en materia petroquímica que existen en el estado y la infraestructura de comunicaciones y Transportes. El proyecto para la instalación de refinería en Salamanca fue redactado por un despacho profesional.

 

¿Y cómo va a presentar Mario Marín al concurso público? ¿Qué va a ofrecer? En San Martin Texmelucan lo único que hay es la cercanía al DF y su red carretera, y un complejo petroquímico semiabandonado. En La Célula, pues peor, porque ahí si no hay nada de nada. Apenas un páramo que se inunda.

 

¿Y qué sabrá José Antonio López Malo de petróleo y petroquímica? ¿Cómo él encabeza el proyecto ejecutivo si es el responsable de que ninguna empresa haya invertido en La Célula? ¿Y porqué participan en dicho proyecto puros aldeanos de la Canacintra local y el del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos (IMIQ), sección local? ¿A poco ellos sí saben del tema?

 

Por Dios, con López Malo al frente todo pinta para ridículo. ¿Por qué no contratar a un despacho profesional, quizá hasta internacional? ¿Por qué no hace una inversión real ante la posibilidad de conseguir 10 mil millones de dólares?

 

En fin, que se acuerden los funcionarios locales que será Mario Marín quien comparecerá públicamente ante la elite financiera nacional.

 

¿Quién pagará los platos rotos si hay un ridículo?

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD