Inicio >> Columnistas >>Tiempos de Nigromante

Columnistas

   

Tiempos de Nigromante
de Arturo Rueda

[email protected]


 

 

 

 

Alevosía y ventaja

 

 

Pésimo gestor de negocios resultó Alejandro Armenta Mier: por su cuenta y riesgo, como define el Código Civil, determinó sacar de la carrera sucesoria a Blanca Alcalá. Casi casi la empujó del caballo. Aprovechando su ausencia para asistir a un coloquio de las ciudades patrimonio en Quito, la dirigencia estatal convocó a un cónclave para fijar las reglas del proceso, así como la contratación de las casas encuestadoras. Casualidad o no, de todos modos la alcadesa no hubiera sido invitada de no haber viajado, ya que según el dirigente la propia Alcalá le manifestó que “no está interesada en participar en la contienda” y que su objetivo es “terminar su periodo en el Ayuntamiento”. El problema es muy simple: no es la propia presidenta municipal quien reconoce su salida del proceso. Y mientras Blanca Alcalá no lo diga, la opinión pública no quedará tranquila.

 

En suma, se trató de un acto con alevosía y ventaja. Hace meses que el zavalismo presiona para que Blanca Alcalá asuma su salida del proceso, y la alcaldesa resiste esas presiones con pura ambigüedad. “Mi tarea de momento es…” siempre responde a los cuestionamientos que buscan orillarla a definirse. “En este momento me concentro en trabajar por la ciudad”, escabulle. Y con salidas del mismo tipo asume las preguntas que quieren poner su espalda contra la pared. La alcaldesa actúa con la sabiduría de los viejos, cuya máxima es que el que respira, aspira. Así que mientras ella mismo no se salga de la contienda, de alguna forma sigue dentro.

 

Me imagino a Alcalá en Quito siendo informada que por decreto de Alejandro Armenta se encuentra fuera de la contienda. Entiendo seguro su sentimiento de furia, pidiendo  inmediatamente que le comunicaran a Víctor Giorgana, ordenándole salir a los medios a poner en duda su expulsión de la sucesión. Hace algunas semanas, cuando le dieron el mismo trato, la presidente municipal debió a salir a los medios a exigir respeto a su capital político. Y tuvo la razón.

 

Si, como lo es, Javier López Zavala es el número uno en las encuestas, ¿para qué aplicarle a Alcalá un golpe por la espalda, en ausencia? No se entiende.

 

Fuera del decreto de expulsión, la nota se la llevó el veto unánime que los aspirantes le dieron a Consulta Mitofsky para realizar las encuestas definitorias, por lo que de común acuerdo optaron por María de las Heras. El zavalismo, por supuesto, quería a Roy Campos. Pero el nombre fue tumbado por los rebeldes.

 

 

*** Tres años de Dios en el poder. A menudo es una tortura revisarla. Las reclamaciones llueven después de publicarla. La mezcla de ironía y humor corrosivo altera los nervios de la clase política y de sus víctimas. Más de dos ocasiones ha estado a punto de desaparecer, aunque al final del día todo es risas. Pero en los últimos tres años se ha convertido en una de las columnas favoritas de Puebla y puntales de CAMBIO. Así que enhorabuena por el cumpleaños para que Selene Ríos Andraca siga mostrando todo su talento, sola o acompañada. Casi siempre los martes, y a veces los jueves. ¡Feliz aniversario!

 

 

> Columnas anteriores

 

 

 

 

 


       

 



     PUBLICIDAD