Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Calvario financiero del IEE

 

 

Una noticia hipotética por ahí de abril de 2010, unos dos meses antes de las elecciones estatales. “Mientras sesionaba el Consejo General del Instituto Estatal Electoral, la fractura en el techo del salón de sesiones que nunca fue reparado por la escasez de recursos provocó un derrumbe de todo el edificio.

 

Hasta el momento el recuento de muertos y heridos no termina, pero hay pocas esperanzas para los consejeros ciudadanos y los representantes de los partidos. El secretario de Gobernación, en reunión con diputados del Congreso del Estado, han suspendido el proceso electoral y ahora se busca un mecanismo constitucional para la renovación de la gubernatura, el Congreso y los Ayuntamientos. Crisis en el sistema político”. Este escenario de política ficción, indeseable por supuesto, podría volverse realidad dada la asfixia financiera que la secretaría de Finanzas ejerce sobre el órgano responsable de los comicios.

 

Asfixia tal que el órgano ni siquiera puede reparar la grieta que surgió en el temblor de mayo pasado, y que los obliga a sesionar como judíos errantes: una vez en el Tribunal Electoral y otra en la Upaep. ¿Cómo podrán organizar elecciones decentes hundidos en la miseria?

 

El gobierno marinista desestima la crisis política que puede provocarse por un mal desempeño del órgano electoral, o por no tener los recursos necesarios para organizar correctamente los comicios del 2010. El Instituto Estatal Electoral vive muy lejos de la opulencia del IFE. Los consejeros electoras –excepto Jorge Sánchez Morales- no reciben del organismo ni radio, ni vehículo y mucho menos bonos. Su única prestación es un asistente. Reciben tan sólo su sueldo: ni un peso más ni uno menos. Austeridad republicana podría llamarle. Indigencia, dicen desde dentro del órgano.

 

Finanzas aprieta y aprieta el cinturón. El calvario comenzó cuando Gerardo Pérez Salazar, unilateralmente le quitó al IEE 4.3 millones de los 61 millones aprobados por el Congreso, por lo que sólo se quedaron con 57 millones para ejercer. Por supuesto que el presupuesto voló por los aires, y aunque reiteradamente pidieron la devolución del recurso, Finanzas se lo quedó. Pero todo empeoró cuando la Suprema Corte de Justicia determinó que las elecciones locales llevarían a cabo en julio –y no noviembre- como ordenó la reforma electoral. Los tiempos de todo el proceso se adelantaron, y ahora con la última normativa deberá empezar dentro de dos meses.

 

Entre noviembre y diciembre el Instituto Estatal electoral deberá comenzar la conformación de los veintiséis Consejos Distritales, así como determinar su ubicación física mediante la renta de inmuebles. Y hasta hoy no tiene un peso partido por la mitad. Y por si fuera poco, la sede del órgano sufrió la famosa fractura por el peso de los expedientes, y ahora andan como judíos errantes sesionando donde se puede y pidiendo posada. Dirían Ásterix y Óbelix: ¡Por Tutatis, que el cielo caerá sobre sus cabezas!

 

Los consejeros, juntos con los representantes de los partidos, hacen cuentas y cuentas para sacar determinar cuánto necesitan para sacar adelante los primeros trabajos del proceso electoral. La cifra determinada ronda entre los 12 y los 14 millones de pesos, cantidad mínima indispensable que ni siquiera alcanza para comprar hojas de papel bond.

 

La petición del recurso todavía no se hace oficial, pero Gerardo Pérez Salazar ya les mandó contestar que ni pensarlo. Que si bien les va, recibirán algo así como 5 millones de pesos. Y que con eso se arreglen.

 

¿Por qué la actitud de someter financieramente al IEE? ¿Y porque los consejeros electorales soportan el suplicio sin armar un escándalo? No lo sabemos. Lo que sí parece lógico es que un órgano electoral sometido por el dinero es un órgano dócil a la espera de unas migajas. Y también queda claro que la actitud de los consejeros es agradecer el maltrato del poder que los llevó ahí.

 

Pero todo se puede revertir: un órgano electoral financieramente debilitado no podrá organizar correctamente los comicios. Y cualquier error, en una elección que se prevé sumamente complicada y casi con empate técnico, provocará una crisis política. Como la de la elección presidencial del 2006. Y todavía resentimos el conflicto poselectoral.

 

 

*** Llegó la influenza al Colegio Americano. “Estimados padres de familia, alumnos y personal: A través del presente me permito enviarles un cordial saludo, al tiempo que les informo que el día de hoy recibimos la notificación de un caso confirmado de influenza H1N1 en cuarto de Primaria.


“De forma responsable, los padres de familia del alumno afectado, aplicaron el filtro de sanidad escolar y al detectar los primeros síntomas lo remitieron a su médico y no lo trajeron al Colegio.

 

“Como medida de prevención decidimos suspender las clases de los dos grupos de cuarto grado que comparten las  aulas de inglés y español en las que toma clases el alumno convaleciente.


“Durante los días en que las clases estarán suspendidas realizaremos una desinfección a fondo de ambas aulas. Los alumnos de estos grupos reanudarán sus labores el próximo lunes.

“Les pedimos de la manera más atenta nos apoyen, recordando que son ustedes el primer eslabón del filtro de sanidad escolar, por lo que, en caso de detectar algún síntoma en sus hijos, eviten traerlos al Colegio y los remitan de manera inmediata a su médico familiar o pediatra. Agradezco nuevamente su cooperación y comprensión ante esta situación. Atentamente Dr. Francisco Galicia Ortega. Director General”

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD