Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Se disparan las alarmas

 

 

El PRI poblano está hecho un despelote. El orden y concierto mostrado en los días de la precampaña es hoy fragmentación y enfrentamiento. Días de fuego amigo y de traidores. Por si no quedaba claro que cada grupo político quiere llevar agua a su molino, la absurda declaración de Jorge Estefan Chidiac para defender la propuesta de un IVA generalizado a alimentos y medicinas terminó por descuadrar la campaña mediática de Alejandro Armenta Mier, basada precisamente en rechazar la imposición de tal gravamen. Para la dirigencia estatal del tricolor no se trató de un lapsus brutus del presidente de la Comisión de Hacienda, sino un acto deliberado de sabotaje. Una represalia del dúo Estafan-Alcalá en la búsqueda del 2010. Una respuesta a los ataques que el ayuntamiento capitalino recibió desde la prensa zavalista, y un cachetadón al desliz de Armenta sobre los traidores y simuladores en las campañas tricolores.

 

A Alejandro Armenta comienza a quedarle grande la dirigencia estatal del tricolor. Tan grave es la amenaza de hundimiento que ayer el reportero Miguel Ángel Cordero sorprendió a la nomenklatura priísta en su búnker del Hotel Lastra en una sesión de autoflagelación. El dirigente estatal realizó su mea culpa luego de que el alto mando le jalara las orejas y ordenara un cambio radical de estrategia luego de que, como lo comentamos en esta espacio, desde hace una semana poseen estudios de opinión que indican un derrumbe en las preferencias electorales. La punta del iceberg la mostró el muy profesional encuestador Rodolfo Rivera Pacheco: la volatilidad de los electores hizo que en un mes el PR ya pierda 3 de los cuatro distritos de la capital.

 

El cambio de estrategia parece apenas un placebo para tranquilizar los ataques de pánico escénico. La nomenklatura priísta –delegado, comité estatal, candidatos y operadores electorales- llegó ayer a una conclusión: terminar los experimentos mediáticos para regresar a la tradición. Movilización y campaña de tierra en vez de la “campaña de aire” que tan malos resultados ha dado. Armenta, con un cursillo de marketing político en The Washington University se sintió Dick Morris y tomó decisiones absurdas, como basarse en el culto a la personalidad de sus candidatos, la mayoría feos retocados, en lugar de la marca y la propuesta de partido. Hasta el único mensaje –algo así como privilegiar la economía familiar- nunca conectó con el electorado. Y ya que tenían uno medianamente atractivo –la lucha contra el IVA en medicinas y alimentos- fue fulminado por Jorge Estefan Chidiac.

 

El desconcierto y la desunión se palpan en la campaña a simple vista. El fuego mediático lanzado por el aparato zavalista contra Blanca Alcalá provocó que la alcaldesa, en menos de una semana, abandonara el trato terso y pidiera respeto a su administración. Guste o no, Alcalá en uno de los activos del tricolor.

 

¿Por qué dinamitarla y exponerla a la furia priísta con el discurso aquel de los traidores y simuladores?

El barco se hunde: la mirada de los actores está fija en el 2010 y el 2009 es una estación de paso. ¿Quién podrá ayudarlos?

 

 

*** Nexos perversos entre el Orfise y el Colegio de Contadores Públicos. “Cuando al Colegio lo encabezaba David Nieto Martínez, respaldó la candidatura de Víctor Manuel Hernández Quintana para dirigir el Órgano de Fiscalización del Estado de Puebla, lo que evidencia la confabulación que actualmente hay entre ambos.

 

Con ello, se fraguaba una ambiciosa “facturación” a favor de Nieto Martínez, la cual fue cobrada de inmediato al tomar posesión Hernández Quintana, quien dio varios contratos de auditoría externa a favor del Despacho de David Nieto, así como otros despachos  registrados con prestanombres y el  de su esposa, Edith Bravo Tejeda, que juntos cuentan con un jugosa cartera de clientes municipales que incluyen, entre otros: a San Pedro Cholula, Tecamachalco, Atlixco, San Andrés Cholula, pero sobre todo del ayuntamiento de Puebla.

 

Esto queda al descubierto cuando muchos de los miembros del Colegio de Contadores se vieron perjudicados por la ambiciosa acción del otrora presidente de dicho organismo colegiado, ya que les fueron literalmente arrebatados los contratos de auditores externos por Nieto Martínez.

 

Uno de los afectados fue León Rubén Reyes Leyva, quien en una de las reuniones que sostuvo el Orfise con los auditores externos, junto con la diputada Rocío García Olmedo, reclamó la falta de transparencia del Orfise, no sólo por la afectación que han hecho muchos de sus colegas sino porque se nota claramente que existen acciones obscuras dentro de dicho organismo, ya que éste se niega a publicar la lista de auditores externos de los municipios de Puebla y cuánto cobra por sus servicios.

 

Ante dicha inconformidad, Víctor Manuel Hernández Quintana respondió con evasivas al contador Reyes Leyva, que dicho sea de paso, ya no cuenta con registro ante el Orfise, y su pecado fue ser contralor municipal de Luis Paredes Moctezuma.

 

David Nieto Martínez es el principal operador técnico que le está complementando el juego a Víctor Manuel Hernández.

 

Pero, ¿quién está detrás de Nieto Martínez?, ¿será acaso el actual presidente del Colegio de Contadores Públicos, Francisco Javier Romero Serrano?, ¿También estará en este enjuague técnico el presidente de la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, Sebastián Anastacio Díaz Cervantes?

 

¿Qué enjuagues y qué convenios habrá hecho David Nieto con Francisco Javier Romero Serrano para que nadie (aunque tengan conocimiento de las cochinadas) diga algo en contra de lo que está sucediendo en el Orfise, el cual por cierto el informe de Metrics, Consultoría Internacional, ya dio a conocer sobre el nulo desempeño del Órgano de Fiscalización del Estado de Puebla.

 

Otro escándalo, por falta de honestidad y transparencia, está en puerta, lo que dañaría seriamente a la política y las elecciones”.

 

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD